Un empate satisfactorio para todos

Mbokani (www.rsca.be)

Túnez a veces da pereza. Es un equipo que en los dos primeros partidos de la Copa de África prefirió esperar antes que proponer, quizás castigado por las lesiones de varios de sus atacantes en las semanas previas al torneo, y también con las cicatrices de decepciones precoces en anteriores Copas de África. Así pues, no íbamos a esperar otra cosa de la selección que defendía el liderato del grupo B en la última jornada de la primera fase, más ante un rival que necesitaba ganar para asegurarse el pase a cuartos. Este era el planteamiento previsto, que parecía reforzado por la alineación tunecina, que plantó una línea de tres centrales y dos carrileros para la fecha clave.

Sin embargo, los primeros minutos de partido obligaron al espectador neutral a abandonar sus prejuicios. Fue Túnez quien buscó un gol que asegurara la clasificación para los cuartos de final, quien intentó marcar pronto para no sufrir en el tramo final. La apariencia conservadora de la alineación se desvaneció con la puesta en práctica, pues el rocoso sistema defensivo de Túnez permitió que los cuatro futbolistas de carácter más ofensivo se desplegaran con absoluta libertad, intercambiaran posiciones y se soltaran, conscientes que detrás había una sólida estructura formada por seis jugadores de perfil más defensivo. Además, la introducción de cuatro centrocampistas dotó a Túnez de una clara superioridad en la parcela central ante una selección de la República del Congo que plantó un 4-4-2 con dos extremos bastante pegados a bandas. Así pues, Túnez agarró el balón, combinó por dentro y generó ocasiones de peligro. Sassi y Khazri acompañaron a un inspirado Chikhaoui, sobre todo en la media hora inicial, para trenzar varias acciones de mérito que inquietaron la portería de Kidiaba.

Tunez vs RD Congo - Football tactics and formations

El gol llegó sobre la media hora. Avisó muy pronto Túnez con una acción que Sassi perdonó con el guardameta vencido, pero fue Akaichi quien superó a Kidiaba minutos más tarde. Combinaron los atacantes tunecinos en la frontal, el disparo de Chikhaoui lo desvió un defensa y el delantero del Espérance de Tunis, pillo como nadie, puso la cabeza para abrir la lata y trasladar el dominio sobre el terreno de juego al marcador. Mientras tanto, sorprendía la actitud de una RD Congo noqueda, sin un plan de juego efectivo. Ni definido, prácticamente. Bolasie y Cedrick Mabwati apenas encararon por fuera, Mbokani no recibía un buen centro lateral y ni siquiera los envíos frontales de los centrales eran suficientemente precisos para que el delantero congoleño los pudiese pelear. Antes del descanso, sus aproximaciones de peligro se reducían a un disparo de falta de Kasusula. El entramado defensivo de Túnez contuvo a una selección sin creatividad y permitió que sus atacantes salieran a la contra en varias ocasiones, sobre todo a través de un Chikhaoui majestuoso, desequilibrante en el regate y capaz de atraer a varios rivales antes de soltar el balón para que lo recibiese un compañero mejor situado. Fue imparable.

De las botas del jugador del Zürich nació, ya en la segunda mitad, una de las oportunidades más claras que desperdició Túnez en todo el encuentro. Chikhaoui se deshizo con facilidad de un defensor rival y asistió a Khazri, que falló en la frontal del área pequeña. Y como ya ha ocurrido en varias ocasiones en esta Copa de África, justo después llegó la acción del empate. La zaga tunecina dejó botar un balón en la frontal, Mbokani lo peinó y apareció Bokila, que acababa de ingresar, para rematar al fondo de la red. Una jugada simple, sencilla, mal defendida por unos y bien aprovechada por los otros.

Mbokani Anderlecht Mbemba (www.rsca.be)

Mbokani (centro) y Mbemba (derecha) fueron titulares con la RD Congo. Foto www.rsca.be.

El empate a un tanto clasificaba a ambos siempre que se mantuviese el 0-0 entre Cabo Verde y Zambia, como finalmente sucedió. Sin embargo, el riesgo de que el marcador se moviese en el otro partido del grupo estuvo presente en los últimos minutos del choque, motivo por el que RD Congo se expuso y Túnez gozó de oportunidades para sentenciar al contraataque. Entonces estuvo muy poco lúcido Akaichi en la toma de decisiones, a menudo erróneas en busca de su segundo tanto de la noche, aunque una magnífica parada de Kidiaba también contribuyó a mantener el empate a uno en el electrónico. El choque se descontroló hasta que ambos asumieron que lo mejor era correr menos riegos y esperar antes a que alguien marcase en el otro duelo del grupo, situación que no llegó a producirse. Con el empate, Túnez es primera de grupo y la República Democrática del Congo se enfrentará a sus vecinos en cuartos de final.

Foto de portada: www.rsca.be

Related posts

Deja un comentario

*