Vardy sin querer

4805975504_689b7f58aa_o

Jamie Vardy se presentó en mi vida como Robinho en el Manchester City: sin querer. Era el bueno de un equipo muy malo en un día en que su partido fue televisado en abierto. No en un día cualquiera sino en la 3ª Ronda de la FA Cup, la buena, en la que entran todos los equipos potentes, la del primer fin de semana del mes de enero. Es necesario aclarar esto porque el encuentro en cuestión, el que había sido elegido para verse en toda Inglaterra en uno de los días más importantes del fútbol inglés, era un duelo entre dos clubes separados por 7 kilómetros: el todopoderoso Blackpool visitaba el estadio -consideramos estadio a un recinto de 5000 espectadores- de los guerreros del Fleetwood Town. Como para perdérselo.

4805975504_689b7f58aa_o

(Foto: cn174)

El panorama era el siguiente: un club de la segunda división recién descendido de la Premier League iba a jugar contra uno de quinta y la televisión lo iba a emitir. Es más, era el primero de esa ronda que se iba a dar en directo. Y por si fuera poco se iba a jugar en el horario donde todo el mundo en Inglaterra ve fútbol: a las tres de la tarde. Era tan interesante el partido (al menos en la zona de Lancashire lo fue) que algún futbolista, por ejemplo Charlie Adam, que por entonces hacía como que jugaba en el Liverpool, asistió a las gradas del Highbury Stadium (sí, se llama así) a ver a sus compañeros ante tal acontecimiento.

El Blackpool ganó 1-5. Normal.

Recuerdo que en la retransmisión de Canal+ (les tocó el papelón de emitir el partido en España) elogiaron el partido de Matty Phillips y Tom Ince, jugadores del Blackpool. Ahora Phillips ha fichado por el QPR y Tom Ince es el mejor jugador del Blackpool. También recuerdo que el único nombre que memoricé del Fleetwood Town fue el de su delantero, que me encantó y había creado muchísimas ocasiones de peligro: Jamie Vardy.

Al día siguiente, sólo un día después del partido, leyendo la prensa británica, una noticia me causó un gran impacto: “El Blackpool realiza una oferta por Jamie Vardy”, decía el titular. Era de unas 700.000 libras. La rechazaron al momento. Argumentaban que querían mantener a su mejor futbolista hasta el final de la temporada: resulta que Vardy se estaba inflando a meter goles en Conference y el Fleetwood Town estaba a un paso del ascenso. No vendieron.

El Fleetwood Town ascendió a League Two y a día de hoy ahí sigue, no así Jamie Vardy, que dejó el club en aquel verano de 2012. El Leicester City hizo la mayor oferta que un equipo ha hecho jamás por un futbolista fuera de la Football League (las cuatro primeras categorías) y puso 1 millón de libras por el delgadito y peleón delantero inglés. Lo más sorprendente de todo es que en su primer año en Championship jugó bastante, a pesar de la diferencia que había de nivel entre su anterior equipo y el nuevo.

Acabó con 4 goles, cifra escueta, y un número digno de partidos jugados y ha empezado la 2013-2014 con la intención de superarse: ha sido titular en los 6 partidos disputados, ya ha hecho 2 goles y el sábado, frente al Wigan, un equipo de los que se espera que estén arriba luchando por el ascenso, fue el mejor del Leicester City. Vardy es como Funes Mori: un futbolista molesto. Uno por malo y otro por pesado, Vardy en este caso, que corre por diez, no deja respirar, es agresivo y un peligro para la defensa rival. No marcó pero provocó un penalti, que en términos Fantasy es una asistencia, así que ya suma tres en este curso.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Jamie Vardy.
Edad: 26 años.
Equipo: Leicester City.
Posición: Delantero.

Cada lunes, uno de los protagonistas del fin de semana en el fútbol de Inglaterra.

Related posts

0 comments

Deja un comentario

*