Football League Tales: The Brian Clough Way

dsc00399-1

Brian Clough (1935-2004) dijo una vez: “Soy un tanto idealista, creo en los cuentos de hadas”. No por nada la carretera de 15 millas que conecta las poblaciones de Derby y Nottingham se llama Brian Clough Way. Lo suyo no era una fe ciega en los cuentos de hadas; él los había vivido en persona. Clough hizo historia en este rincón de las East Midlands.

Durante su etapa en el Derby County (1967-1973) y en el Nottingham Forest (1975-1993), Clough elevó a ambos clubes a la gloria futbolística. El Derby era un equipo de la Second Division cuando él llegó y en apenas seis años logró subirlo a primera, ganar el título de liga y alcanzar las semifinales de la Copa de Europa. Tras breves estancias al sur en el Brighton & Hove Albion y al norte en el Leeds United, Clough cogió al Forest, igual que con el Derby, estando el equipo en segunda. Sólo dos años después lo ascendió y la temporada siguiente ya ganaron la First Division y la Copa de la Liga. Un año más tarde, se alzaron con la primera de sus dos Copas de Europa consecutivas. Las gestas de Clough en Derby y en Nottingham fueron memorables y su legado sigue muy presente en ambos clubes aún a día de hoy, pero aquellos años dorados parecen ahora muy distantes. En el Derby y en el Forest echan la vista atrás con una mezcla de orgullo y nostalgia mientras vagan con más pena que gloria por la Championship.

Cuatro días antes del que hubiese sido el 82º cumpleaños de Brian Clough, viajamos a Nottingham para presenciar un East Midlands Derby y descubrir la inestable realidad que viven sus dos antiguos equipos. Dice mucho de la situación el hecho de que éste fuese el quinto derbi consecutivo con nuevos entrenadores en ambos banquillos.

Brian Clough, una de las mayores leyendas del fútbol inglés. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
Brian Clough, una de las mayores leyendas del fútbol inglés. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Brian Clough: la leyenda

Es imposible comprender del todo el contexto del East Midlands Derby sin conocer con más detalle la importancia de la figura de Brian Clough en el fútbol inglés. Es por ello que hablamos con Jonathan Wilson, periodista del Guardian, el Independent y Sports Illustrated y autor de ocho libros, entre ellos la biografía ‘Brian Clough: Nobody Ever Says Thank You’. “En los 130 años que tiene la liga inglesa, sólo cuatro entrenadores han ganado el título con dos equipos diferentes: Tom Watson, Hebert Chapman, Brian Clough y Kenny Dalglish”, empieza a explicar Wilson. “Watson ganó tres ligas con el Sunderland y una con el Liverpool, que por aquel entonces ya eran dos equipos muy importantes. Chapman ganó la liga dos veces con el Huddersfield, lo cual fue verdaderamente meritorio, y dos veces con el Arsenal, que todavía no era un gran equipo, pero que ya era candidato a ganar algo. Dalglish fue campeón con un exitoso Liverpool y con el Blackburn, un club que en aquel momento tenía bastante dinero. En el caso de Clough, él llegó a dos equipos mucho más pequeños y tuvo éxito en ambos. ¡Nadie ha vuelto a hacer nada similar!”

“Es el sueño de todo aficionado al fútbol: apoyas a un equipo y, aunque no le vaya bien, siempre piensas ‘bueno, quizás venga alguien, haga algo brillante y con un poco de magia ganemos algo’. Clough fue el hombre que hizo que eso sucediera no una, sino dos veces. Su nombre ocupa un lugar muy importante en el fútbol inglés”, afirma Wilson. Carisma, inteligencia, humor, liderazgo autocrático -una vez le preguntaron qué hacía cuando un jugador discrepaba con su opinión y él respondió: ‘le pregunto cómo cree que deberíamos hacer las cosas, hablamos sobre ello durante 20 minutos y entonces decidimos que yo tengo razón’-… la personalidad de Clough nunca pasó desapercibida y alimentó su status de leyenda del fútbol. ¿Y cuáles eran las claves de su éxito? Wilson destaca dos aspectos: su trato con los futbolistas y su comprensión del juego. Con la fórmula ganadora de Clough, en el Derby y en el Forest disfrutaron de los mejores momentos de su historia.

“Entendía muy, muy bien a sus jugadores. Aunque a veces había gente con la que no podía tratar, Clough tenía un don increíble para motivar a su plantilla”, comenta Wilson sobre el primero de los aspectos. “Siempre sabía cuándo tenía que elogiar a sus jugadores y cuándo tenía que ser duro con ellos”. Por otro lado, estaba la estrategia: “Aunque no le gustase hablar sobre las tácticas, él era capaz de crear un equipo realmente equilibrado. Su gran habilidad no era la planificación de cada partido, pues casi siempre repetía el mismo equipo, pero era realmente bueno a la hora de construir un grupo fuerte reuniendo a los jugadores adecuados”. Clough se movía con decisión en el mercado y también era conocido por darle oportunidades en el primer equipo a canteranos. En términos de estilo, Clough no era partidario del fútbol demasiado directo; a él lo que le gustaba era tener el control del balón. En una ocasión llegó a decir: ‘Dios nos dio el césped para jugar al fútbol sobre el suelo, no en las nubes’.

“Sus equipos podrían parecer un simple 4-4-2, pero tenía varios detalles tácticos que lo hacían brillante”, cuenta Wilson. Hoy en día, algunos de los comportamientos que hacían fuertes a sus equipos -como su manera de atacar con un lateral muy ofensivo- podrían resultar fáciles de anular e incluso demasiado arriesgados, pero Wilson apunta: “Hay que recordar que el fútbol entonces no era como ahora; los equipos no tenían a analistas que estudiasen cientos de cortes sobre su rival. Más tarde ése sería uno de los problemas que Clough afrontaría: al final de su carrera, el fútbol ya se había vuelto más sofisticado con la llegada del vídeo análisis. Los equipos empezaban a estudiar mejor a sus rivales y él no se adaptó bien a eso”. El Forest vivió una decadencia en los últimos años de Clough en el club. En su 18ª temporada, el equipo descendió y él anunció su retirada. El final fue amargo, pero Clough había dejado recuerdos imborrables.


La figura de Brian Clough sigue muy presente en el Derby y en el Forest (Fotos: Focus Images Ltd):

Derby County v Blackburn RoversSky Bet Championship

Millwall v Nottingham ForestSky Bet Championship

Derby County: una cuestión de expectativas

Siguiendo el orden de la carrera de Clough, exploramos primero cuál es la situación del Derby County. La última vez que jugaron en la Premier League fue hace casi 10 años. Tras su último descenso no fueron capaces de pelear por recuperar la categoría de forma inmediata. Tuvieron, de hecho, un primer año muy pobre en el que acabaron en decimoctava posición. Entonces Nigel Clough, el hijo de Brian, llegó al banquillo del Derby y trajo estabilidad: sacó al equipo de la parte baja de la tabla y lo asentó en la zona media. Nigel estuvo cuatro años al frente de los Rams (un ram en español es un carnero y el Derby se apoda así porque ese animal es el símbolo del club) hasta acabar siendo destituido tras una derrota en un derbi ante el Forest. Steve McClaren ocupó su lugar. Con McClaren, el Derby consiguió terminar en tercera posición y llegó a la final el playoff. Rozaron el ascenso, pero un gol de Bobby Zamora para el QPR en el último minuto les hizo perder el encuentro decisivo.

Desde aquel duro desenlace, el Derby ha continuado persiguiendo el ascenso. Jugar en la Premier League es su objetivo principal y las expectativas siempre están altas. “El Derby ha sido uno de los favoritos al ascenso durante los últimos años y ha llegado a estar cerca de conseguirlo, por lo que todo lo que no sea estar en puestos de promoción se considera un fracaso”, nos cuenta Chris Watson, periodista que cubre la información del equipo para el Derby Telegraph. Su ansiada búsqueda por el retorno a la Premier le ha costado al Derby cinco entrenadores distintos en poco más de un año. “Cualquier entrenador nuevo que llega lo hace sabiendo que perderá su empleo pronto si no obtiene resultados de forma inmediata”, explica Watson. “Ahora será interesante ver si Mel Morris, el dueño del club, tiene un poco más de paciencia con el nuevo entrenador Gary Rowett, que necesita tiempo para plasmar su huella en el equipo”. Gary Rowett viene de haber hecho un trabajo remarcable tanto en el Burton Albion como en el Birmingham City y se le considera uno de los entrenadores ingleses más prometedores. Rowett conoce el club de primera mano, pues jugó en el Derby en su etapa como futbolista y también fue entrenador en la academia después de colgar las botas. Con Rowett, la hinchada del Derby espera ver a su equipo de nuevo en la lucha por el ascenso. No obstante, lo más probable es que tengan que esperar a la temporada que viene: ahora mismo son décimos a seis puntos de los puestos de playoff.

Artículo relacionado:

Football League Tales: Un vínculo especial

Más de 40 años después de que Clough dejara el Derby, ¿siguen sus logros marcando la ambición del club? “Desde luego. Es que probablemente por eso siempre se le ha exigido tanto al equipo”, responde Watson. “Clough y su ayudante Peter Taylor son claves en la historia del Derby. Hay una estatua en el Pride Park Stadium (el campo del Derby) en su honor. Sus éxitos pusieron al Derby en el mapa futbolístico”. Taylor fue la mano derecha de Clough durante gran parte de su carrera. Juntos vivieron sus mejores años y, aunque tuvieron sus malentendidos, compartieron una estrecha amistad. Pero Taylor se retiró en 1982 para meses después convertirse en el entrenador del Derby y a partir de ahí todo cambió. La relación entre ambos se quebró cuando Taylor fichó para su equipo a un jugador del Forest a las espaldas de Clough. Nunca llegarían a resolver sus diferencias. Como apuntaba Wilson, Clough pudo haber tenido unos últimos años discretos porque no fue capaz de adaptarse al fútbol moderno, pero otro factor quizás fue la ausencia de Taylor en su cuerpo técnico. Años atrás, Clough había dicho: ‘No estoy preparado para entrenar con éxito si no tengo a Peter Taylor’.

La estatua en honor a Brian Clough (izquierda) y a su asistente Peter Taylor (derecha) en el exterior del estadio del Derby County. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
La estatua en honor a Brian Clough (izquierda) y a su asistente Peter Taylor (derecha) en el exterior del estadio del Derby County. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.

Nottingham Forest: esperanza en medio del caos

Los goles del Brentford ante el Burton se celebran con júbilo en un pub cercano al City Ground, y es que el Burton es uno de los principales rivales del Forest en la lucha por la permanencia junto con el Blackburn Rovers y el Bristol City. Igual que en Derby, en Nottingham están viendo un continuo paso de entrenadores. Pero a diferencia de su vecino, al Forest su situación en la tabla no le permite soñar a corto plazo con volver a la Premier League. Ellos están centrado en una misión mucho más mundana: no bajar a League One. Actualmente sólo un punto les separa de los puestos de descenso.

“Siempre que las cosas no funcionan, al final la pieza más fácil de sustituir es el entrenador. Pero nosotros estamos tranquilos porque estamos trabajando bien y estoy seguro de que vamos a sacar esto adelante y vamos a subir puestos en la clasificación”, nos cuenta un optimista Dani Pinillos, futbolista del Nottingham Forest. “Cuando el equipo está trabajando duro y la gente lo da todo entrenando, uno tiene motivos para volver contento a casa y confiar en que la situación mejorará”.

Artículo relacionado:

Pinillos: “Viví más ambiente contra el Derby que en el Bernabéu”

¿Cuál es el principal problema del club? “El dueño. Este propietario ya ha despedido a ocho entrenadores distintos desde su llegada y ha estado gestionando el funcionamiento de la entidad sin una estructura adecuada”, nos explica Nick Miller, periodista que escribe en el Guardian, ESPN, FourFourTwo y Eurosport y que sigue de cerca la actualidad del Forest. “Por momentos no ha habido director deportivo, junta directiva ni director de finanzas. Ha sido todo muy caótico. Llegó a haber retrasos en el pago a los futbolistas y el equipo estuvo cerca de hacer huelga”. La afición del Forest, al igual que la de otros clubes de los que hemos hablado anteriormente como el Coventry City o el Leyton Orient, está descontenta con su dueño y ya ha salido a protestar pidiendo su marcha.

“El club vende a jugadores importantes y no trae recambios apropiados. El ejemplo más evidente es el del extremo Oliver Burke, que a sus 19 años fue traspasado en verano al RB Leipzig por 13 millones de libras. Le vendieron por una cantidad bastante decente, pero lo cierto es que la afición esperaba que él siguiese por lo menos una temporada más, o que se fuese a un equipo de la Premier y que lo dejasen cedido en el Forest. Además, si se hubiese quedado muy posiblemente su precio hubiese aumentado. Los fans del Forest comprenden que los grandes talentos de la cantera se marchen tarde o temprano, pero el caso de Burke decepcionó a la afición por cómo se hizo. Fue dos días antes de que se cerrara el mercado de fichajes, así que no había mucho tiempo para sustituirle”.

La prematura marcha de Burke dejó al Forest sin un canterano estrella que pudiese haber marcado una época. Sin embargo, el equipo cuenta con varios jugadores jóvenes que le dan esperanzas a la hinchada. Es el caso de Ben Brereton, cuya aparición en este 2017 está recordando a la de Burke en verano. Ambos jugadores tienen un cierto parecido. Brereton (17 años) puede jugar arriba y también en banda. Es rápido y fuerte como Burke y tiene su mismo desparpajo. La semana pasada ya debutó con Inglaterra sub-19 y se dice que el Liverpool le sigue muy de cerca. De marcharse Brereton, el Forest todavía tendría a otros canteranos interesantes en el primer equipo como los centrocampistas Matty Cash (19) -que ya lleva más de 20 partidos en lo que va de liga- y Ben Osborn (22) -titular indiscutible-. Puede que en otras áreas el Forest esté dejando mucho que desear, pero su academia se mantiene fructífera. Ha llegado a haber partidos en los que el primer equipo ha salido con cinco canteranos en el once inicial.

No es canterano, pero otro joven que entusiasma a la afición del Forest tanto por su juego como por su apellido es Zach Clough (22). El club fichó a este prometedor mediapunta del Bolton en el pasado mercado de invierno y ya ha marcado cuatro goles. En el City Ground sueñan con ver a otro Clough triunfando con los colores del Forest. Eso sí, Zach no está emparentado con Brian y Nigel. Simplemente se trata de una simpática coincidencia.

Los jóvenes talentos del Forest celebran un gol con la afición. De izquierda a derecha: Osborn, Brereton, Cash, Clough. Foto: James Wilson/Focus Images Ltd.
Los jóvenes talentos del Forest celebran un gol con la afición. De izquierda a derecha: Osborn, Brereton, Cash, Clough. Foto: James Wilson/Focus Images Ltd.

Zach no fue el único Clough al que el Forest le abrió sus puertas en los últimos meses. El club quiso fichar a Nigel, ex-entrenador del Derby y actual técnico del Burton Albion. Nigel fue jugador en el Forest bajo las órdenes de su padre y se cree que siempre ha soñado con entrenar al equipo. “Pero aun así declinó la oferta porque no quería trabajar en estas circunstancias”, cuenta Miller. “Lo mismo sucedió con otros técnicos, como por ejemplo el actual entrenador del Derby, Gary Rowett. A él también se le ofreció el puesto y lo rechazó porque no quería trabajar con este dueño”. Al final el Forest nombró a Mark Warburton, ex-entrenador del Brentford y del Rangers.


East Midlands Derby: una gran rivalidad

El sonido de la apertura de la primera lata de cerveza del día se escucha a las 9.20am en el tren entre London St Pancras y Nottingham. Un grupo de aficionados del Forest residentes en Londres viajan para ver jugar a su equipo. Por el camino se ponen al día de cómo les va la vida y pronto pasan a conversar sobre fútbol. Dos de ellos comienzan a hablar sobre qué se cuece en la Championship -que si viste este partido el otro día, que si leíste lo que dijo este entrenador, que si estos van a fichar a este…-, mientras que un tercero se limita a decir ‘son una mierda’ cada vez que se menciona el nombre de un equipo que no es el Forest. El trayecto es el de siempre, pero ésta es una ocasión especial: se enfrentan a su máximo rival.

“Puedes quedar decimosexto en la clasificación y la afición te lo deja pasar, pero lo que siempre te exigen es ganarle al eterno rival”, nos cuenta Pinillos. “Estos partidos son los que más me gustan porque salgo concentrado al cien por cien. Hay otros días en los que juegas partidos que no son tan trascendentes y por lo que sea te despistas en algún momento, pero en encuentros como éste consigues mantener la concentración desde horas antes del pitido inicial”.

img_1320
El City Ground acogió una nueva edición del East Midlands Derby.Foto: Miguel Mosquera/MarcadorInt.

Dado que Brian Clough hizo historia tanto en el Derby como en el Forest, se podría pensar que estos dos clubes vecinos están reconciliados y unidos por su figura. “Clough es una leyenda, un héroe para ambos clubes”, afirma Wilson. Pero lo cierto es que nadie se atrevería a decir que hay un sentimiento de amistad entre las hinchadas. “La rivalidad es feroz”, asegura Watson. Miller comparte la misma opinión y añade: “Creo que la figura de Clough hace que la rivalidad sea aún más intensa. Por ejemplo, siempre se ha dicho que a él le gustaba más el Derby como club a pesar de que ganó dos Copas de Europa con el Forest. Clough decía que Derby, al contrario que Nottingham, era una ciudad de fútbol”. De la proximidad entre ambas poblaciones nace la rivalidad y es el legado de Clough lo que hace que el derbi sea mucho más especial.

El East Midlands Derby que fuimos a ver se disputó bajo la lluvia en un lleno City Ground y no careció de emoción. El Forest se adelantó a los cinco minutos. Zach Clough llegó desde segunda línea para cazar un centro lateral de Dani Pinillos y batir al portero, que había salido mal. Qué manera de empezar un derbi. La grada local lo celebraba mientras de fondo sonaba la melodía de Chelsea Dagger. El Forest, más asociativo, con posesiones más pausadas, se mostró superior en el primer tiempo. Tras el descanso, los locales fueron a menos y el Derby lo aprovechó: los Rams marcaron en el 47’ y el 53’. ‘Nottingham Forest, it’s happening again’, empezaba a cantar la afición del Derby. Como no podía ser de otra manera, este partido tuvo un tramo final frenético. Ya en el último minuto, un remate de Pinillos puso el 2-2 en el marcador y el City Ground se volvió loco. “No hay palabras para explicar lo que se siente al marcar un gol como éste en un partido que significa tanto para el Forest. Es indescriptible”, nos cuenta Pinillos con genuina alegría.

Artículo relacionado:

Football League Tales: Late equaliser

En el tren de vuelta, un padre regresa a casa con sus dos hijos de entre siete y diez años. El niño le pide el móvil al padre y unos segundos después exclama ‘¡ya está subido!’ Se refería al resumen del partido que los tres venían de haber presenciado en el estadio. Vieron los highlights juntos y comentaron las jugadas. Después se bajaron del tren en Kettering, que mira tú por dónde, es la ciudad natal de Sean Dyche.

El resumen del partido:


Los dos equipos esperan volver a verse las caras en el próximo derbi con los mismos entrenadores en el banquillo, pues significaría que las cosas están mejorando a ambos extremos de la Brian Clough Way.

Foto de portada: Miguel Mosquera/MarcadorInt

Football League Tales: cada viernes, una historia sobre la segunda, la tercera o la cuarta división inglesa.

-19 de agosto de 2016: El Burton de Clough.
-26 de agosto de 2016: Oliver Burke.
-2 de septiembre de 2016: Morecambe.
-9 de septiembre de 2016: En Northampton hacen zapatos.
-16 de septiembre de 2016: Josh Morris.
-23 de septiembre de 2016: Like father, like son.
-30 de septiembre de 2016: Tammy Abraham.
-7 de octubre de 2016: Un West London Derby en Craven Cottage.
-14 de octubre de 2016: Oxford.
-21 de octubre de 2016: Con clase.
-28 de octubre de 2016: Ethan Ampadu, una nueva esperanza.
-4 de noviembre de 2016: Sawyers, internacional por San Cristóbal y Nieves.
-11 de noviembre de 2016: Entrevista a Massimo Luongo.
-18 de noviembre de 2016: Un equipo profesional que pertenece a sus aficionados.
-25 de noviembre de 2016: Gareth Ainsworth, jugador-entrenador y leyenda del Wycombe.
-2 de diciembre de 2016: Matt Bloomfield, un futbolista peculiar.
-9 de diciembre de 2016: EFL Futures.
-16 de diciembre de 2016: Rowett out, Zola in.
-23 de diciembre de 2016: Sunday League Mandeville.
-30 de diciembre de 2016: Pies fríos en Wigan.
-6 de enero de 2017: Play it again, Elokobi.
-13 de enero de 2017: Desde el barro.
-20 de enero de 2017: Bogle, el gol del Grimsby.
-27 de enero de 2017: A Hard Day’s Night.
-4 de febrero de 2017: Del Rovers al City, todo es Bristol.
-10 de febrero de 2017: El desolado Coventry irá a Wembley.
-17 de febrero de 2017: Un paso atrás para ganar minutos.
-24 de febrero de 2017: Segundas oportunidades.
-3 de marzo de 2017: Tiempos duros en Brisbane Road.
-10 de marzo de 2017: Tom Cairney disfruta como nunca.
-17 de marzo de 2017: Un vínculo especial.
-24 de marzo de 2017: Late equaliser.

Related posts

4 comments

Deja un comentario

*