Velocidad y corazón para devolver la sonrisa a Klopp

Borussia Dortmund Press Conference

El Borussia Dortmund se ha reencontrado con la victoria en un partido en el que ha sido muy superior al Anderlecht. El conjunto belga ha pecado de ingenuidad, permitiendo a los de Klopp jugar un partido de ida y vuelta, muy cómodo para sus intereses.

La velocidad y movilidad de Kagawa, Ramos, y sobre todo, Aubameyang ha sido un sufrimiento constante para la zaga belga, que trataba de bascular y adelantar líneas, y veía como encontraban su espalda una vez tras otra.

La importancia de un buen comienzo

Si los jugadores del BVB tenían dudas o no antes de comenzar el partido, es algo que quedará en la intimidad de sus casas, porque a los pocos segundos de pisar el césped, Immobile se encargó de tranquilizar a sus compañeros.

Corría el minuto 2, y Kagawa aprovechó un error grave de Nájar al tirar el fuera de juego para asistir al italiano con un pase elevado a la espalda de los centrales. Así llegó el gol,  que sirvió para llenar el tarro de confianza que tanto necesitaba el equipo.

Besnik Hasi: “Si sufres un gol a los tres minutos, todo se vuelve complicado. El Borussia Dortmund ha estado impresionante.”

A partir de ahí el Dortmund dominó el juego y el balón. A los 10 minutos una combinación entre Kagawa, Aubameyang y Großkreutz dejó al alemán solo ante Proto, pero su disparo se marchó lejos de la portería.

Los minutos pasaban, y se sucedieron las ocasiones alemanas. Una y otra vez, los de Klopp encontraban espacios a la espalda de los defensas, perdidos y sin coordinación.

Así se llegó al descanso, con la sensación de que el resultado era corto para la diferencia de juego mostrada.

Borussia Dortmund Immobile Aubameyang Mkhitaryan dirkvorderstrasse

Aubameyang e Immobile fueron determinantes en el partido. Foto: dirkvorderstrasse

La pantera y el unicornio negro

La segunda parte comenzó nublada por el humo de las bengalas que intoxicaba el aire del Constant Vanden Stock, y tuvo un efecto adormecedor para los jugadores de ambos equipos, que salieron al campo con menos precisión de la debida. Tan solo el dinámico Ibrahima Conté proporcionaba alguna alegría, con sus alocadas carreras diagonales con el balón controlado.

Klopp temió perder el dominio, y recordó lo que su equipo había disfrutado corriendo en la primera mitad. Miró a su derecha, y encontró a Adrián Ramos, que ya había sido de los mejores ante el Schalke. El colombiano sustituyó a Großkreutz en el minuto 65, y formó una conexión letal con Pierre Emerick Aubameyang. Cuando Adrián arrancaba hacia la izquierda, el gabonés se desmarcaba hacia la banda opuesta, si Aubameyang buscaba el centro, Ramos encontraba el remate.

Así llegó el segundo del Dortmund, en una contra que propició un grandísimo centro de Piszczek que Ramos finalizó al primer toque. 0-2, y el partido parecía sentenciado.

Podrían haber cambiado las cosas si el disparo de Mitrovic al palo cinco minutos después hubiese acabado en gol, pero una vez más, la suerte favoreció al más fuerte, y Weidenfeller mantuvo su puerta a cero.

Seguían lamentándose los belgas cuando Aubameyang encontró el espacio, de nuevo a la espalda de Nájar, y generoso, retrasó para que Ramos pusiera el 0-3 con un gran remate.

El Dortmund volvió a encontrarse con la victoria en un partido en el que no demostró un gran nivel de juego, pero sí un gran dominio emocional.

Jürgen Klopp: “No defendimos perfectamente, pero defendimos con el corazón.”

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*