Un día en la Academia del MK Dons

Edu Rubio, MK Dons

Era por la tarde y estaban dos entrenadores reunidos en un despacho. Delante de ellos, un chico de la academia aguantaba de pie, con su mochila colgada de los hombros, escuchando las buenas noticias que tenían que darle: había sido convocado por primera vez con la selección de Inglaterra Sub-15. “¡Recoe! ¿Estás feliz? ¡No te noto feliz! ¡Dime que estás feliz! Yo sí estoy muy feliz por ti. Muy feliz. Pero esto es sólo el principio. ¡Enhorabuena!”. Las palabras de Edu Rubio, Director Técnico de Fútbol Base en la Academia del MK Dons, apenas cambiaron el rostro de Recoe Martin, que sólo contestó “gracias” con timidez y en voz baja. “Es muy, muy, muy tímido, pero es buenísimo. Tiene un tren inferior que alucinas. Puede jugar por detrás del delantero y tiene un cambio de ritmo impresionante. En el partido del otro día se salió”.

El entrenamiento comenzaba a las siete de la tarde. Antes habían terminado los Sub-13 y los Sub-14 y ahora era el turno de un grupo mixto de las categorías Sub-15 y Sub-16. Uno de los técnicos, John, fichado de la Academia del Reading, me explicaba los objetivos del día: “Hemos tenido media hora de vídeo con los chavales antes de salir al campo. Les hemos enseñado un partido del Atlético contra el Barcelona para estudiar cómo se hace el marcaje al hombre”. ¿Puede un chico tan joven comprender conceptos tácticos como presión alta, marcaje al hombre o transición rápida? ¿Es capaz de diferenciar cómo y cuándo debe hacerlo? “¡Sí! Y si no lo piensa, tus entrenamientos tienen que estar guiados a pensar. Yo quiero crear pensadores. Yo quiero jugadores que piensen. Por eso necesito que en los juegos de los entrenamientos no haya muchas reglas, sino que haya pocas que definan bien el objetivo del ejercicio. No quiero que los niños jueguen las reglas, quiero que los niños jueguen el juego”, argumenta Edu con rotundidad. “Lo más difícil de enseñar es la toma de decisiones. ¿Qué necesita el juego en cada momento? En inglés se llama ‘game management’. Eso se tiene que lograr a base de prácticas”.

Una pizarra en el campo de entrenamiento.
Una pizarra en el campo de entrenamiento.

De cada categoría se encargan dos técnicos, el principal y el asistente, pero a Edu Rubio le gusta estar presente en casi todas las sesiones de trabajo: “Yo sólo vengo a ayudar, no para hacer de policía. Me gusta ver cómo plasman en los entrenamientos los fundamentos teóricos de nuestro plan de trabajo. Tienen libertad para organizar ejercicios en función de los objetivos de cada semana”. En medio de la práctica, llama la atención el control y los movimientos de un chico pequeño, muy pequeño, de pelo rubio y piernas delgadas. Es casi dos cabezas más bajo que los demás, pero su dominio de la pierna izquierda es incuestionable desde el primer pase en largo. “Se llama Charlie Jackson pero para nosotros es Jacko. Es el típico jugador que no sería aceptado en otra academia por motivos evidentes –no está desarrollado físicamente– pero tiene mucho talento. Nosotros le queremos dar esa oportunidad”. En el mismo equipo está Dylan Asonganyi, un delantero que, junto a Recoe Martin, ha sido convocado por la selección inglesa. En otras palabras, el MK Dons, un equipo de segunda división, tiene a dos internacionales de categoría Sub-15.

El sistema de academias en Inglaterra (Elite Player Performance Plan) está dividido en cuatro niveles. Los clubes de Categoría 1 tienen desde el Sub-9 hasta el Sub-21 y poseen un gran fondo económico de 2’5 millones de libras (ejemplo: Chelsea, Manchester City o Liverpool). Los de Categoría 2 tienen desde el Sub-9 hasta el Sub-21 pero no llegan al límite económico (ejemplo: Watford). Los de Categoría 3 tiene todas las categorías menos el Sub-21 (ejemplo: MK Dons). Y los de Categoría 4 sólo tienen equipos desde el Sub-16 en adelante, ignorando los primeros años formativos (ejemplo: Yeovil Town). Además hay que añadir otros aspectos: staff trabajando a tiempo parcial o tiempo completo, una mayor o menor red de ojeadores, un determinado número de campos en las instalaciones, la cantidad de vestuarios… “Si somos puristas, estas reglas son buenas para el jugador”, explica Edu. “Está claro que un Chelsea, un Manchester City o un Liverpool tienen muchos más recursos para darle una mejor formación. Les van a ofrecer muchos retos diferentes, muchos viajes y muchas experiencias distintas. El problema es que dinero y recursos no son sinónimos de calidad. Para mí es muy importante el ambiente que se vive en cada club”. El MK Dons no tiene equipo Sub-21 porque le costaría unas 250.000 libras que no se puede permitir, por lo que automáticamente es uno de los integrantes de la Categoría 3.

Vista general del imponente MK Stadium (Foto: Focus Images Ltd)
Vista general del imponente MK Stadium (Foto: Focus Images Ltd)

Las instalaciones deportivas de entrenamiento no son propiedad del club, sino del concejo municipal. Es un sitio modesto con varios campos de fútbol y uno indoor un poco más pequeño, donde se ejercitan cuando fuera está impracticable. Jill y Jan te reciben en la entrada y te ofrecen café. En el piso de arriba está el comedor, desde cuyos ventanales se ven los campos de entrenamiento. Hace unos días tuvieron que abandonar las instalaciones porque el concejo se las alquiló a la selección de Samoa, que se preparaba para su partido correspondiente al Mundial de Rugby. Donde el MK Dons compite cara a cara con cualquiera es en su estadio: 30.000 espectadores y un hotel de lujo en su interior. “El presidente fue muy listo y le ha sacado mucho rendimiento a este terreno”, cuenta Edu. Cada butaca del estadio es de piel, no sólo en el palco. En los alrededores del MK Stadium sólo hay sitios de ocio: un IKEA, un McDonald’s, un KFC, un Asda o un Primark, además de otras cadenas de restaurantes.

Edu Rubio fichó en verano como Director Técnico de Fútbol Base (Head of Academy Coaching) tras su paso por la Nike Academy y el Chelsea para renovar el proceso formativo y de entrenamientos de la cantera: “Mi trabajo consiste en crear un programa de entrenamiento para los niños de 9 a 18 años, además de la formación continua para los entrenadores, a los que hay que contratar. También tengo que concertar reuniones periódicas con los padres y con la Premier League para la mejora del ambiente futbolístico y, por último, entreno al Sub-18 junto con el Director de la Academia”. El MK Dons ascendió la temporada pasada desde League One (3ª) hasta Championship (2ª), donde intenta mantenerse en su primera aventura en la categoría.

Edu Rubio, con el MK Stadium de fondo.
Edu Rubio, con el MK Stadium de fondo.

¿Qué es un programa de entrenamiento y en qué consiste? “Es el currículum que se hace con los jugadores durante todo el año. Tenemos que presentar un código de valores, un Coaching Programme (“qué voy a hacer cada semana con cada equipo de categorías inferiores”), una filosofía de juego y un programa de partidos. Hay fines de semana que tenemos libres para ocuparlos como queramos y suelo utilizarlos para buscar un reto relevante para los jugadores. El resto de fines de semana se juega en la liga que organiza la Premier League. Nosotros, por ser Categoría 3, sólo nos enfrentamos a las academias de Categoría 3. Así nos privan de retos porque no podemos enfrentarnos a ningún equipo de Categoría 1”, lamenta.

El reto de jugar contra equipos y chicos mejores, algo que serviría para evolucionar, Edu Rubio lo ha querido complementar con objetivos individuales y colectivos: “Una de las cosas que he diseñado en este Coaching Programme es que cada jugador debe tener varios objetivos para cada partido en función de lo que ha trabajado esa semana. Imagínate que hemos trabajado aspectos de ‘defensa’ y ese niño juega de delantero. Primero, atención a la toma de decisión: presiono o no presiono. Aunque nos guste la presión, algo que está dentro de nuestra filosofía de juego, hay momentos en los que no tienes que presionar porque puedes dejar demasiados espacios. En segundo lugar, una vez va a presionar, ¿ha tenido la capacidad de mandar al rival hacia la izquierda o la derecha? Eso me demuestra la capacidad de estudiar al oponente. Si es zurdo, tendrá que enviarlo hacia la derecha. ¿Tiene ese niño la capacidad de evaluar al contrario? Tercero, el objetivo individual. Pongamos el caso de que el primer toque de nuestro jugador no es demasiado bueno. Entonces tendrá que intentar que todos sus primeros toques sean buenos en función de cuáles eran sus intenciones”. Ese mecanismo servirá para evaluar al futbolista en cada partido: ¿Cumplió sus objetivos individuales? ¿Cumplió sus objetivos de equipo? Y dos preguntas más: ¿Eso les ha llevado a jugar como querían jugar? ¿Y les ha permitido ganar? Edu lo tiene claro a la hora de analizar el resultado: “Si hemos hecho los tres primeros pasos y hemos perdido, pues me da igual. Son niños, se trata de que aprendan. Importa mucho el lenguaje que utilizamos y cómo se lo explicamos a ellos. Para mí el fútbol es amplitud, largura y espacio. Si el jugador tiene la capacidad de entenderlo y aprovecharlo, suficiente. No necesito que me lo explique. Quiero que lo sepa ver”.

Edu Rubio: “Para mí el fútbol es amplitud, largura y espacio. Si el jugador tiene la capacidad de entenderlo y aprovecharlo, suficiente. No necesito que me lo explique. Quiero que lo sepa ver”.

Al terminar el entrenamiento, todos los chicos se van despidiendo del técnico con un apretón de manos. También lo hacen antes de empezar. Es una de las normas del código de valores: ser familia dentro del club. Ese mismo día, por la mañana, la Federación de fútbol anunció la convocatoria de Dele Alli con la selección absoluta de Inglaterra. El centrocampista inglés salió de la cantera del MK Dons, a los 16 años le hicieron contrato profesional y antes de llegar a la veintena el Tottenham pagó 5 millones de libras por él. Con un puñado de partidos en la Premier League, Alli ya ha enamorado a los ingleses. Gracias a su traspaso, el MK Dons va a financiar una nueva ciudad deportiva de primer nivel que se terminará dentro de dos años.

Dele Alli, del MK Dons a la selección de Inglaterra (Foto: Focus Images Ltd)
Dele Alli, del MK Dons a la selección de Inglaterra (Foto: Focus Images Ltd)

Related posts

Deja un comentario

*