Una nueva oportunidad para Costa de Marfil

Costa de Marfil celebra Groundhopping Merseburg

Apareció Yaya Touré en un buen momento para adelantar a Costa de Marfil en el marcador. Hizo lo que se le pide a una estrella como él: que marque diferencias en los instantes decisivos. No se sentían cómodos los marfileños ante el impetuoso arranque de la República Democrática del Congo. Pero el centrocampista del Manchester City cazó un balón suelto en la frontal del área y lo enganchó de primeras al fondo de la red. Cañonazo, zapatazo imparable para Kidiaba, para reivindicarse en una Copa de África discreta hasta ahora para el capitán de Costa de Marfil. Golazo para encarrilar la semifinal y acercarse un poco más a un título que se le resiste a esta generación marfileña.

Yaya Touré Costa Marfil Manchester City - Focus

Yaya Touré marcó el primer gol del partido. Foto: Focus Images Ltd.

Apareció Gervinho antes del descanso para desnivelar de nuevo el encuentro. Apareció el futbolista de la Roma en un momento oportuno y en una de sus acciones preferidas: el contraataque. Recuperó el balón muy arriba Costa de Marfil (o lo perdió de forma grotesca la RD Congo) y Bony tuvo todo el tiempo del mundo para decidir si le pasaba el balón a Gradel a su derecha o a Gervinho a su izquierda. Finalmente optó por el extremo romanista, que definió de primeras y superó la salida de Kidiaba. Gervinho arrancó la Copa de África con mal pie, expulsado ante Guinea en el debut, motivo que le dejó fuera de las dos últimas jornadas de la fase de grupos. Sin embargo, el velocísimo extremo regresó para la fase decisiva y ya ha anotado dos goles en los dos últimos partidos.

Celebró Hervé Renard, que ha alcanzado su segunda final de CAN en su tercera participación en una Copa de África. Nigeria eliminó a su selección zambiana en 2010, pero en 2012 alzó el trofeo y aspira a repetir título en 2015. Costa de Marfil no ha maravillado, pero cada vez concede menos opciones a los adversarios. Es un equipo relativamente sólido, sobre todo después del paso a la zaga de tres centrales y dos carrileros que ha estabilizado a un equipo que en los últimos tiempos tendía a partirse en dos demasiado a menudo. Con él, han emergido las figuras de los jovencísimos Bailly y Kanon para escoltar al veteranísimo Kolo Touré en el eje de la defensa. Falló el primero, nuevo futbolista del Villarreal, en dos acciones clave del primer tiempo (cometió el penalty del 1-1, que transformó Mbokani), pero en general la CAN del joven defensor militante en el fútbol español es positiva. También debuta en un gran torneo Kanon, central del ADO Den Haag, que apareció en un saque de esquina para sentenciar la semifinal. Savia nueva respecto al bloque que perdió las finales de 2006 y 2012 en sendas tandas de penaltis contra Egipto y Zambia.

Costa de Marfil celebra Groundhopping Merseburg

Costa de Marfil disputará su cuarta final de la CAN. Foto: Groundhopping Merseburg

Sin embargo, tampoco hay que olvidar al equipo que cayó, la República Democrática del Congo. Empezó bien, pero se diluyó con el paso de los minutos y se desorganizó sola, sin necesidad de que Costa de Marfil le llevara a ello. Si bien es cierto que generó peligro en los primeros minutos, con balones largos cerca de Bailly, en desventaja en la pugna con Bokila y Mbokani, la selección congoleña se partió con una enorme facilidad y concedió multitud de contraataques a un equipo que dispone de futbolistas rápidos como Gradel y Gervinho para masacrar con espacio para correr. Perdió bastantes balones en el centro del campo y quedó muy expuesta a las acciones de contragolpe. Zakuani se multiplicó en las coberturas, pero no fue suficiente. Además, sorprendió que Mbokani se marchara sustituido a falta de media hora para el final, con 1-2 en el marcador. Aun así, alcanzar las semifinales en un torneo en el que Bolasie no ha rendido, ni por asomo, a su máximo nivel, y con Mulumbu lesionado en los choques decisivos tiene bastante mérito. Buen trabajo el de Florent Ibengé, actual entrenador del AS Vita Club congoleño y uno de los tres seleccionadores africanos presentes en la competición. Aún pueden ganar la medalla de bronce e igualar su mejor registro en los últimos cuarenta años de competición: el tercer puesto de 1998.

Foto de portada: Groundhopping Merseburg

Related posts

Deja un comentario

*