Ovono desespera a Burkina Faso

burkina Faso -  Dormiveglia

Pitroipa y Alain Traoré se entienden muy bien. Llevan jugando juntos mucho tiempo y se compenetran a la perfección. La pareja que forman en la delantera es lo más peligroso de Burkina Faso, vigente subcampeón de África. Lo demostraron una vez más ante la selección de Gabón, pese a la derrota de su selección. Put dejó en el banquillo a Bancé, delantero más corpulento pero menos móvil, y alineó a Pitroipa en punta, con Alain un poco por detrás. Mientras Alain  Traoré bajaba a recibir, y retrocedía unos metros para entrar en contacto con el balón, Pitroipa se colocaba en el lugar adecuado y empezaba a correr. En el momento idóneo, zas, pase en profundidad del atacante del Lorient para que su compañero quedara en ventaja y resquebrajara todo el sistema defensivo adversario. Burkina Faso creó peligro de forma reiterada a través de este mecanismo, pero no noqueó a Gabón. Entre el acierto de Ovono bajo palos y la mala definición de los atacantes burkineses, de nada sirvió el torrente de ocasiones.

Gabón fue mucho más eficaz. No defendió demasiado bien, pero tampoco lo necesitó. Como Burkina Faso, Gabón también sabe manejarse muy bien con espacios. Es una de las ventajas de disponer de Pierre-Emerick Aubameyang, uno de los futbolistas más rápidos de la élite en la actualidad. Entre el extremo del Dortmund, Bulot y el velocísimo Evouna, Gabón castigó a Burkina Faso cada vez que recuperaba el balón. Sus atacantes siempre le daban una salida. Era echarles el balón largo y estirar al equipo. Así, en una acción rápida, se adelantó Gabón con un buen tanto de Aubameyang. Le frenó Sanou en primera instancia, pero el balón le cayó de nuevo al futbolista del Dortmund, que tuvo la paciencia de pararse y definir con clase. Aubameyang no apareció con excesiva continuidad, pero cada vez que encaraba a un burkinés o gozaba de metros para correr desequilibraba con una facilidad pasmosa. Al fin y al cabo, es uno de los futbolistas de la CAN con mayor nivel y cartel, algo que debe demostrar liderando a Gabón hacia la segunda fase.

Borussia Dortmund v Arsenal UEFA Champions League

Pierre-Emerick Aubameyang calentando en un partido de Champions League con el Borussia Dortmund: Focus Images Ltd.

El problema para Gabón llegará el día que no tenga espacios para atacar, el rival se le encierre y sus delanteros se ahoguen sin metros para correr. Pero, con el marcador a favor, el guion del partido se acentuó. Burkina Faso llevó la iniciativa e intentó romper la zaga de una Gabón que amenazaba con sentenciar si su rival se despistaba. Emergió la figura de Bertand Traoré, desequilibrante a través de su conducción, pero el atacante del Vitesse tampoco pudo superar a Ovono. Su hermano Alain, del Lorient, se topó con el larguero en un lanzamiento de falta y poco a poco los hombres de Paul Put fueron perdiendo moral. Al atacar Burkina Faso con menor fe, el dominio fue menos avasallador y el partido se rompió. Gabón salió al contraataque con mayor frecuencia y reinó el caos en una exhibición de carreras largas y ataques verticales, precioso para el espectador. Sin centro del campo, el encuentro se convirtió en un constante ir y venir.

En una acción individual brillante de Bulot, el extremo del Charlton Athletic dejó sentado a su par y puso el balón -con la pierna mala, la derecha- en la cabeza de Evouna. El delantero de Gabón, un espectáculo tirando desmarques de ruptura a lo largo de todo el encuentro, cabeceó con violencia al fondo de la red y cerró un choque que deja a Burkina Faso con un amargo sabor de boca, pues dispuso de ocasiones de sobra para puntuar. Sin embargo, lo positivo es que si juega como en el debut será complicado que sus resultados no mejoren contra Guinea Ecuatorial y Congo.

Foto de portada: Dormiveglia

Related posts

Deja un comentario

*