Zenit-BVB: la lucha contra la inactividad frente al amor propio

Manchester City v Borussia Dortmund.UEFA Champions League

Hace tiempo que la temporada del BVB dejó de ser como las últimas: ese estimulante camino de ilusión, entusiasmo, fulgor competitivo e identificación con su equipo que llevó juntos, de la mano, al particularísimo club de Westfalia y a su afición a resistir una situación económica crítica y a ganar después dos títulos ligueros, una DFB Pokal y a llegar a una final de la Champions. Costaba encontrar en Europa una afición a la que le brillaran más los ojos, más orgullosa, más convencida de sí misma que a aquella que llena cada dos semanas el Westfalenstadion. Esta temporada empezó de forma ilusionante, con una victoria frente al Bayern de Guardiola en la Supercopa alemana, como gritando al mundo, que en ese momento estaba absolutamente pendiente de lo que pasaba en Dortmund (ya que era el primer partido oficial de Pep Guardiola como entrenador del campeón de Europa), que aunque su principal rival se hubiera hecho con el entrenador más codiciado del mundo y le hubiera birlado a su estrella más identificativa, iba a tener que sudar sangre si quería ganarles. La fiesta continuaba. Klopp quería demostrar, ahora que Europa observaba por fin a la Bundesliga, que tenía un plan de actualización de su equipo, que tenía una respuesta para adaptarse a la marcha de Götze, para integrar a sus fichajes en la máquina competitiva amarilla y seguir compitiendo con una idea a la que sus rivales llevaban años observando triunfar y que cada vez tardarían menos en neutralizar. Pero la cruda realidad del fútbol, tan poco poética, tan cruel, tan jodida, no nos ha dejado ver nada del Borussia Dortmund 13/14. Se quedó en tan solo una idea en la cabeza de Klopp. Todos los esfuerzos del genio de Stuttgart, del club y de sus estamentos han tenido que ir destinados a un único fin: sobrevivir.

Manchester City v Borussia Dortmund.UEFA Champions League

Las lesiones han sido un quebradero de cabeza para Klopp. Foto Focus Images Ltd.

“¿Qué equipo en el mundo se puede reponer de perder 7 titulares de un año para otro?”, se preguntaba en voz alta Jürgen, al que el infortunio no le ha robado ni la sonrisa ni su visión optimista de la vida. A la repentina marcha de Mario Götze hay que sumarle las graves lesiones que han sufrido Matts Hummels, Neven Subotic, Ilkay Gündogan, Kuba, Lukas Pisczcek, Schmelzer, Kehl, Mkhitaryan o Bender durante esta temporada. Circunstancias todas ellas que han hecho saltar por los aires por completo el proyecto del subcampeón de Europa y le han obligado a hacer malabarismos para seguir compitiendo: desde hacer debutar a un inmaduro niño de 17 años como Marian Sarr en un partido a vida o muerte de Champions frente al Napolés a jugarse el clásico alemán frente al Bayern con un jugador que hace dos semanas estabas retirado del fútbol profesional como Friedrich. Que Kevin Grosskreutz haya sido, probablemente, el jugador más importante del BVB esta temporada no es en absoluto una buena noticia para la entidad de Westfalia. Y eso lo saben bien sus aficionados, por mucho que Kevin sea de largo el jugador que más aman de la plantilla.

Klopp sobre las lesiones: Es como cuando se te rompe la lavadora. Al día siguiente la secadora. Y después la tele.

ADN de equipo competidor

¿Cómo es posible que bajo estas circunstancias el club se clasificara primero en un grupo que contenía al Arsenal, al Nápoles y al Olympique de Marsella? La primera respuesta a esta pregunta reside en el carácter que Klopp ha inyectado en el ADN de sus jugadores: el de equipo competidor y comprometido, que no se rinde jamás, que confía en sus posibilidades por muy complicado que parezca el escenario (ya se ponga delante el Bayern de Múnich de Guardiola, el Real Madrid de Mourinho o el Arsenal de Wenger que yo saldré convencido de que mi camiseta no tiene nada que envidiar a la suya) y que si tiene que morir por la camiseta lo hará si el equipo se beneficia de ello. Pocos clubes llevan más al límite la idea de que el colectivo sea una unidad, de que el yo no tiene sentido sin nosotros. Eso ya está yuxtapuesto a cada individuo que se pone la zamarra amarilla. Y en Champions, donde desde que suena el himno la épica es lo que preside el ambiente, ese carácter suma mucho.

Manchester City v Borussia Dortmund.UEFA Champions League

Lewa y Reus son los dos líderes del BVB. Foto: Focus Images Ltd.

La otra razón es que el contexto de ese grupo era muy favorable a su estilo de juego. El Dortmund se siente muy cómodo si es el rival el que tiene que llevar la iniciativa, si puede agazaparse, presionar y salir como animales a la contra a avasallar el rival. Rodeado de instituciones gigantes, de equipos grandes creados para reinar y que por su historia deben salir a dominar, Klopp se relame pensando dónde les robará el balón y cómo les perforara a transiciones. Sin embargo, si no puede correr, si las circunstancias le obligan a llevar el protagonismo del balón y afrontar rivales que se encierran, que ponen a prueba su fútbol posicional, su idea funciona algo menos. Ante este tipo de equipos necesitan ese puntito de creatividad de Hummels, de Gündogan, que si falla les pone en serios apuros. Por eso se han dejado tantos puntos en la Bundesliga.

Así llega el BVB:

El parón invernal de la Bundesliga, esos dos meses que permiten a los equipos alemanes abandonar el frío invierno germano e irse al calor, fue como un santo grial para los de Klopp. En medio de tanta batalla, tanta guerra y tanta competición, el subcampeón de Europa pudo relajarse y sentarse a respirar, a esperar a que se recuperen sus guerreros. Los objetivos marcados para lo que venía estaban claros: llegar lejos en las copas y quedar segundo en Bundesliga. Y desde ahí se afrontó la segunda vuelta. El resultado fueron 5 victorias, un empate y una derrota la pasada jornada frente al Hamburgo de Slomka, que le puso en aprietos desde una presión a Nuri Sahin que incomodó muchísimo al equipo de Westfalia. ¿Tendría el equipo la mente puesta en San Petersburgo?

Los principales responsables de la mejoría del BVB, además de el descanso y la paulatina vuelta de los que estaban en la enfermería, son los dos hombres que estaban destinados a liderar el ataque del postgötzismo: Robert Lewandowski y Marco Reus. Ambos han entrado en este mes de Febrero con una forma escandalosa. El polaco, al que su fichaje por el Bayern de Múnich más que abstraerle le ha motivado para que los aficionados amarillos tengan un recuerdo amable de su marcha, pasa por el que quizá es su mejor momento de forma en su carrera. Está inspirado técnicamente, aceptando el liderazgo del equipo y obsesionado por sumar en cada intervención: en cada partido deja un delicioso repertorio de goles, asistencias, recepciones de espaldas, controles… Marco, que tuvo un inicio de temporada francamente decepcionante, empieza a recordar al que fue uno de los mejores extremos del mundo el año pasado. Incisivo, determinante y con una interpretación del tiempo y el espacio que hipnotiza. Los dos están preparados para los meses que juzgan si las temporadas son buenas o no.

También los nuevos fichajes están justificando la importante inversión realizada por Watzke y Zorc este verano. Que Pierre Emerick Aubameyang haya superado a estas alturas ampliamente los 10 goles en Bundesliga sin ser titular indiscutible da buena cuenta de ello: han sumado un activo importantísimo en lo que a determinación se refiere. Quizá no en el juego, donde la aportación del gabonés hasta ahora puede ser definida como simple, pero su velocidad al contraataque y su forma de picar a la espalda ya han dado varios puntos al BVB. Más irregular ha sido la aportación de Mkhitaryan, el fichaje más caro de la historia del club. Siendo un jugador radicalmente distinto al que venía a suplir, por momentos ha tomado el mando del equipo desde la mediapunta, donde le gusta ser el receptor de Sahin/Ilkay y aprovechar las ventajas para explotar sus condiciones y ser determinante. El armenio está en muy buena forma últimamente. Finalmente, quizá el fichaje que mejor está rindiendo es el que menos se entendió: el de Sokratis Papadopoulos. ¿Pagar 9 millones de euros por un central teniendo una pareja tan definida como Subotic y Hummels? Pues bien, la realidad es que ambos han pasado por la enfermería y durante ese tiempo el griego ha demostrado que con él puedes ir a la guerra. Un central que compite de miedo.

Klopp: “Sigo confiando en que cuando acabe la temporada mis aficionados puedan decir que han vivido otra temporada apasionante.”

Posible esquema

BVB - Football tactics and formationsEl clásico 4-2-3-1 del BVB

Las lesiones y la elegida poca profundidad de plantilla dan pocas opciones a Klopp para sorprender con su once. Quizá, buscando algo más de  velocidad en las transiciones y gol pueda colocar a Mkhitaryan en el centro del campo junto a Sahin, como ya ha hecho en otras ocasiones, y que el recién llegado Jojiç ocupe la mediapunta. Si lo que busca es retorno defensivo, puede colocar a Grosskreutz en la derecha o en la izquierda, aunque perdería una dosis de gol y determinación que deja pocas posibilidades a esta opción. Matts Humels será duda hasta última hora y su posible ausencia tendría que ser cubierta por el Marian Sarr o por el propio Kevin Grosskreutz, lo que sería una debilidad clara para los visitantes. La plantilla de Klopp no da lugar a la creatividad.

Así llega el Zenit de San Petersburgo:

El Zenit llegó al parón invernal ruso clasificado para los octavos de final de la Champions y como líder de su liga. No obstante, ni comanda la competición doméstica con excesiva autoridad (la liga rusa está muy igualada en los últimos años) ni superó la fase de grupos con holgura. De hecho, fue el Zenit el peor de los segundos de la Champions y no ganó ningún partido como local. Aunque al fin y al cabo venció en el choque más importante, disputado en Do Dragao, y los 6 puntos le valieron para superar la primera fase. Pero no hay ningún precedente en los últimos 10 años con una puntuación tan baja que pasara los grupos.

En el mercado invernal se ha reforzado con Rondón y Ryazantsev (ambos procedentes del Rubin), que sustituyen a Bystrov y Bukharov (ambos cedidos al Anzhi). El venezolano supone competencia para Kerzhakov, que no está pasando por su mejor temporada (9 goles en 2013), y falta ver qué planes tiene Spaletti para Ryazantsev: si lo pone en banda o si lo mezcla en el centro del campo con Witsel, Shirokov, Tymoshchuk, Zyryanov, Shatov o Fayzulin. Sin embargo, el Zenit no podrá contar con Ryazantsev al no estar inscrito en Champions. Spalletti tuvo que elegir 1 de los 2 fichajes y se quedó con Rondón para la UCL, así que de cara al Dortmund no afecta demasiado su incorporación.

Zenit - Spalletti

Spalleti, el hombre al mando del Zenit los últimos años. Foto: Focus Images Ltd.

Esquema (4-2-3-1 base):

El esqueleto es el mismo siempre. Lodygin bajo palos y pareja de centrales con Hubocan y Lombaerts. En los laterales se han visto más experimentos. Criscito es el lateral zurdo fijo, mientras que el derecho se lo disputan Anyukov, Smolnikov y Ansaldi, aunque a los dos últimos también los hemos visto jugar en la banda izquierda. En cualquier caso, Ansaldi se perderá el partido de ida por lesión. Criscito es un futbolista de menor recorrido que los otros tres laterales. Los centrales son algo lentos, pero van bien por arriba y son corpulentos. Correctos con el balón sin ser una maravilla. La alternativa si pasa algo en el eje de la zaga es el portugués Neto (ex Siena), que también responde a un perfil similar.

En el doble pivote, son fijos Fayzulin y Witsel, mientras que la línea de tres cuartos depende de si Spalletti opta por jugar con Hulk o Kerzhakov en punta. Si el brasileño juega como delantero, entra Shatov normalmente en la derecha (o Arshavin) para acompañar a Shirokov y Danny. Con el fichaje de Rondón es de suponer que el venezolano será el nueve y la línea de mediapuntas la formarán habitualmente Hulk-Shirokov-Danny siempre que estén en forma. Además, para la línea de tres cuartos, o incluso el doble pivote si busca algo más ofensivo, Zyryanov es otra opción habitual.

Al igual que en Dortmund, las bajas serán un problema para el Zenit en la eliminatoria de octavos. A la ya comentada ausencia de Ansaldi se les suman la lesión de Danny y la extraña baja de Shirokov por un tema disciplinario, dos de sus futbolistas más talentosos. Pugnarán por ocupar su posición Arshavin, Zyryanov y Shatov. Con el parón y los nuevos fichajes, será interesante descubrir si Spaletti tiene algo nuevo preparado con lo que sorprender a Klopp. Al fin y al cabo, su último partido oficial se disputó el 11 de diciembre (perdió 4-1 en Viena).

zenitEsquema base del Zenit (sin lesiones)

Las principales virtudes del Zenit son:

1) Lo que invente Hulk con su pierna zurda (disparos desde lejísimos o jugadas individuales).

2) Sin Danny ni Shirokov, quedan recursos de calidad en tres cuartos. Shatov es un muy buen pasador y Arshavin, si se siente motivado, todavía puede condicionar cualquier partido.

3) La llegada de Rondón. Se espera que esté más fino que Kerzhakov. El venezolano tira desmarques profundos y aguanta el balón para dejarlo de cara para sus compañeros. Le aguarda un debut exigente.

4) Lodygin ha dejado buenas actuaciones esta temporada. Apetece verle exigido ante Lewandowski y compañía.

Sus problemas:

1) Centrales lentos y sistema defensivo no muy dotado técnicamente en la salida de balón. El Dortmund puede hacerle daño al equipo ruso si muerde arriba o si monta transiciones rápidas.

2) La espalda de Anyukov e intensidad defensiva de sus extremos. Si juegan Arshavin y Hulk en banda, les costará perseguir a los laterales rivales.

3) Problemas en la elaboración. Es un equipo de ritmo lento al que le cuesta conectar con sus atacantes para generar peligro. Si no tiene el día, depende de los chispazos de sus atacantes (que no es poco).

4) Bajas de Shirokov y Danny. El Zenit pierde dos activos muy valiosos. Danny es la estrella: aparece por dentro y regatea por fuera. Inventa pases. Es más imprevisible que Hulk. En cambio, Shirokov siempre aparece por sorpresa. Es silencioso y hace lo que sea por rematar llegando desde atrás. Dos amenezas menos para el BVB.

Austria Wien vs Zenit - Football tactics and formations

Onces esperados
Foto de portada: Focus Images Ltd
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

7 comments

Guillermo, respecto al BVB y el tema del central: ¿no crees que fue un error vender a Santana al Schalke? Como bien dices, ya tenían una de las mejores parejas de centrales de Europa, formada por Hummels y Subotic, pero el espigado brasileño jugó bastante la pasada temporada, y bien (el dichoso gol que apeó al Málaga de Champions lo metió él, por ejemplo). Hubiera pagado igualmente los 9 kilos por Sokratis, pero habiendo recibido únicamente un millón por traspasar a Santana, hubiera preferido que se quedase. Se ha visto que uno de los grandes problemas del Dortmund es la poca profundidad de la plantilla, y al menos el centro de la defensa hubiera sido más estable durante la epidemia de bajas.
Por otro lado, ¿alguna idea de qué planes hay para suplir a Lewandowski? me gustaría que tantearan a Pizarro. El peruano tendrá por delante en el Bayern a 2 nueves de primer nivel, y creo que acaba contrato. Es un buen delantero, trabajador, con movilidad y olfato de gol. Y por cierto, creo que todavía necesitarían a Kehl al menos para una temporada más… yo lo renovaría.

Está claro que a día de hoy Santana les vendría de miedo, pero nadie en el mundo podía prever las lesiones que han tenido esta temporada.

acerca de la derrota del BVB frente al Hamburgo:
El analisis me parece muy bien. Les faltaba para abrir el campo. Pero lo que es verdad tambien es que el HSV encontró de nuevo el “Schwein” en sí mismo. Me miré el partido y comparando con el partido con el Braunschweig el HSV estaba rindiendo muchisimo más.

La champions necesita una victoria local para que haya un intento chulo de remontada en la vuelta. Podrá ser en este partido o la inactividad es demasiado hándicap? Veremos, pero las otras 3 eliminatorias parecen claras y más aún las 4 ya empezadas salvo quizás la del Atlético.

Me estoy pensando muy mucho hacer una gran apuesta por el Zenit por nombres tiene un equipazo como para ser el tapado de esta champions, pero debido a la inactividad y lo visto en la fase de grupos…

Deja un comentario

*