La prudencia del Nzalang

Ecuatorial Guinea 2  Pablo Manriquez

La vida está llena de circunstancias cambiantes, impredecibles e incluso ilógicas muchas veces. Saber adaptarse a ellas de la mejor forma posible es sin duda una de las claves para que algo salga bien. Si hace tan sólo 4 meses nos hubieran dicho que la selección de Guinea Ecuatorial conseguiría repetir el pase a Cuartos de Final de la edición de 2012 hubiéramos pensado que se trataba de una locura; claro que tampoco sabíamos que finalmente iba a ser el país organizador de la CAN 2015. El caso es que ante la coyuntura ya de sobras conocida por todos, la selección ecuatoguineana supo adecuarse armando una escuadra renovada, bajo las órdenes de un nuevo seleccionador. Y todo ello en un tiempo récord, para no llegar tarde a la cita con su oportunidad: el choque del 25 de enero de 2015, ante Gabón.

Como viene siendo habitual en esta edición de la Copa África, la tensión que rodeaba el trascendental partido entre Guinea Ecuatorial y Gabón engulló gran parte del juego. Con el pase a Cuartos de final en el horizonte, el balón no es que quemara en posesión de ecuatoguineanos y gaboneses, ardía. El nivel de intensidad era tan sumamente alto y la precisión tan escasa que fue difícil ver una salida de balón limpia en los primeros veinte minutos de encuentro. Dado que la gestión del esférico parecía algo utópica, ambos conjuntos trataron de gestionar los espacios teniendo en cuenta que el centro del campo era prácticamente zona prohibida.

“La tensión que rodeaba el trascendental partido entre Guinea Ecuatorial y Gabón engulló gran parte del juego”.

Así pues, el conjunto de Esteban Becker buscaba descargar una y otra vez el juego mediante Bosio para que el delantero centro cediera a Nsue o Balboa y generar peligro desde ahí. La superioridad aérea de Guinea Ecuatorial sirvió de poco pese a contar con un gran número de acciones a balón parado en la primera mitad. El nulo atino de Javier Balboa en el servicio de la mayoría de córneres y faltas laterales tuvo gran parte de culpa. Por su parte, la Gabón de Jorge Costa buscaba servir balones para los constantes desmarques de ruptura de sus dos ‘crestas’, Pierre-Emerick Aubameyang y un gratamente sorprendente Frédéric Bulot. En este sentido, teniendo en cuenta la dificultad de combinar por el centro, fue clave la aportación de los laterales gaboneses para hacer llegar el balón a sus hombres con más mordiente, especialmente destacable fue la actuación del carrilero zurdo Johann Obiang.

FIL MIDDLESBROUGH NOTTMFOREST 45Nsue, futbolista del Middlesbrough y de la selección de Guinea Ecuatorial (Foto: Focus Images Ltd)

Poco a poco, el ritmo alocado de los primeros 25 minutos se fue apaciguando lo que le permitió a Gabón controlar el balón con más comodidad y empezar a trenzar acciones de verdadero peligro. Aubameyang tuvo el primero tras un centro que remató demasiado centrado y le permitió despejar a Ovono. El delantero del Charlton, Frédéric Bulot, tuvo otra ocasión clarísima pocos minutos después. Parecía que los hombres de Jorge Costa iban domesticando lentamente la bravura de sus vecinos ecuatoguineanos y el gol parecía cuestión de tiempo. Esta sensación se vio incrementada al inicio de la segunda mitad con dos disparos de falta prácticamente consecutivos que obligaron a lucirse una vez más al portero de la selección anfitriona.

Sin embargo, Guinea Ecuatorial supo sufrir en los instantes en los que lo estaba pasando peor y, de repente, todo cambió en el minuto 52. Un intensísimo Javier Balboa se hizo con el balón, trenzó una pared a gran velocidad con Bosio y ya dentro del área fue zancadilleado por Palun. El mismo delantero del Estoril ejecutó el penalti con toda la precisión que le faltó en la primera mitad. Tras el 1-0 era previsible un asedio o al menos una reacción de Gabón, nada más lejos de la realidad. El conjunto gabonés bajó los brazos a falta de media hora larga mientras que los de Becker se lo empezaron a creer de verdad; a partir de entonces se sucedieron varias ocasiones francas para sentenciar. El tridente de ataque (Bosio, Nsue y Balboa) gozó de 3 o 4 oportunidades claras para hacer el 2-0. No obstante, fue el ex de L’Hospitalet y actual jugador del Valencia Mestalla, Iban Salvador, el que con un remate mordido pero suficiente para batir al portero gabonés, certificaría en el 83 el pase de su selección. Incluso el gol de Burkina Faso hizo soñar a Guinea Ecuatorial durante no más de dos minutos que era factible pasar como cabeza de grupo.

Resultado final: Gabón 0-2 Guinea Ecuatorial

Finalmente el Nzalang Nacional pasó como segundo por detrás de Congo y estará en los Cuartos de Final de la Copa Africa que organiza. Un premio merecidísimo para un pueblo y una selección que se movió con presteza para estar a la altura de lo que el destino tenía reservado para ellos. Una vez más, el rayo ecuatoguineano demostró que actuar con rapidez y determinación es la más sensata forma de prudencia.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Increible el ambiente vivido en el Estadio y en todo el país , esto para ellos ya es como haber ganado el campeonato pero no se van a relajar e irán a por todo en los cuartos

Deja un comentario

*