La grandeza de Asamoah Gyan

Gyan - Ghana -  makeroadssafe

Ghana lo estaba esperando. Lo echaron de menos en el debut contra Senegal, en el que la producción ofensiva fue escasa, y su estado físico era una incógnita. Asamoah Gyan se perdió el primer encuentro de la Copa de África por enfermedad, por un leve ataque de malaria detectado en una fase inicial, y el complicado grupo en el que ha quedado encuadrado su selección no conoce piedad alguna para aquellos que no llegan al 100%. El margen para reponerse a los errores es mínimo. Por eso, aunque no estuviese al máximo, Asamoah Gyan fue titular en el segundo encuentro, contra Argelia, donde irse sin los tres puntos no era una opción para un equipo con la exigencia de Ghana, aspirante a alzar títulos. Pasados los peores días de la enfermedad, Gyan saltó al césped, con el brazalete de capitán, para acompañar a sus compatriotas. Participó poco y perdió la mayoría de acciones contra Medjani y Bougherra. Hasta el tiempo de descuento, cuando Gyan se zafó del central del Trabzonspor, ganó la pugna por un balón largo, a la desesperada, y clavó la pelota en el fondo de la red en tan solo dos toques. Letal, Asamoah Gyan apareció en el momento decisivo para mantener con vida a su selección en la Copa de África. Cambió por completo el escenario del grupo C con una genialidad a la altura de muy pocos.

“Incluso cuando no tenemos a Gyan al 99 o 100% de forma, es suficientemente bueno para hacer este tipo de cosas para el equipo”, André Ayew.

Ghana vs Algeria - Football tactics and formations

Disposiciones iniciales.

Asamoah Gyan no fue la única novedad en el once de Ghana. Avram Grant abandonó el rompedor 3-5-2 del debut y reestructuró a sus hombres, formando con un esquema mucho más habitual en los últimos tiempos en las Estrellas Negras. Entró Acquah para acompañar a Agyemang-Badu en el centro del campo, Atsu y André Ayew ocuparon las bandas y Jordan Ayew escoltó a Asamoah Gyan. Detrás quedaron cuatro defensas, y no cinco, aunque no por esta razón mejoró el juego de los ghaneses, muy espeso a lo largo de todo el partido. Argelia, replegada, ordenada, paciente, esperó en su campo, sin presionar en exceso pero sin echarse demasiado atrás. Los jugadores dirigidos por Christian Gourcuff se mostraron mucho más sólidos que en el debut, bloquearon las conexiones con los futbolistas de tres cuartos de campo y cortocircuitaron el fútbol de Ghana. Sin ideas ni creatividad, la principal vía de ataque de los hombres de Grant fue la banda derecha, por donde Afful puso varios buenos centros.

El problema de Argelia fue que tampoco inquietó la portería de Razak. Los Zorros del Desierto asumieron sin rechistar su rol en el encuentro, fueron compactos sin balón y esperaron su oportunidad para salir al contraataque. Con Slimani, con molestias, en el banquillo y Bentaleb en la banda izquierda, Argelia salió menos de lo deseado. No sufría, pero tampoco hacía sufrir a su rival. De vez en cuando Mandi subía por el flanco derecho o Brahimi agitaba un poco el juego entre líneas, pero Argelia especuló con los tres puntos conseguidos en el debut y la necesidad de su adversario. Fue paciente e introdujo a Mahrez y Slimani en la segunda mitad para buscar la espalda de la zaga ghanesa cuando el tiempo corría en contra de las Estrellas Negras. Pero sólo disparó cuatro veces, ninguna de ellas a portería. Aun así, tenía controlada la situación, con un imperial Bougherra en un contexto idóneo para él, arropado cerca del área, defendiendo balones frontales y sin necesidad de correr hacia atrás. Hasta que Gyan apareció para decidir el encuentro. De paso, nos recordó que aún es el mejor delantero africano del momento.

Foto de portada: makeroadssafe

Related posts

1 comments

No me gusto nada Argelia y no entendi porque saco a Brahimi de la banda izquierda.. Muy amarrategui esta Argelia y si siguen asi contra Senegal a la calle.

Deja un comentario

*