Las 16 selecciones participantes en la Copa de África 2015

Ecuatorial Guinea  Pablo Manriquez

Por Toni Padilla y Tomàs Martínez

La Confederación Africana de Fútbol (CAF) busca potenciar el fútbol en todos los rincones del continente y por eso apuesta por una competición que se juega cada dos años. Y prioriza organizar el torneo en estados que nunca antes fueron sede del torneo. Un intento de democratización del fútbol en un continente con sus intereses ocultos, como todos los otros. Detrás de un torneo, se esconde dinero, eso ya lo sabemos. Con constructores chinos levantando estadios a cambio de favores políticos, luchas en las federaciones y un presidente de la CAF, Issa Hayatou, con sus luces y sombras.

La parte buena del torneo es ver cómo mejora el nivel de muchas selecciones, antes muy inferiores. El torneo cada vez tiene más nivel medio, aunque moleste a los clubes europeos, que pierden a sus estrellas africanas en enero y febrero. Esta próxima Copa de África se jugaba en Marruecos, pero de nuevo, temas no relacionados con el deporte han roto el sueño. Si Libia no fue sede por una guerra, Marruecos tenía miedo del Ébola, aunque casi ninguna selección de estados con esta epidemia se ha clasificado. Marruecos solicitó aplazar la CAN por un año por temor a la propagación del Ébola, pero la CAF se negó y el torneo se organizará en Guinea Ecuatorial. El polémico presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, aceptó acoger el campeonato tras reunirse con el presidente de la organización, el camerunés Issa Hayatou. Dispone de instalaciones (fue sede del torneo conjuntamente con Gabón hace dos ediciones) y es un golpe propagandístico. Además, la selección, eliminada por alineación indebida, jugará su segundo torneo en pocos años.

Artículo relacionado: Sedes errantes

Artículo relacionado: Así vivimos la última jornada de la fase de clasificación

El sorteo de la fase final, que tendrá lugar en las ciudades de Malabo, Bata, Mongomo y Ebebiyin, se celebrará el 3 de diciembre en Malabo. Un sorteo sin Marruecos, eliminada y sancionada. Tampoco estará Nigeria, que no defenderá el título de mejor equipo africano. Stephen Keshi, siempre enemistado con la Federación, se largó de la selección después del brillante Mundial. Y en octubre, ya le pidieron que volviera. Una de las naciones más pobladas del mundo, afectada por la violencia en el norte, ha vivido pendiente de sus ‘súper águilas verdes’’, que no reaccionaron a tiempo y perdieron todas las opciones de disputar la CAN en el último choque, que empataron contra Sudáfrica tras ir perdiendo por 0-2. Este miércoles acabó la fase de clasificación y ya tenemos, pues, los 16 finalistas. Se metían los dos primeros de los siete grupos y el mejor tercero. A continuación, los 16 equipos que buscarán ser campeones en tierras guineanas:

Nigeria campeon GovernmentZA

Nigeria no podrá defender el título de campeón. Foto: GovernmentZA

Argelia

Después de brillar en el Mundial, Vahid Halihodzic abandonó el banquillo de los ‘Fennecses’ y llegó el francés Chrisstian Gourcuff. En su primera aventura en una selección, el bretón no ha fallado y Argelia ha ganado con comodidad su grupo. Malí, Malaui y Etiopía han sido barridos del campo por una generación madura. Argelia vive días buenos (el Sétif ganó la primera Champions para un club argelino desde 1990) y los Soudani, Brahimi, Mahrez, Feghouli y Slimani marcan diferencias. Si en 1990 un club argelino ganó la última Champions, en 1990 Argelia ganó por última vez la CAN. Es más, el equipo ni ha jugado semifinales desde entonces. Halliche, Bougherra, Medjani y Mesbah aportan experiencia en defensa en un equipo que sobre la base del trabajo de Halihodzic aspira a ser más protagonista. Gourcuff no quiere un equipo que se deje dominar y aspira a marcar el ritmo siempre. Con él, cobran más protagonismo jugadores verticales como Brahimi, Feghouli o Mahrez.

Burkina Faso

Sorprendente subcampeón en la anterior edición, mantiene a sus principales figuras y también al técnico que hizo posible la medalla de plata en Sudáfrica, el belga Paul Put. A los Bakary Koné, Bancé, Pitroipa, Kaboré y Alain Traoré hay que sumar tres buenos futbolistas que cada vez gozan de mayor protagonismo con la selección como Bertrand Traoré, Jonathan Zongo y el nacionalizado Steeve Yago, defensa del Toulouse. Hace 12 meses se quedaron a un gol de disputar su primer Mundial de la historia y cada vez compiten mejor. Así se explica que únicamente hayan perdido un partido en un grupo con rivales de nivel bastante parejo.

Burkina Faso Foto: Dormiveglia

Burkina Faso aspira a repetir la final de 2013. Pero no será fácil. Foto: Dormiveglia

Cabo Verde

Una alineación indebida alejó a Cabo Verde de la repesca mundialista. Pero se trata de una selección que está haciendo bien las cosas en los últimos tiempos. Debutó en la CAN de 2013, llegó a los cuartos de final, dejó una grata impresión y repetirá dos años más tarde en Guinea Ecuatorial. Entonces demostró ser un equipo bien trabajado en lo táctico, ordenado y rápido para golpear si se le conceden espacios. Los detalles técnicos de Platini y Ryan Mendes en tres cuartos o la jerarquía de Babanco en el centro del campo pueden dar que hablar en la Copa de África.

Camerún

Sigue Volker Finke, el seleccionador que no gestionó con acierto a la selección camerunesa en el Mundial de Brasil, pero el equipo africano ha cambiado por completo. Tras una importante limpieza en la que han desaparecido figuras importantes hasta la fecha como Assou-Ekotto, Itandje, Makoun, Song, Webó o Samuel Eto’o (los dos últimos, retirados con la selección), Los Leones Indomables han mostrado una versión mucho mejor. Líderes en su grupo clasificatorio por encima de Costa de Marfil y la República Democrática del Congo, han empezado a entrar piezas jóvenes e ilusionantes como el guardameta del Barcelona B, Ondoa, los jóvenes Guihoata (Valenciennes) y Oyongo (RB New York) en defensa, o los atacantes Aboubakar (4 goles) y N’Jie (3 dianas). Por el camino queda un impactante 4-1 frente a Costa de Marfil y un registro de 9 goles a favor por un único tanto en contra.

Eto'o Assou Ekotto Camerún mustapha_ennaimi

Dos pesos pesados de Camerún como Samuel Eto’o o Assou-Ekotto no han regresado a la selección tras el Mundial. Foto: mustapha_ennaimi

Congo

Claude Le Roy cruzó el río en 2013. El río que separa la República Democrática del Congo del Congo. Entrenador de los ‘diablos rojos’ desde 2013, Le Roy ha conseguido clasificar esta selección para la fase final. Un éxito, pues es solamente la segunda presencia de los congoleños en una fase final desde 1992. El grupo, con nigerianos y sudafricanos, era muy complicado. Una victoria 2-3 en Nigeria, con partidazo de Thievy (Almería), dejó a los congoleños cerca del milagro, aunque Nigeria se vengó en el partido de vuelta (0-2, con Enyeama parando un penalti). Igualmente, Congo afrontaba la última jornada sabiendo que si ganaba, sería la mejor tercer clasificada. No falló, a diferencia de Nigeria, por lo que hasta pudo terminar segunda en su grupo. Le Roy trabaja con una selección muy joven, con muchos jugadores de la liga local, especialmente del Leopards, el equipo más grande del país. En defensa, los relativamente desconocidos Francis N’Ganga (Charleroi), Igor N’Ganga (Aarau) y Boris Moubhibo (Leopards) son fijos. Delvin N’Dinga, del Olympiakos, manda en el centro del campo y Le Roy ha apostado sus cartas en ataque a Thievy. Mal no le ha ido.

Costa de Marfil

Hervé Renard tomó las riendas de los ‘elefantes’ después del adiós de Lamouchi. El hombre que realizó milagros con Zambia ha sufrido en un grupo complicado, pues dos gigantes (Camerún y Costa de Marfil) quedaron emparejados con la RD Congo, siempre competitiva. Ha sido un grupo extraño, pues Sierra Leona, una de las naciones afectadas por el Ébola, ha jugado todos sus partidos fuera de casa. O sea, jugó en dos ocasiones contra Camerún en Camerún, contra los marfileños en Costa de Marfil y contra los congoleños en el Congo. Ya sin el retirado Drogba, pero con muchos pesos pesados como los hermanos Touré y Kalou, Costa de Marfil no ha brillado. Perdió 4-1 contra Camerún y los congoleños los sorprendieron en casa 3-4. Se han metido gracias a los 6 puntos contra Sierra Leona, entrando por la puerta de atrás. Con Kalou, Bony y Gervinho en ataque, un centro del campo con Touré Yaya, Serey Die y Gradel, y Aurier en un lateral, es un pedazo de selección. Aunque sigue sin encontrar centrales que ocupen el espacio de Zokora y Kolo Touré, demasiado lentos ya. En 2006 y 2012, Costa de Marfil perdió la final. Una espina clavada. Sólo se ganó el título en 1992, cuando no se disponía de jugadores del nivel actual. Parece una maldición.

Artículo relacionado: Casi pero no

Aubameyang Borussia Dortmund Gabon Focus

Aubameyang es el líder de la selección de Gabón. Foto: Focus Images Ltd.

Gabón

Convertido en una realidad, Gabón vive su época durada. Considerada históricamente un rincón periférico del fútbol africano, en 1994 debutó en una fase final. En 2006 repitió. Y en las tres últimas ediciones no ha fallado, llegando a los cuartos de final en 2012, cuando fue sede de forma conjunta con Guinea Ecuatorial. El portugués Jorge Costa vive su primera experiencia con una selección y, de momento, no le va mal. En un grupo con tres rivales de nivel y un invitado sorpresa (Lesotho), las panteras no han fallado, superando a los angoleños. Pese a disponer de uno de los jugadores de moda, Pierre Emerick Aubameyang (Borussia Dortmund) como titular y apostar por un 4-3-3, Gabon ha destacado por su orden: mete pocos goles y le meten menos. Queda fuera el veterano Daniel Cousin, superado por nuevos delanteros como Romaric Rogombé (juega en el Leopards del Congo) o Frédéric Bulot del Charlton. Madinda, del Celta, suele ser titular en el centro del campo al lado de Biyogo Poko del Girondins y Ndong, del Sfáxien tunecino.

 Ghana

La última vez que las ‘estrellas negras’ ganaron la Copa fue en 1982. No poder ganar la CAN es una herida en la nación quizás con más tradición futbolística, la selección que fue referencia en los años 60 y brilló en el Mundial de 2010. Después del Mundial de Brasil, Maxwell Konadu ha sido el entrenador interino del equipo. Ghana no ha enamorado en un grupo complejo, con tres selecciones de nivel medio (Togo, Uganda y Guinea), perdiendo en Kampala 1-0 y clasificándose sólo en el último partido en casa contra Togo. Konadu ha perdido por lesión algunos jugadores importantes durante las eliminatorias, como Asamoah Gyan y Kwadwo Asamoah (Juventus), apostando por nuevas caras como el delantero Emmanuel Osei Banahene, un chico de 26 años que juega en la liga de Arabia Saudí. Konadu tiene claro que no será el entrenador en la fase final pues está casi cerrado el contrato con Avram Grant. La Federación negoció con el que fuera entrenador del Chelsea y con el español  Juan Ignacio Martínez, apostando por el israelí. Ghana dispone de una de las plantillas con más experiencia y nivel medio. Los hermanos Ayew, hijos del mítico Abedi Pele, el centrocampista del Udinese Emmanuel Agyemang-Badu, Atsu (Everton), Wakaso (Celtic) o Rabiu (Kuban) forman un centro del campo potente, con llegada. Gyan, que ha marcado en 4 de los 6 partidos, podrá jugar en la fase final con un equipo que sufre un poco en defensa.

Asamoah Gyan - Ghana - Globovision

Cuatro años más tarde, Asamoah Gyan sigue siendo la gran referencia ofensiva de Ghana. Foto: Globovisión.

Guinea

Guinea ha sido un invitado fijo en las últimas ediciones de la CAN. Faltó en 2010. Pero en 2004, 2006 y 2008 siempre llegó a los cuartos de final. El francés Michel Dussuyer vive su tercer periplo en la selección y ha conseguido meter a sus chicos en la fase final pese a ser una de las dos selecciones afectadas por el Ébola. Como en el caso de Sierra Leona, no ha jugado sus partidos en casa. Los guineanos han elegido jugar en sitios como Marruecos, sin público, consiguiendo cumplir los pronósticos aunque Uganda ha puesto las cosas difíciles. De hecho, fue en Casablanca donde los guineanos ganaron el encuentro definitivo contra los ugandeses. Guinea dispone de una generación interesante. En ataque, Ismael Bangoura (Nantes), Alhassane Bangoura (Rayo) o el joven del Lyon Yattara. Aunque el máximo goleador ha sido Soumah, del Slovan eslovaco. Kevin Constant es fijo al lado de Conté (Anderlecht), con una defensa más inexperta.

Guinea Ecuatorial

De equipo eliminado en la primera ronda por alineación indebida de Thierry Fidjeu a disputar la Copa de África como anfitrión. La Nzalang Nacional acogerá la CAN por segunda ocasión en tres ediciones (ya lo hizo en 2012, compartiendo protagonismo con Gabón). No obstante, su nivel competitivo es incierto, pues apenas ha disputado un par de encuentros oficiales en el último año. En principio se mantienen varios de los protagonistas del bloque cuartofinalista en 2012, como Juvenal, Sipo o Kily, pero falta ver si Guinea Ecuatorial es capaz de convencer a varios futbolistas de ascendencia ecuatoguineana para disputar la CAN que se celebrará en su país. Sin embargo, no hay que olvidar que en 2012 cayó en cuartos de final.

Mali

Tercera en las dos últimas ediciones, Mali ha defraudado en las eliminatorias. Dos derrotas contra los etíopes (2-3 en casa) y Malaui (2-0) complicaron de lo lindo la clasificación de las ‘águilas’. Al final, el equipo de Henryk Kasperczak se ha metido en la fase final sin buenas sensaciones. Cheick Diabaté (Girondins) y Mustapha Yatabaré (Trabzonspor) meten los goles en un equipo liderado por Seydou Keita. Kasperczak ha provado al delantero del Mouscron Abdoulaye Diaby. Seydou Keita es una estrella solitaria en un equipo buscando nuevos referentes. Yacouba Sylla intenta mandar en el centro del campo de un equipo sin brillo. En defensa, Diawara (34 años, del Tours francés) aún manda acompañado de Tamboura, del Randers danés. A Mali le faltan defensas sobrios, con Idrissa Coulibaly, del Raja de Marruecos y Ousmane Coulibaly, del Platanias griego, luchando por abrirse paso.

Bolasie Crystal Palace Focus

Bolasie anotó dos de los tres goles de la victoria de la RD Congo contra Sierra Leona. Foto: Focus Images Ltd.

República Democrática del Congo

El último país que confirmó su presencia en la Copa de África gracias al triunfo de Túnez contra Egipto. Gracias a los norteños, la RD del Congo fue el mejor tercero de la fase previa, por detrás de Camerún y Costa de Marfil en uno de los grupos más complicados. Arrancó muy mal, perdiendo los dos primeros partidos en casa contra las dos potencias, pero cogió aire ganando en Abiyán por 3-4. Este selección combina a varios futbolistas de una de las mejores ligas de África (TP Mazembe, básicamente) con jugadores asentados en clubes europeos de cierta relevancia en las grandes ligas. La mezcla de miembros del TP Mazembe con los Bolasie, Makiadi, Mulumbu o Mbemba puede dar buenos resultados en la CAN. En Guinea Ecuatorial se debería sumar Mbokani, que se ha perdido toda la fase de clasificación por lesión.

Senegal

Tras varias experiencias decepcionantes (se perdió la CAN en 2010 y 2013, no juega un Mundial desde 2002), Senegal se clasificó con una jornada de antelación en uno de los grupos más complicados de la fase previa. Sólo perdió en Túnez (con un gol en el descuento) y, en general, sorprenden sus números: siete goles marcados por uno encajado. Sorprenden más todavía si tenemos en cuenta que es un país con una excepcional nómina de delanteros (Mané, Diouf, Sakho, Sow, Demba Cissé, Demba Ba…) pero con varios defensas no demasiado curtidos en competiciones internacionales, aunque varios militen en clubes de Francia e Italia. Detrás de la mejoría de Senegal encontramos a Alain Giresse, que ya desde 2006 está trabajando a buen nivel en selecciones del continente africano como Gabón y Malí.

Sudáfrica

Ephraim Mashaba fue elegido seleccionador en julio de 2014 y no ha fallado. Hombre de fútbol sin demasiada fama fuera de su país, ha conseguido que los ‘bafana bafana’ no fallen en un grupo duro, con nigerianos, sudaneses y congoleños. Sudáfrica no ha perdido ni un partido y pudo visitar Nigeria en la última jornada ya clasificada. Una fase de clasificación marcada por la muerte del portero Renzo Meyiwa, asesinado durante un intento de robo. Ahora, Darren Keet, del Kortrijk belga, deberá disputar la titularidad en el arco con el portero de los Kaizer Chiefs, Khuzwayo. Los ‘bafana bafana’ han priorizado el orden defensivo (empataron en casa 0-0 con congoleños y nigerianos), con Ngcongca (Genk) y Mathoho (Kaizer Chiefs) como puntales. Es un equipo relativamente joven e inexperto. Serero, del Ajax, da equilibro al centro del campo, con Kamohelo Mokotjo (Twente) en un momento de juego positivo. Tokelo Rantie, ariete del Bournemouth que brilló en el último partido contra Nigeria, pone les goles en un equipo sin buenos delanteros. Y con un centro del campo trabajador, con pegada. Mashaba, de 64 años, confía en jugadores jóvenes y aprovecha su conocimiento de la liga local para dar oportunidades a hombres descartados hasta el momento. La hinchada ha celebrado la presencia de un entrenador local que conoce la casa.

Sudáfrica Foto: GovernmentZA

Sudáfrica intentará mejorar la pobre imagen mostrada en la última Copa de África. Foto: GovernmentZA

Túnez

El belga George Leekens, sustituto de Ruud Krol en el banquillo de las águilas de Cartago, ha conseguido su primer objetivo con cierta facilidad. Túnez se clasificó en un grupo complicado, con senegaleses y egipcios, con asombrosa facilidad. Ganó 0-1 en El Cairo, empató 0-0 en Senegal y en casa, derrotó a los tunecinos por 1-0 y Botswana por 2-1. Un 0-0 final en Gaborone contra Botswana confirmó la clasificación de los campeones en 2004. Un partido feo, sin ocasiones. “No somos Alemania, primero toca defender y después se trabajará en otros aspectos”, dijo el seleccionador belga, que fuera de casa ha apostado por defensas de cinco. Priorizando la defensa. Los destellos de magia los ponen Fakhreddine Ben Youssef, el delantero del Sfáxien, y Hamza Younes del Ludogorets, titulares por delante de los Chermiti o Khalifa. Con muchos jugadores de la liga local, Leekens confía en la experiencia de defensas como Mohsni, del Rangers escocés, o Ben Yousedd, del Astra rumano. Msakni y Kharzi, del Girondins, ganan galones en el centro del campo, con Chikhaoui como corazón del equipo.

Zambia

Su fase de clasificación empezó mal, fatal, con dos puntos de los primeros nueve posibles, pero lo arregló venciendo en el cuarto y el quinto partido. Conserva un buen recuerdo de su última visita a Guinea Ecuatorial en la CAN, pues ganó por primera vez el torneo africano de selecciones en 2012 y mantiene gran parte de su carisma. Sigue Mweene, ese portero que tira penaltis, los chicos a los que Renard se llevó al Sochaux (Mayuka, Sunzu y Sinkala) y los míticos hermanos Katongo junto a Kalaba en ataque, aunque estos tres se han perdido la última convocatoria. A ellos se les suma el lateral zurdo Mbola, el segundo futbolista más joven en jugar una CAN y que llegó a militar en el Porto y varios futbolistas menores de 23 años que poco a poco van sacando la cabeza en busca de protagonismo.

Foto de portada: Pablo Manriquez

Related posts

6 comments

Hamza Younes no es titular por delante de Chermiti en Túnez, de hecho ninguno de los dos deben ser titulares con el equipo al completo yo creo.

Hámza Younes es poco importante en el seleccionado tunecino, no como dice en el artículo. Me sorprende debido a su buen rendimiento en el segundo orden europeo.

Espero mucho de Camerún, con una nueva generación más que ilusionante, y eso que algunos como Gäel Etock o Fabrice Olinga se quedaron por el camino y no han conseguido cuajar de forma definitiva, quedándose en promesas (ojo, que es prontísimo para darlos por acabados, que son chavales).
A mi juicio, ha venido de perlas limpiar el vestuario de grandes jugadores que tenían demasiado peso en él, demasiada influencia en la Federación, y mantenían entre ellos roces personales (como es el caso de Song y Eto’o). Pierdes jugadores de alto nivel, pero ganas estabilidad, generas ilusión y tienes el hambre de los chavales a tu favor.
Tengo a Camerún como una de las principales favoritas, en primer lugar, porque se ha clasificado invicta (no comento el pacto con Costa de Marfil), y en segundo lugar, por jugadores: N’Kolou, Kana-Biyik, Matip, Choupo-Moting, Aboubakar… y desde abajo aprietan jóvenes entre los que destacaría a Dongou, N’Jie, Beleck o Bagnack. Me ha llamado la atención esta temporada Breel Embolo, y apunto también a Minala.

También me gustaría ver los partidos de Senegal, con su amplio abanico de opciones ofensivas, y cómo no, Ghana, a la que le sobra potencial para hacer algo importante en el torneo.
PD: lo que sea, con tal de no ver otro campeón como la Nigeria de la edición pasada, que aburrió hasta a las moscas, por mucho que mereciera el título y se lo ganara con sudor.

¿Cómo de importante está siendo Garry Rodrigues en esta Selección de Cabo Verde? Dicen que es un combinado joven y talentoso, pero desconozco su papel en el equipo, más allá de que suele jugar bastante y que su último partido jugó los 90′. La verdad es que lo echaremos de menos en Elche esas semanas de ausencia, dada la corta longevidad de la plantilla y su importante función en el Elche C.F.

Deja un comentario

*