Hull City: preparados para todo

The Hull City players applaud the travelling fans during the Sky Bet Championship match at stadium:mk, Milton Keynes
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
31/10/2015

Kingston upon Hull es una ciudad habitualmente poco valorada en Inglaterra y desconocida por el resto del mundo, pero ahora tiene un equipo de fútbol intentando situarla en el mapa. El Hull City no solo es un club deportivo, también representa a una ciudad entera frecuentemente eclipsada por el glamour de Londres, la fama de Manchester y la tradición de Liverpool. Y cuando el fútbol doméstico se detuvo por el parón de selecciones, el Hull estaba en la cima del Championship.

Para entender la historia reciente del Hull City, se debe volver al 24 de mayo de 2008 y viajar a más de 300 kilómetros de la ciudad. Hasta aquella fecha, Hull ostentó el titulo indeseado de ser la ciudad inglesa más grande que jamás había albergado el fútbol del máximo nivel, pero una victoria por 1-0 contra el Bristol City en la final de los play-offs en Wembley confirmó su ascenso a la Premier. El único tanto del partido, una volea espectacular del delantero veterano y nativo de Hull, Dean Windass, es un momento grabado en la historia de la ciudad y en la memoria de los locales.

Michael Dawson of Hull City (centre) ;leads out the Hull City team with one of the mascots ahead of the Sky Bet Championship match at stadium:mk, Milton Keynes Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036 31/10/2015
Michael Dawson salta al césped en el partido ante el MK Dons. Foto: David Horn/Focus Images Ltd.

Los primeros meses del Hull en la Premier fueron un sueño y un ejemplo para los aficionados de todos los equipos de los niveles inferiores del fútbol inglés. En la jornada inaugural de la temporada 2008/09, el Hull dio la bienvenida a la Premier con el repiqueteo de la campanilla instalada en el KC Stadium. Aquel día, una victoria por 2-1 contra el Fulham llenó el estadio y la ciudad de la sensación de haber llegado al gran escenario. Y como en la temporada anterior, el momento más memorable llegó en Londres, esta vez con una victoria contra el Arsenal. Uno de los nuevos fichajes, Geovanni, recibió la pelota en la banda izquierda y envió un tiro espectacular a la esquina superior desde el borde del área, dando a Hull un sabor de samba brasileño. El equipo perdió solo uno de sus primeros diez partidos y recibió el anhelado reconocimiento mediático. En Match of the Day, los expertos analizaron las proezas de los de Phil Brown. Luego, el presentador, Gary Lineker, se detuvo un momento para que los aficionados del Hull disfrutaran al ver a su modesto equipo entre los gigantes ingleses, en las primeros cuatro posiciones de la Premier. Este fue el tipo de excitación que solo el deporte puede provocar.

Sin embargo, el fútbol no siempre respeta el romanticismo y los siete años siguientes han estado marcados tanto por calamidades espectaculares como por triunfos sensacionales. Los Tigers solo ganaron dos partidos en el resto de aquella primera temporada y evitaron el descenso solo gracias a las derrotas del Newcastle United y el Middlesborough en la última jornada. Sin el inicio increíble del curso anterior, la siguiente campaña en la Premier acabó en descenso. Por desgracia, lo peor no fue lo que pasó en el césped. Mientras se acercaba el desastre deportivo, resultó evidente que la directiva no había preparado al club financieramente para bajar de categoría. Con un serie de préstamos desacertados y un gran gasto salarial, el Hull City, tras lo que habían sido los dos años más lucrativos de su historia, se enfrentó a la administración. Al fin y al cabo, con la salida de jugadores bien valorados como Stephen Hunt, Geovanni y Jan Vennegoor of Hesselink, el club sobrevivió, pero esto fue un recordatorio de la fragilidad de éxito deportivo.

Andrew Robertson (right) of Hull City celebrates with his team mates after scoring the opening goal during the Sky Bet Championship match at Griffin Park, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 03/11/2015
Andrew Robertson. Foto de Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Ahora, el Hull, ya disfrutando de aquellas victorias históricas, quiere aprender de las equivocaciones que les acompañaron. Lucha para lo que sería un tercer ascenso a la Premier, pero las circunstancias de su segundo descenso la temporada pasada fueron opuestas a las de la campaña 2009/10. El club ha tenido problemas fuera del campo relacionados con el deseo del dueño, Assem Allam, de querer cambiar su nombre oficial, pero sobre todo, estaba preparado para la posibilidad del descenso. Steve Bruce, el entrenador actual, habló abiertamente sobre las contingencias del club en una rueda de prensa en abril. Declaró que el salario de la mayoría de sus jugadores sería recortado a la mitad en la Championship. Esta planificación alivió el tipo de presión que vino con el anterior descenso. Inevitablemente, Bruce, considerado el mejor futbolista inglés que no representó nunca a la selección nacional, perdió algunas figuras claves. Robbie Brady, James Chester y Nikica Jelavić tuvieron la oportunidad de seguir en la Premier con el Norwich City, el West Bromwich Albion y el West Ham United respectivamente. Aun así, la estructura salarial le permitió que no cambiara completamente su plantilla. El Hull cuenta con Michael Dawson, Andrew Robertson, Ahmed Elmohamady, Tom Huddlestone y Mohamed Diamé, todos jugadores considerados del nivel Premier.

La actitud prudente de la directiva ha derivado en el éxito en el campo. En una liga muy competitiva, el Hull ha ganado 10 de sus 16 partidos en 2015/16, perdiendo en solo dos ocasiones. La victoria por 3-0 contra el Middlesborough al principio de noviembre fue particularmente impresionante. Tras un inicio prometedor de los de Aitor Karanka, el Hull controló el choque completamente y ganó con goles de Diamé, Sam Clucas y Huddlestone. El equipo no solo opta a tener éxito esta temporada, sino a conseguir lo que no podía antes y consolidarse al máximo nivel a través de la combinación de superioridad futbolística y sensatez económica.

Abel Hernandez (3rd L) of Hull City celebrates scoring the equalising goal to make it 1-1 during the Sky Bet Championship match at Hillsborough, Sheffield Picture by Richard Land/Focus Images Ltd +44 7713 507003 17/10/2015
Abel Hernandez (3rd L) of Hull City celebrates scoring the equalising goal to make it 1-1 during the Sky Bet Championship match at Hillsborough, Sheffield
Picture by Richard Land/Focus Images Ltd +44 7713 507003
17/10/2015
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*