Bloqueo mental

Guinea Ecuatorial.

¿Qué hay que hacer cuando la pelota no quiere entrar dentro de la portería? ¿Tener paciencia? ¿Buscar otras alternativas? ¿Sustituir a los futbolistas de ataque? Es difícil saber a ciencia cierta dónde está la solución cuando tienes infinidad de ocasiones y las desperdicias una tras otra. Cuando tienes sobre el césped, a la vez, a Alain Traoré, Pitroipa, Aristide Bancé o Bertrand Traoré y no eres capaz de convertir tus oportunidades en goles. ¿Es psicológico? Burkina Faso se marchó frustrada traer caer derrotada por 0-2 ante Gabón en el estreno en esta CAN 2015 y no consiguió alterar esa sensación a lo largo de los 90 minutos en los que tuvo a Guinea Ecuatorial como rival. En las inmediaciones de la portería defendida por Ovono pareció activarse de nuevo un bloqueo mental.

Balance: 2 jornadas, 1 punto y 0 goles a favor en su casillero.

La situación es muy delicada y las circunstancias bastante particulares: no han practicado un fútbol vistoso ni han logrado mantener continuidad en su juego pero por volumen de ocasiones generadas el rédito obtenido es irrisorio. Los postes, las buenas actuaciones de los porteros rivales… todo parece estar en contra de Paul Put. El técnico belga asume que el problema los ahoga y dispone de un par de díar para encontrar respuestas, entre ellas la fórmula óptima para desatascar mentalmente a sus delanteros y que las llegadas por fin se conviertan en tantos. Si esto no sucede, los potros estarán eliminados.

Paul Put: “Nuestro problema es la definición. No lo entiendo, porque creamos muchas ocasiones. Es una pena”.

Burkina Faso Foto: DormivegliaBurkina Faso Foto: Dormiveglia

Esteban Becker: “No solo estoy satisfecho, estoy muy satisfecho. Estoy muy orgulloso de este equipo tan joven, compuesto al 100% por ecuatoguineanos que defienden el escudo con pasión. A su lado [Burkina Faso] somos una hormiga, pero les hemos hecho frente”.

Enfrente, Guinea Ecuatorial volvió a demostrar su gen competitivo. Trabajando a destajo y con Emilio Nsue incordiando en todo momento a la defensa burkinesa, la anfitriona volvió a dejar claro que si no logran pasar de ronda no será por haberse guardada una sola gota de sudor. No es una descripción con tintes épicos, es la realidad: los futbolistas que dirigie Becker son conscientes de su inferioridad e inexperiencia -sobre todo si comparamos las piezas clave de Guinea Ecuatorial con las de  Burkina Faso- y sin embargo con intensidad y orden consiguen equilibrar la balanza ante combinados mucho más potentes. Si a esto le añadimos una pizca de fortuna, porque tanto Congo en la primera jornada como Burkina Faso esta tarde generaron ocasiones suficientes para sumar los tres puntos, los locales mantienen sus opciones de clasificación intactas de cara al decisivo partido del domingo ante Gabón.

Más allá del futbolista de ataque del Middlesbrough, delantero con su selección, volvió a causar una buena impresión Kike Boula (1993). El extremo del Mallorca B es habilidoso, eléctrico en el desborde y difícil de parar en conducción. En ocasiones peca de demasiado individualista y su toma de decisiones es mejorable: él mismo tuvo en sus botas una de las mejores ocasiones para los locales, pero decidió mal y la oportunidad quedó en nada al al priorizar el disparo a portería antes que la asistencia a dos compañeros mejor colocados para rematar.

Queda claro que los ataques se impusieron a las defensas. Diga lo que diga el marcador.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*