Willian, la mejor respuesta

Chelsea players celebrate their second goal to make it 2-1 during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
04/11/2015

Hay una zona en la frontal del área a la que no se le ha puesto nombre y desde la que tampoco hay una distancia exacta hacia la portería. No es un punto concreto, aunque todo el mundo sabe donde está, y uno sospecha que si en ese sitio, más o menos en ese espacio, Willian coge carrerilla y tiene una barrera por delante, la va a mandar dentro. Es ese tipo de precisión que asusta, cuyo porcentaje de éxito da plena seguridad: un pase en largo de Beckham, una bicicleta de Ronaldo, una paella en Valencia, un capítulo de Six Feet Under, una siesta con la ventana abierta. No hay opción al fallo. Una apuesta sobre seguro. Un triple en la quiniela. Que Willian con sus faltas se haya instalado en esa amenaza que limita con la certeza, en esa sensación de responder con tranquilidad a las expectativas de gol, es lo que de verdad lleva sosteniendo silenciosamente al Chelsea durante toda esta temporada.

Ya son cinco las faltas que ha metido Willian, con o sin rebotes, uno más de los goles a favor que hasta hoy llevan los ‘blues‘ por tantos en propia puerta del rival, el curioso segundo máximo goleador de la plantilla del Chelsea en esta campaña.

Willian marcó el gol de la victoria (Foto: Focus Images Ltd)
Willian marcó el gol de la victoria (Foto: Focus Images Ltd)

Al Chelsea se le había puesto de color negro un poco antes. Quedaban diez minutos y el gol del empate de Dragovic a la salida de un córner -con un fallo de Begovic por no medir los tiempos- había puesto el ambiente en plena tensión. Los ‘blues’ necesitaban un triunfo que daban por hecho hasta entonces porque su dominio durante el primer tiempo había sido evidente. Sin embargo, poco a poco empezó a temblar Stamford Bridge. La cogía Yarmolenko y se notaban los suspiros, como si un empate definitivo fuese a chocarse en la cara de Mourinho, nuevamente adorado por la grada durante el choque. Tuvo que aparecer Zouma en modo salvador para limpiar a Kravets de un mano a mano ante Begovic. El Dinamo Kiev, con la misma formación que en la ida, ganaba terreno. Antes, el Chelsea había podido sentenciar: Shovkovsky le sacó una mano magistral a Oscar, titular por la izquierda con Cesc Fàbregas en la posición de mediapunta. El español, con más facilidad para llegar al área, se encargó de suministrar pases en el último tercio del campo. Uno para Willian en el primer tiempo, otro que no encontró rematador desde la línea de fondo y el que casi sirve para el gol de Oscar. Matic, por su parte, volvió al once titular al lado de Ramires. Pero quien generó el gol que daba la ventaja al Chelsea hasta el gol de Dragovic fue Willian, que puso un centro desde la banda desbordando hacia fuera para que Dragovic, abriendo el círculo que luego cerraría, se metiese en su propia portería.

Formación del Chelsea (Foto: sharemytactics)
Formación del Chelsea (Foto: sharemytactics)

El momento en que todo se torció sirvió de motivo para que Mourinho metiese a Pedro y a Eden Hazard, suplentes. El belga no fue titular tras las críticas que ha habido sobre su rendimiento, pero entró a la desesperada para intentar lograr uno de los goles más importantes de la segunda etapa de Mourinho en el Chelsea. Fue entonces cuando se produjo esa falta cerca del área. Willian puso el balón en su sitio, miró hacia la portería del Dinamo Kiev y pasó lo que tenía que pasar (2-1).

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Aunque estén más sólidos, lo síntomas son los mismos: inoperantes en ataque, no hay ideas, los goles vienen de balones parados o de rebotes/en propia puerta. No entiendo qué aporta Ramires al juego, ni crea, ni destruye, ni se posiciona… Por mucha leyenda que sea Mou, este proyecto está acabado, ya se venía venir desde la derrota en año nuevo contra el Totenham.
O Mou cambia el sistema al 4-3-3 o que se marche, porque no puede vivirse del pasado y además no es un técnico adecuado para formar una “dinastía” en la que los jóvenes se integren (Traoré, Loftus Cheek ¿por qué no tienen más minutos? Lo hacen genial cada vez que salen, al menos mejor que Fábregas, Oscar, Matic…)

Normalmente cuando la dinámica de un equipo es muy mala, se cambian cosas. Lo primero suelen ser los jugadores pero este Chelsea al no disponer de mucha variedad, debería cambiar el sistema. El sistema “Mou” es 4-2-3-1, pero este Chelsea podría funcionar con el 4-3-3 como dices, o probar con defensa de 3 o incluso de 5, el caso es cambiar, que funcione y comenzar a ganar. En fin creo que Mourinho no está siendo lo flelxible que la situación requiere.

Deja un comentario

*