Nos estamos perdiendo a Ravel

Ravel Morrison QPR Focus

Que a Ravel Morrison se le quedaba pequeña la segunda división inglesa lo suponíamos desde el día en que llegó. Lo demostró estando un año entero cedido en el Birmingham, la prueba definitiva que necesitaba para decirle al mundo entero que estaba preparado para jugar a cualquier nivel. ¿Cómo pudo el West Ham cederlo si estaba siendo el mejor futbolista del equipo? ¿Qué impulsa a un jugador a abandonar un club que le puede llevar incluso al Mundial en la forma en la que estaba? ¿Por qué los hammers no hicieron nada por retenerlo? La de Ravel es una historia que explica el problema externo que puede llegar a tener el fútbol. A sus 21 años, y tras los muchos problemas que tuvo en su adolescencia (problemas que terminaron con su trayectoria en el Manchester United y que en más de una ocasión le llevaron a los juzgados), Ravel ha crecido y ha dejado todo ello atrás. No es un problema de actitud. Ahora es un profesional, vive y se comporta como tal, y los motivos por los que quizás no vuelva a ponerse la camiseta del West Ham son muy diferentes.

Artículo relacionado: El reencuentro
Artículo relacionado: La hora de Ravel Morrison

QPR Ravel Morrison FocusRavel se está saliendo en Championship (Foto: Focus Images Ltd)

Al final de la temporada pasada, justo al terminar su cesión con el Birmingham y volver al West Ham, Ravel Morrison fue invitado a una reunión con Mark Curtis. Ravel había cuajado un año magnífico y empezaría el próximo con vistas puestas a tener minutos en la Premier League. Curtis es agente de futbolistas y en la reunión le propuso cambiar de agente y convertirse en uno de sus clientes. En la plantilla del West Ham hay muchos jugadores llevados por Curtis o que tienen relación con él: Tomkins, Jarvis, Carroll, Jaaskelainen, Adrián, Collison… Y también Kevin Nolan, capitán, y Allardyce, entrenador. Esta relación entre Allardyce y Curtis ha propiciado muchos fichajes y el caso más claro es el de Carroll. Ravel no quiso aceptar.

A partir de ese momento, Ravel se sintió presionado tanto por Allardyce como por Nolan para cambiar de opinión. Casi de forma diaria. Iba a entrenar, a ejercitarse con los demás, a hacer lo de todos los días, y terminaba teniendo conversaciones sobre un agente al que no quería unirse, como explica Daniel Taylor en un artículo en The Guardian. Según Curtis son cosas “sin ningún sentido” y el West Ham negó los actos. Sin embargo, Ravel quedó desilusionado con la actitud que le habían mostrado su entrenador y su capitán.

De repente se cayó de las convocatorias. No entraba en las alineaciones. ¿Por qué no jugaba Ravel? Allardyce decía en las ruedas de prensa que era por una lesión muscular. Los médicos del club no detectaban lesión alguna. En invierno llegó una oferta del Fulham de unos 4 millones de libras. Meulensteen quería a Ravel porque ya lo conocía del Manchester United y, sabiendo su situación, creyó que aceptaría el cambio. Le aconsejaron forzar su salida del club con un transfer request que Ravel finalmente no pidió.

Ravel Morrison FocusEs probable que Ravel no vuelva a jugar con el West Ham nunca más (Foto: Focus Images Ltd)

El QPR de Harry Redknapp apareció en escena pidiendo su cesión para buscar el objetivo del ascenso. Tener a Ravel era ser mejor que sus rivales. Para Ravel significaba dejar la Premier League, jugar en Championship y decir adiós a las pocas opciones que tenía de ir al Mundial. Como el periodo máximo de la cesión, por ley, tenía que ser de 90 días, tardaron un tiempo en hacerlo oficial porque el cálculo fue meticuloso: desde el día que se confirmó la cesión de Ravel al QPR hasta la final del playoff de ascenso en Wembley había 90 días exactos.

“Si Ravel no hubiese tenido problemas no estaría aquí, todavía estaría jugando en el Manchester United”, Harry Redknapp.

Desde su llegada, Ravel lleva 6 goles y 2 asistencias y el QPR tiene casi asegurado su puesto en el playoff. En el contrato firmó la posibilidad de hacerlo permanente cuando finalizase su cesión. Mientras tanto se dedica a exhibirse cada fin de semana en una liga que no le hace justicia. Lo más fácil es echar un vistazo al canal de youtube oficial del QPR.

Related posts

3 comments

Madre mía, desconocía la historia de Ravel. Y lo peor es que a saber cuántos jugadores de su clase o más nos estamos perdiendo por temas tan absolutamente externos. El fútbol también tiene sus alcantarillas…

Pues vaya… hay que ser muy cafre para desprenderse de esa manera de tu mejor jugador, y más todavía viendo el potencial que tiene de cara a un futuro inmediato. Pero bueno, cosas del fútbol… estoy seguro de que el West Ham lo lamentará en breve (si no lo hace ya), y espero que el QPR ascienda y Ravel se quede con ellos. Me encantaría ver para la próxima temporada al QPR en la Premier, con Ravel Morrison y varios de los jugadores que han tenido que ceder debido al descenso, y el primero de ellos, Loic Rémy. Sólo espero que no cometan dos veces el mismo error, y configuren la plantilla con cabeza.

Sea como fuere, es cierto que esa competición se le queda pequeña, pero tengo que decir también que hubiera visto algo precipitado incluirlo en la lista de 23 para el Mundial.

Ahora mismo, en Inglaterra, lo más sensato sería imitar el esquema utilizado por el Liverpool, con sus variantes habituales (4-3-3 o 4-4-2 con rombo en el mediocampo).

Si se hiciera así, a bote pronto formaría con Rooney y Sturridge como pareja de delanteros (lo más similar a la pareja Suárez-Sturridge), mantendría a Gerrard en el pivote, y para acompañarlo como interiores estarían Henderson, Barry y Milner, por ejemplo, más Wilshere y Barkley, que podrían ocupar la mediapunta si juegan en rombo. Y para alternar esa posición entre lineas y los extremos, estarían Sterling y Lallana, y quedaría Wellbeck como delantero polivalente, y Lambert para el 9. En defensa, contaría con Baines, Shaw, Walker y Johnson en los carriles, y Cahill, Terry, Jagielka y Jones como centrales. Bajo palos, Hart, y como suplentes Ruddy y Butland.

Para mí, un 10 para Ravel. Está en su derecho de tener de agente a quién crea conveniente sin dejarse influir por presiones que nada tienen que ver con el fútbol. Y demuestra varias cosas, como por ejemplo que tiene la cabeza asentada y que no pasa por el aro (de momento, al menos)bajando incluso a segunda por jugar y no aceptar historias raras ni pidiendo el transfer request, que hubiera sido lo fácil.

Chapeau!!

Deja un comentario

*