El arte de sacar de banda

Gunnarsson Cardiff Focus

Por el dudoso mérito de convertirse en el mejor sacador de banda del mundo se hizo famoso Rory Delap, es decir, por saber hacer con las manos lo que no sabía con los pies en un deporte, el fútbol, en el que, salvo en esos saques laterales, todo balón que tocas con la mano es ilegal. El ritual se convirtió en amenaza: un recogepelotas le entregaba el esférico, él lo frotaba contra una toalla como si fuese a pedir un deseo, miraba al horizonte y lo mandaba al área pequeña, a modo de córner, en una jugada de estrategia mediante la que el Stoke, con centrales que si saltaban rasgaban las nubes, causó pánico durante años. Aunque Delap fue la figura representativa de tal modalidad, no fueron pocos los futbolistas que comenzaron a mostrar su potencia de brazos para sacar de banda, y no necesariamente siendo laterales. Por ejemplo, Wickham, del Sunderland, en más de una ocasión ha mandado subir a todo el equipo porque estaba decidido a realizar un saque desde la banda. Pero, sin embargo, el gran referente actual es Aron Gunnarsson.

Si Delap era capaz de mandar el balón al área en un saque de banda, Gunnarsson es capaz de lanzar a Delap hasta las inmediaciones del portero. A esto hay que añadirle que, como el Stoke en su momento, el Cardiff tiene centrales para aprovechar el peligro. En concreto uno, Sean Morrison, inglés, un troglodita de los balones aéreos. Cuando la pelota sale por el lateral y Gunnarsson hace el gesto de que se preparen sus compañeros, Morrison sube a rematar, se forma un barullo en pocos metros y, cuando el balón llega al área como si fuese teledirigido, ahí está él, más alto que nadie, más fuerte que ninguno, para hacer un giro de cuello y marcar un gol como el del sábado contra el Fulham.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Buen artículo, en segunda española Luis Hernandez central del Sporting hace lo mismo saques de banda que son corners y ya llevan mas de un gol esta temporada.

Increíble lo de este tío, pero creo que lo de Delap era todavía más brutal. El balón llevaba menos “comba”, iba con más potencia y era todavía más peligroso para la defensa.

De todos modos, curioso que los que inventaron el fútbol exploten otras formas alternativas de jugarlo.

Deja un comentario

*