Sow culmina una remontada agónica

Giresse

Parecía sentenciado. Todo apuntaba a que Senegal y Ghana firmarían el cuarto empate a uno en el quinto partido de la Copa de África. Pero Moussa Sow, más listo y rápido que nadie, lo impidió en el descuento. Quizás porque Mensah estaba algo relajado, pensando en el punto que iba a sumar su selección y que se le escapó en el último suspiro. Coundoul colgó el balón a la frontal de área y Mensah y Sow saltaron por él. El delantero senegalés no lo ganó, pero incomodó al zaguero para que el esférico quedara muerto en esa zona, permitiendo así una segunda acción a continuación. Cuando Mensah se quiso dar cuenta que la jugada seguía, Sow se encontraba totalmente sólo en el área, listo para rematar una rápida combinación de tres atacantes rivales. El ariete del Fenerbahçe, que había salido desde el banquillo, no perdonó y dio la victoria a su equipo en un partido que Senegal arrancó perdiendo.

La primera mitad de los hombres de Alain Giresse fue mala, de hecho. Muy mala y también decepcionante. Tanto Ghana como Senegal plantearon el partido con sistemas prácticamente idénticos, con tres centrales, dos carrileros largos y mucho músculo en el centro del campo. Giresse introdujo a Pape Diop en una posición similar a la de mediapunta, por delante de Kouyaté y Gueye, y dejó arriba, muy aislados, a Mame Biram Diouf y Dame N’Doye. El once inicial de Giresse estuvo condicionado por la ausencia de Mané, que aún no se ha recuperado a tiempo de su lesión, del mismo modo que Avram Grant no pudo contar con Asamoah Gyan, enfermo leve de malaria. Aun así, Ghana disponía de mayor calidad en la parcela ofensiva, con Atsu y los hermanos Ayew prestos para salir al contraataque.

Ghana vs Senegal - Football tactics and formations

Esquemas iniciales.

Ambos equipos se neutralizaron a lo largo del primer tiempo, pero Senegal cometió más errores que su rival. El primero, en un rápido contragolpe iniciado por Baba Rahman, continuado por Agyemang-Badu y casi culminado por Atsu, derribado por el guardameta Coundoul dentro del área. André Ayew transformó el penalty y adelantó a Ghana, que pudo matar el choque a los veinte minutos de haber estado más acertado Atsu de cara a portería. Jordan Ayew provocaba faltas cada vez que recibía el balón y desquiciaba a los centrales senegaleses, incapaces de contenerle. Además de sufrir en defensa, sobre todo en acciones de contraataque, Senegal no atacaba bien. Cuando tenía el balón, los pases senegaleses eran horizontales y no creaban sin ningún tipo de peligro. Con el marcador en contra y un centro del campo muy físico pero carente de creatividad, la mejor manera de llevar la pelota al área era mandarla en largo para que la pescaran Diouf y N’Doye. Así generaron dos ocasiones muy claras antes del descanso: un cabezazo de Mbodji al larguero y un remate de chilena que detuvo el guardameta del Mirandés, Razak. Acciones aisladas, en cualquier caso.

Sin embargo, el rumbo del encuentro cambió tras la renudación. Giresse sustituyó a Djilobodji, dio entrada a Gassama y Senegal fue mucho más profunda. Abandonó la zaga de cuatro, dio un pase hacia delante y se instaló en campo contrario. Echó de menos un futbolista como Sadio Mané, capaz de cambiar el ritmo de sus ataques, pero al menos Senegal empujó a base de jugar por los flancos, sobre todo por el derecho. Senegal colgó balones, bombardeó el área de Ghana y los hombres de Grant dejaron de salir de su mitad de campo. Así pues, la selección senegalesa ya no sufrió con la posibilidad de que le engancharan al contraataque. Y, además, empató gracias a un centro lateral que cabeceó Diouf en dos ocasiones: primero al poste y, justo después, al fondo de la red tras recoger el rebote.

Ghana vs Senegal - Football tactics and formations

Así empezó la segunda mitad.

El gol dio alas a Senegal, muy superior a lo largo de la segunda mitad. Con Ghana grogui, noqueada, sin reacción alguna, Senegal fue introduciendo a hombres de ataque. No solo eso, sino que se aprovechó del bajón de nivel y confianza de los adversarios para recuperar el balón mucho más arriba en el tramo final. Kouyaté y Pape Diop se hartaron de robar en campo rival, pues provocaron muchos errores en los futbolistas ghaneses. Estas pérdidas generaron ocasiones de peligro que no terminaron en el segundo tanto debido al poco acierto de los atacantes senegaleses. Falló Diouf un remate completamente solo desde la frontal del área pequeña, perdonó el tanto Pape Diop en un contraataque clarísimo y Moussa Sow no enganchó un centro lateral que le dejó solo ante el portero. Entre tanto ataque senegalés, solo Jordan Ayew amenazó una vez el marco de Coundoul, con un cabezazo que se marchó fuera. Con ocasiones pero sin goles, todo parecía llevar al empate a uno. Hasta que Sow, por fin, culminó una merecida remontada que refuerza a Senegal y a Alain Giresse, que en 2012 llevó a Malí al podio de la CAN y quiere repetir otra vez en Guinea Ecuatorial con una selección de mayor potencial.

ADSASD

Avram Grant ha empezado con mal pie la Copa de África. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Alain Giresse (mustapha_ennaimi – _Q7Y9913)

Related posts

2 comments

Buenas, Tomás.
Justamente lo que comentas en el último párrafo fue lo que no hizo Senegal en el primer tiempo. Línea de 3 centrales adelantada y los mediocentros que no presionaban a los que tenían el esférico por lo que se hizo común los pases al espacio de Badu a Atsu y Jordan Ayew. La segunda mitad fue, en este sentido, antagónica.
Mención aparte para el ida y vuelta constante de Diop.
Un saludo!!

Deja un comentario

*