Blackburn Rovers: Ewood Park

A general view of the stadium before the FA Cup match at Ewood Park, Blackburn
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
14/02/2015

Ewood Park le debe buena parte de lo que es hoy en día a un tipo peculiar, un hombre enfermo de amor a los colores del Blackburn capaz de invertir un pellizco de su fortuna en el club con el único objetivo de consolidarlo en la élite del fútbol inglés -al menos temporalmente-: Jack Walker. Con él al frente de la entidad, se dobló el aforo del estadio hasta alcanzar los 31.000 asientos y se mejoraron la mayor parte de las instalaciones gracias a una inversión total de más de 60 millones de libras. El ex presidente del Rovers, famoso entre otras cosas por haber descartado a Zinedine Zidane cuando el centrocampista francés aún engrosaba las filas del Girondins de Burdeos, tenía un sentido del humor especial no siempre del agrado de todos. De hecho ZizouChristophe Dugarry llegaron a visitar las instalaciones antes de que Walker pronunciara una frase para la historia delante de Kenny Dalglish: “¿Por qué quieres fichar a Zidane si ya tenemos a [Tim] Sherwood?”

Más allá de su carácter, es indudable que Walker -fallecido en el año 2000- no fue un dirigente al uso: su único propósito como dueño del Blackburn consistió en transformar la entidad de cabo a rabo hasta construir un equipo campeón. Costase lo que costase. Así llegaron futbolistas como Alan Shearer y Chris Sutton, con los que a la postre levantaría el título de la Premier en la temporada 1994-95. Alejado del modus operandi actual, donde los grandes empresarios se adentran en el fútbol buscando una nueva vía de negocio o contactos profesionales y prestigio social, Jack no tenía la intención de rentabilizar su inversión a medio plazo: sencillamente quería situar a la ciudad y al equipo en el lugar que a su juicio merecía.

Desde su fundación en 1992, solo cinco equipos han ganado al menos un título de Premier League: Manchester United (13), Chelsea (4), Arsenal (3), Manchester City (2)… y Blackburn Rovers (1).

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 29/12/2013 General view of the exterior of the stadium ahead of the Sky Bet Championship match at Ewood Park, Blackburn.
Exterior de Ewood Park. Foto de Ian Wadkins/Focus Images Ltd.

Jack Walker: “Regla número uno: siempre tengo razón. Regla número dos: cuando me equivoque, leed la regla número uno”.

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959 04/01/2014 General view showing fans walking to the stadium ahead of the The FA Cup match at Ewood Park, Blackburn.
Vista general de los alrededores de Ewood Park. Foto de Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
Jack creció en la ciudad de Blackburn durante los años 30 del siglo pasado y a los 14 dejó la escuela para empezar a trabajar en una fábrica de acero galvanizado. En aquel momento su padre formaba parte de la plantilla de una factoría dedicada a la construcción de vehículos, pero pronto dejó su puesto de trabajo por problemas de salud y decidió fundar una pequeña sociedad dedicada a la venta de metal. Con el paso de los años el volumen de negocio fue creciendo y con la ayuda de dos de sus hijos -uno de ellos es nuestro protagonista- la pequeña sociedad se convirtió en un gran mayorista dedicado al comercio de acero en los años de posguerra. En 1956 facturó más de 80.000 £ y su ascensión no se detuvo: en 1980 el pequeño de los Walker poseía una cuarta parte del mercado nacional de dicho metal. Pese a su indudable éxito, no suavizó su carácter ni modificó sus hábitos: continuó levantándose a las 5 de la mañana todos los días parar ir al trabajo en su viejo coche hasta que éste dijo basta.

Sin embargo, en 1974 decidió darle un giro a su vida trasladando su hogar a la Isla de Jersey, un territorio con baja presión fiscal. Financió el desarrollo de la compañía aérea Jersey European Airways y se involucró en el crecimiento de uno de los clubes locales, el First Tower United. En 1989, cuando su sociedad generaba unos ingresos de más de 48 millones de libras al año, optó por venderla a British Steel para centrarse en la promoción inmobiliaria y, sobre todo, en su equipo de toda la vida. El resto es historia.

La opinión ‘in situ’ de Álvaro de Grado: Si a Blackburn no has ido lloviendo, no has ido a Blackburn. Hay sitios que se han de visitar en circunstancias especiales: ¿Cómo vas a ir a Torrevieja con un nórdico para la cama? ¿Te has planteado ir a Roma sin que sea un viaje cultural? ¿Qué tal ir a Anfield con una bufanda del Everton? Para ir a Blackburn tiene que llover, que un cielo gris tape todos y cada uno los rayos de sol y que acompañen ligeras rachas de viento, de ese que se cuela por las esquinas de Ewood Park procedente del río que hay detrás de la grada más antigua del estadio. Llega un frío desconocido, letal sobre todo en invierno, contra el que sólo se puede combatir con una victoria por 1-0 gracias a un gol de córner en el descuento.

Estatua homenaje a Jack Walker

Ficha de Ewood Park:
Capacidad: 31.367 (todos sentados)
Dirección: Blackburn, Lancashire, BB2 4JF
Teléfono: 0871 702 1875
Venta de entradas: 0871 222 1444
Año de apertura: 1890
Dimensiones del terreno de juego: 105 x 69 metros

Cada viernes, una historia relacionada con un estadio inglés.

– 11 de septiembre: Burnley – Turf Moor

– 18 de septiembre: Preston North End – Deepdale

– 25 de septiembre: Bolton Wanderers – Macron Stadium

– 02 de octubre: Middlesbrough – Riverside Stadium

Fuente de la ficha: Football Ground Guide.
Todo el material fotográfico es propiedad de Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*