Fuego amigo

Sudáfrica - AfricanGoals2010

Sudáfrica jugó muy bien. Mejor de lo esperado. Mucho mejor de lo esperado. Plantó cara a Argelia, una de las grandes favoritas a ganar la Copa de África, y le gritó al continente que no quiere ser el rival débil del Grupo de la muerte. Que ya pueden haber prescindido de Serero y viajar a Guinea Ecuatorial con 18 futbolistas de la liga local que competirán todos los partidos. Después de un tramo inicial en el que ambas selecciones se tanteron y los norteafricanos llevaron la iniciativa, Sudáfrica desplegó un fútbol magnífico. Sus futbolistas fueron explosivos; sus pases, rápidos; sus ataques, verticales. El balón circuló a gran velocidad y Argelia sufrió para contener los ataques de los cohetes sudafricanos. Sufría sobre todo por la banda derecha, la de Mandi, por donde se internaban Manyisa y el resistente lateral Matlaba. Pero ese flanco no fue la única fuente de peligro. Antes del descanso, Furman disparó al larguero y M’Bohli firmó dos intervenciones de mucho mérito para mantener el empate a cero en el marcador. De la Argelia que gustó en el Mundial no quedaba casi nada. Seguían los mismos futbolistas, pero la etiqueta de candidato pesaba. Sudáfrica ya estaba avisada y vacunada para hacer frente a lo que se iba a encontrar.

La sensación de naufragio argelino se acentuó en los primeros minutos del segundo tiempo. Se mantuvo el dominio sudafricano y, sobre todo, llegó el primer gol en una acción colectiva sensacional que reflejaba el partido a la perfección: Sudáfrica entró tocando, casi combinando de primeras, hasta la frontal del área chica de Argelia mientras los defensores de Christian Gourcuff miraban cómo los rivales se pasaban el balón. La triangulación, protagonizada por Vilakazi y Rantie, terminó en los pies de Phala, que no perdonó. Se adelantó Sudáfrica con un gol precioso, pese a la pasividad argelina, que confirmaba su superioridad. Y pudo ampliar la diferencia apenas un par de minutos más tarde, cuando Mandi cometió un claro penalti. Pero Rantie apostó por agujerear la red con un disparo potentísimo y estrelló la pelota contra el larguero. Primer grave error sudafricano en la noche de Mongomo.

Rantie Bournemouth Sudáfrica - Focus

Rantie falló un penalti con 1-0 a favor de Sudáfrica. Foto: Focus Images Ltd.

El penalti fallado dio alas a los Zorros del Desierto, que poco a poco se fueron despertando tras el susto infligido. Primero avisó con una doble ocasión de Slimani que detuvo el portero Keet con la ayuda del poste. Luego, Christian Gourcuff agitó el banquillo, dio entrada a Belfodil y Taïder y Argelia se preparó para el tramo decisivo. El equipo no lograba atacar con continuidad, ni tampoco encontraba a Brahimi y Feghouli con la frecuencia que le hubiese costado, pero poco a poco acorraló a Sudáfrica en su propio área. Entonces, fue cuando una ayuda de Sudáfrica facilitó la remontada de los argelinos. Centró Brahimi desde la izquierda y peinó el central Hlatshwayo hacia su propia portería. Keet, impotente, sólo pudo observar cómo el balón le superaba después del ligero desvío de su compañero. Segundo grave error sudafricano en la noche de Mongomo.

Con el empate, Argelia creyó en la remontada y se aprovechó de la conmoción sudafricana, pues los Bafana Bafana tardaron en rehacerse del tanto encajado. Tardaron tanto que cinco minutos después vieron cómo Ghoulam se zafaba de su par y entraba completamente solo en el área. El futbolista del Nápoles fusiló a Keet por el palo corto, con un disparo potente pero poco colocado que a un portero habría que pedir que lo parara en cualquier competición excepto en la Copa de África. Sin embargo, lo peor llegó unos minutos después, cuando el guardameta sudafricano no blocó un disparo blando de Slimani. El remate, raso, se coló entre sus guantes, en una imagen que reflejó lo que fueron los últimos minutos de partido para Sudáfrica, que dejó escapar tres puntos muy valiosos en un grupo tan apretado. Tercer y cuatro grave error sudafricano en la noche de Mongomo. Keet, que había transmitido unas sensaciones más que correctas a lo largo del primer tiempo, descolgando bastante bien varios centros laterales, y que había mantenido a flote a Sudáfrica deteniendo un disparo de Slimani nada más fallar Rantie desde los once metros, se convirtió en villano al cometer dos errores de bulto en los dos últimos tantos. El fútbol a veces es cruel.

Sudáfrica Keet www.rsca.be

Keet intenta detener un penalty en un partido de liga contra el Anderlecht. Foto:  www.rsca.be

Fueron tres errores puntuales, casi aislados, que costaron goles en contra y derrumbaron un muy buen partido de Sudáfrica. Fue un penalti fallado que pudo noquear a Argelia y devolvió a los norteafricanos al choque. Fue una derrota dolorosa que complica mucho el panorama de la selección sudafricana, que mantuvo a raya a las estrellas argelinas pero no que no pudo hacer nada para detener a sus propios futbolistas, más peligrosos que los rivales en los momentos decisivos. También fue una victoria con muy poco brillo de Argelia, que no jugó bien pero que sumó tres puntos pese a ello, señal de selección competitiva. A diferencia de Keet, M’Bohli mantuvo a su equipo con vida en los instantes claves y sigue de dulce, como en Brasil.

Foto de portada: AfricanGoals2010

Related posts

1 comments

fue un partido increible. no he disfrutado tanto viendo un partido desde hacia mucho tiempo. Rantie, Vilakazi, Phala y Keet me gustaron muchísimo, jugadores que ya pueden jugar en un mejor equipo de Europa.

Deja un comentario

*