Un despido anunciado

Leeds Hockaday Focus

Antes de que empezase esta temporada teníamos claras muchas cosas. Agüero iba a marcar goles como también lo haría Diego Costa, el Burnley perdería bastantes partidos de liga, Zaha no iba a jugar ni un minuto con el Manchester United, Gibbs se lesionaría muscularmente en algún momento del año, Roberto Martínez pronunciaría la palabra “phenomenal” una vez por semana y, la más evidente de todas, la más sencilla de cumplir, la que iba a ocurrir más temprano: el Leeds destituiría a Dave Hockaday. Lo extraño es que lo contratasen para ser entrenador. ¿Por qué su despido estaba tan anunciado? ¿Era tan, tan, tan claro?

Hockaday ha durado 70 días en el cargo y podían haber sido menos. Su llegada pilló a todos por sorpresa: la única experiencia de Hockaday como entrenador había sido en el Forest Green, de Conference (5ª categoría), con los que había descendido, y de buenas a primeras se le estaba dando un banquillo de Championship (2ª categoría) para relevar a McDermott, un entrenador con experiencia al máximo nivel. Su sueldo rondaba sólamente las 80.000 libras, por las 750.000 que, por ejemplo, cobraba su antecesor, que salió del club de una manera muy polémica (fue despedido en dos ocasiones, la primera de ellas sólamente temporal). Hockaday estaba visto como una simple marioneta del mandatario Cellino, que compró el Leeds en enero y en su etapa en el Cagliari utilizó a 19 entrenadores en 10 años. De hecho, el propio Cellino tenía la intención de contratar un Head Coach y no un Manager para poder tener mucho más peso en las decisiones. En otras palabras, Hockaday había llegado a un banquillo y a un equipo en llamas y a la merced de un hombre que lo decide todo.

Hace una semana, después de perder 4-1 contra el Watford, se mascó la tragedia. El presidente Cellino tenía en mente la idea de echarlo a la calle, pero algo le hizo cambiar de opinión. “Destituirlo sería demasiado simple. Ahora mismo soy más responsable que él. No puedo juzgarle por los resultados, hay que finalizar la plantilla”, explicó Cellino, cuyo objetivo es devolver al Leeds a la Premier League en 2016. Sin embargo, pocos días después de la derrota contra el Watford, el Leeds cayó en copa contra el Bradford, de una división por debajo. El 2-1 final tensó demasiado una situación que desde hace tiempo, concretamente 70 días, sabíamos que iba a pasar: Hockaday, fuera.

Leeds Hockaday FocusDave Hockaday ha durado 70 días en el Leeds. ¿Siguiente? Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

Suena Michel… Es coña 😛

Leyendo el artículo no me queda tan claro que fueran a echarlo. Es decir, es decir, entiendo que necesitaba muchos menos malos resultados que p.ej. Van Gaal en el Manchester Utd para que lo echen pero… ¿Si hubiera sacado buenos resultados? Imagino que seguiría ¿no?

Obviamente si hubiese ganado todo igual seguiría. Lleva 4 derrotas en 6 partidos. Pero, sobre todo, se le han hecho muchas entrevistas y reportajes para preguntarle sobre su historia. Nadie podía entender cómo, de la nada, le habían dado ese banquillo.

Qué lástima lo de uno de los históricos de Inglaterra. Todo mi apoyo para esa hinchada a la que le ha caído la negra con Cellino, que sólo busca popularidad y publicidad. Por lo menos éste técnico ha durado más que el mítico Brian Clough. Un saludo y aprovecho para agradecerte Álvaro todo tu trabajo sobre Championship y otras categorías inferiores inglesas. Creo que consigues trasmitir lo mejor y más puro de la CULTURA futbolística británica.
Glory Glory Leeds United!

Deja un comentario

*