El Zidane del partido a partido

Fernandinho of Manchester City (centre) is held back by Casemiro of Real Madrid (left) during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
26/04/2016

El Real Madrid 2015/2016 no es un gran equipo de fútbol y seguramente ya no le dé tiempo a serlo. A falta de cinco partidos para que acabe la temporada, es poco probable que ocurra una metamorfosis repentina que haga que los suyos rompan a jugar de forma brillantísima. Cosas más raras se han visto, pero sería sorprendente. Su fútbol cuenta con defectos estructurales demasiado evidentes frente a los que no encuentra solución. El estado de forma de su central más representativo, la salida de balón bajo presión, el escalonamiento de sus centrocampistas… Sin embargo, el conjunto blanco ha aceptado esa realidad de forma serena. Emocionalmente permanece intacto ante la adversidad. Ya no se desespera al sentirse un colectivo imperfecto, sino que asume esa premisa y trata de resistir en los partidos que le quedan imponiéndose a ella. Por circunstancias del destino (entre ellas, por qué no decirlo, la suerte en los emparejamientos), se le ha abierto la inesperada posibilidad de aspirar a los dos grandes títulos y ha puesto toda su concentración y su ambición en ir superando las cinco finales que le quedan una a una. Zidane dispone de un abanico de recursos individuales quizá sin parangón en Europa y los va administrando de forma conservadora sin ninguna aspiración de brillantez, sino con un único objetivo: sobrevivir a cada uno de los match points que restan. Intentó construir una obra de mayor potencial cuando aterrizó, pero se ha dado cuenta de que no le queda tiempo y ha asumido que lo más inteligente es poner parches que permitan que su defectuoso bólido ruede antes que construir uno nuevo por completo. Paradigma del cambio de rumbo de Zizou es cómo Casemiro y Lucas han ocupado los minutos que inicialmente eran de James e Isco. Sin duda jugadores de potencial inferior, pero que tapan efectivamente agujeros por los que se le pueden ir los partidos. Si nos dicen que es Rafa Benítez el que está tomando estas pragmáticas decisiones al mando del equipo, seguramente a nadie le extrañaría. Y probablemente estaría siendo elogiado su camaleonismo.

Frente al City, volvieron a comparecer sus problemas estructurales. En cuanto De Bruyne, Silva y Kun giraron el campo hacia la meta de Keylor Navas, se comprobó que la estructura ofensivamente del Real Madrid es claramente defectuosa. Los primeros pases en salida eran una sangría y ni siquiera cuando se desplegaba el Madrid conseguía trazar posesiones demasiado convincentes. Para más inri, su capitán volvía a transmitir un preocupante estado de forma, Cristiano Ronaldo se cayó de la convocatoria a última hora y Benzema parecía claramente lesionado. Mas todo este cúmulo de circunstancias no afectó individualmente a sus hombres, que nunca dejaron de creer. Pese a que se apreciaba claramente que algo no funcionaba, que los engranajes colectivos fallaban, el Madrid seguía intentando atacar con la convicción del que hubiera comprobado en las posesiones previas que sus ataques estaban siendo brillantes. Mentalmente permanecía en el partido, su autoestima no variaba y se defendía con solvencia. Competía. Paradigmático síntoma fue Toni Kroos, quizá la figura a la que individualmente más perjudica esta indefinición colectiva, que no perdió la calma jamás, falló ¡un pase! en todo el partido y continuó haciendo su juego como si nada pasara, como si estuviera comandando un equipo redondo. El Real confió como colectivo en la calidad de sus hombres, esperando serenamente a que su diferencial talento lograra en alguna acción imponerse a los obstáculos de su propio juego (la brillante jugada que acabó en cabezazo de Jesé le armó de esperanzas) y llegara su momento. Y Zizou también, pues no tocaba nada: permanecía satisfecho con cierto equilibrio defensivo y la esperanza de que las individualidades afloraran. Interiormente sabe que los suyos son muy buenos y que deben arroparse hasta que su calidad surja. Y llegó el instante que esperaban. Sin ser tampoco nada esplendoroso, cuando olieron la debilidad colectiva del City en el segundo periodo, Pepe, Kroos, Modric, Carvajal y Bale emergieron y volcaron en el tramo el campo hacia la meta de Hart. El Madrid pudo irse del Etihad con un resultado muy favorable y aquello debe resaltarse: igual que su juego es irregular, su mentalidad es muy positiva y gracias a ella está obteniendo grandes réditos. Como le ocurrió ante el Rayo, permaneció estoicamente enfrentándose a un escenario que de inicio pintaba francamente mal. El equipo que recogió Zidane estaba en la UCI y ahora se encuentra a una victoria en el Santiago Bernabéu de viajar a Milán. La cura no ha sido una mejora desorbitante del juego, sino el inyectarle oxígeno a su equipo a través de ir sobreviviendo partido a partido. Quedan cinco.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Si ZZ siguiera al frente del equipo la temporada que viene, me queda clara la conclusión de que la plantilla actual no le vale. En concreto Casemiro, y sobre todo, Ronaldo y Bale arriba ya los costados en el 4-3-3.

Tras el partido de anoche, comprendo por qué a muchos les chirría tanto la presencia de Casemiro en el 11 titular de todo un Real Madrid. Vi que el chaval le echa ganas, que no se esconde, que corre, que trabaja, y le vi hacer buenas coberturas tanto a los dos laterales como a los centrales. Pero si te fijas mucho en él, ves también que demasiadas veces no está donde debería estar, y sobre todo, que tiene una alarmante deficiencia en el pase, tanto en corto como en largo. Sólo sabe pasar con el interior del pie derecho, no tiene ningún desborde en conducción, y no elimina la presión de rivales girándose. Es más, juega al lado de Modric, y eso hace más llamativas todavía esas carencias. No hacía más que acordarme de Busquets, de Alonso, de Touré, o incluso del Schweinsteiger que jugaba medio lesionado como pivote de la selección alemana.
Más cosas:
Bale estuvo inoperante en la banda derecha toda la primera parte, y parecía otro jugador cuando pasó a la izquierda con libertad para meterse hacia el centro. Lo dije una vez… en la derecha me parece un tío de 10 ó 15 millones, y en la izquierda no sé si 100, pero se acerca más.
Modric juega a otra velocidad diferente a la de sus compañeros. Sus pases van con intención, dan una solución inmediata a esa acción concreta, pero se ve que al escoger está pensando ya en la siguiente, en hacia dónde debería correr el compañero, y así se coloca él… pero nada. Cómo me gustaría verlo alguna vez jugar con Iniesta, aunque fuera en una pachanga de medio pelo, de esas de “amigos de” contra “amigos de”.
Lucas demuestra una vez más que vale para el equipo, y no sólo juega con Benítez, también con Zidane. Eso es por algo. Actitud, entrega, compromiso y rendimiento cada vez que sale al campo. Por cierto, James ni está ni se le espera. Apesta a traspaso en verano. Si hay suerte y cuaja buena Copa América, clin clin para la caja.

Bueno, “Lucas demuestra una vez más que vale para el equipo” porque cobra poco, y el lugar que ocupa lo podrían tener jugadores que no se traen, bastante mejores (y con igual compromiso), pero ese dinero se emplea en Kakas, Danilos, Baleses y Jameses (fichajes sobrepagados, fichas sobrepagados, generalmente de rendimiento mediocre y que no todos son los jugadores necesarios para la plantilla). Por lo demás, muy de acuerdo con tus puntos de vista. Lucas y Jesé están bien para ocupar los puestos 19 y 20 de la plantilla, no los 14 y 15. Clin clin James, eso espero, pero a ver el clin clin de los nuevos…

Muy bien detallado el partido Guillermo, te pregunto, esa brillante jugada que acabó en cabezazo de Jesé, la espectacular jugada que acabó en gol de Benzemá en el Camp Nou por citar dos ejemplos claros que ahorita recuerdo, no invitan a pensar que ese es el camino de cara a la próxima temporada? Incluso, no se pueden ejecutar en ciertas ocasiones de éstas finales que nos quedan?

Estoy de acuerdo con el articulo, pero permitidme que diga que creo que se dramatiza demasiado con el Madrid.. Todos los equipos que quedan tienen defectos y problemas. Todos. Al Atleti le falta gol y ante equipos que defienden no tiene solucionez (PSV solo ganaron por penaltis) pero se siente mas comodo “sufriendo” atras. El Bayern ataca muy bien pero es vulnerable a las transiciones y en mi opinion estan lejos del Bayern de otros años como el primero de Guardiola y ya no digamos el de Heynckes. Y por ultimo, el Manchester City me parece un equipo que propone muy muy poquito. Parece mentira pero no saben gestionar el balon, no tienen nada especial. Su mejor virtus es que han aprendido a defender de manera mas efectiva pegando un hombre y agobiando a todo el que recibe el balon del rival. El Madrid no esta en su mejor momento, pero incluso asi, e incluso con bajas, yo vi un Madrid mejor que el City, y contra los otros dos, si pasamos la eliminatoria ya veremos lo que pasa. De momento los tres ultimos duelos contra ellos en 2014 y 2015 les ganamos.

Deja un comentario

*