Cuando el fútbol se convierte en una excusa

ADSASD

Ghana aspira a levantar el título de campeón de África 33 años después. Una de las grandes selecciones del continente tiene ante sí la oportunidad de alejar los fantasmas que la atormentan y cobrarse una deuda histórica: desde la CAN de 1982 en la que los Kofi Badu, Albert Asaase o Haruna Yusif derrotaron a Libia en Etiopía, las Estrellas Negras han caído en las dos finales (1993 y 2010) que han disputado. Ahora, tras derrotar a Guinea Ecuatorial en un duelo cargado de tensión tanto por la polémica arbitral que rodeaba a la selección anfitriona desde su victoria ante Túnez en cuartos de final como por el desenlace dantesco del mismo, el combinado dirigido por Avram Grant ya piensa en su quinto entorchado. El último escollo será un hueso duro de roer: Costa de Marfil.

Razak Brimah (entrevista en AS): Tenemos un ambiente increíble. Mucha alegría. Trabajamos cómodos. En otros aspectos, Avram Grant ha traído una dinámica de trabajo más profesional. Se nota que ha tenido más experiencia y en algunas cosas trabajamos diferente. La verdad, estamos muy contentos con él. A mí me ha dado confianza.  […] Estamos saliendo muy bien al contragolpe y tenemos a Atsu en un gran momento y a Gyan. Es muy valiente y siempre ayuda. Luego estamos afortunados de cara a gol. Vamos partido a partido.

Esteban Becker apostó de inicio por Belima y Evuy en lugar de sus dos laterales más habituales: Sipo y Randy. Además, Iban entró en el once por Raúl Fabiani. En Ghana, la ausencia de Asamoah Gyan por lesión generaba algunas inquietudes que pronto se plasmaron sobre el terreno de juego: sin uno de los mejores delanteros africanos del último lustro, el equipo perdió profundidad y pegada. El Nzalang Nacional mantuvo a raya a los hermanos Ayew y a Appiah durante más de media hora de juego, pero no pudo evitar que Atsu, siempre determinante, acabara desequilibrando el encuentro antes de llegar al descanso. Primero le puso un balón perfecto al espacio a Appiah y el atacante del Cambridge United estuvo pillo a la hora de esquivar a Ovono. El guardameta ecuatoguineano se fió de su velocidad y esta vez no le salió bien, llegó tarde: derribó claramente a Kwesi y Jordan Ayew se encargó de transformar el lanzamiento desde el punto de penalti. Sin apenas tiempo para reaccionar, solo un par de minutos después, Atsu -otra vez él- aprovechó el desorden de la defensa local para arrancar directo a portería. Nadie logró frenar su carrera, se plantó en el área rival y, en una zona en la que muchos se ciegan, levantó la cabeza para asistir a Wakaso. El centrocampista del Celtic recortó a su par, se colocó el balón en la izquierda y el resto es historia: 2-0 en 300 segundos de inspiración.

PLANTEAMIENTOS INICIALES: GUINEA ECUATORIAL-GHANA

Ghana vs Guinea Ecuatorial - Football tactics and formations

Guinea Ecuatorial trató de reaccionar de la mano de Balboa. Con Nsue pasando por el partido de puntillas, el futbolista del Estoril asumió galones y se fue descolgando poco a poco de la banda. Lo cierto es que no produjo demasiado para sus compañeros, más allá de ejecutar con precisión el balón parado, porque Ghana se mostró sólida atrás. El segundo tanto del encuentro, anotado en el tiempo de descuento de la primera parte, acabó siendo un golpe demasiado duro para la anfitriona. No consiguieron recuperase.

Hasta que André Ayew sentenció la clasificación para la final anotando el tercer tanto de la noche, los locales lo siguieron intentando sin suerte. Ghana, sin hacer grandes alardes, disfrutaba del viento a favor del resultado y de los espacios que concedía su rival. Sin embargo, y por desgracia, eso no fue lo único digno de mención en el tramo final: el choque tuvo que ser suspendido en el minuto 82 por incidentes en las gradas. Caían botellas al campo y se produjeron agresiones. Los aficionados de las Estrellas Negras saltaron en masa al césped como única vía de escape y el colegiado se vio obligado a detener temporalmente la semifinal. La organización no podía garantizar la seguridad de los hinchas visitantes, los futbolistas parecían no entender nada y la situación se volvió caótica. Un helicóptero sobrevolaba el estadio tratando de mantener el orden. Transcurrida media hora desde el comienzo del parón, aún sin entender bien el porqué, se decidió reanudar el juego y consumir los instantes finales del despropósito en el que se había convertido el partido. Tristeza, vergüenza e impotencia en Guinea Ecuatorial. Su selección no mereció pasar por semejante bochorno.

Guinea Ecuatorial. Embassy of Equatorial Guinea.Guinea Ecuatorial se enfrentará a RD Congo el próximo domingo. En juego, el tercer puesto de la CAN 2015. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*