La noche de Ben Youssef en Ebebiyín

Túnez. Eddie C.

El sol se había ocultado en Ebebiyín y Cabo Verde sentía que tenía a Túnez donde quería. Los de Rui Águas pronto comprendieron que para hacerle daño a su rival, la selección norteafricana dirigida por Geoerge Leekens, no necesitaban un control total de la pelota ni largas fases de posesión de balón lejos de la portería rival. Por este motivo optaron por jugar muy cerrados, con las líneas bien juntas, buscando desbordar a la contra por ambos costados siempre que fuera posible. Así minimizaron pérdidas innecesarias y se sintieron cómodos. Fernando Varela tuvo la mejor ocasión al poco de comenzar el encuentro: una falta lateral bien ejecutada desde el perfil izquierdo fue rematada por el defensa del Steaua de Bucarest y el balón acabó siendo escupido por el poste cuando ya se cantaba el gol. Era el primer aviso. El aviso de que los futbolistas caboverdianos conocían la evidente fragilidad de su oponente a balón parado y estaban dispuestos a explotarla a la mínima oportunidad. El juego aéreo fue un problema para las dos selecciones.

La movilidad de Kuca y Djaniny hizo daño a Ben Youssef y Abdennour. El central del Mónaco, que está firmando una temporada más que interesante en Francia, tuvo problemas a la hora de controlar a una delantera muy móvil que con zarpazos ocasionales al contragolpe crecía en influencia con el paso de los minutos. Túnez incorporaba a jugadores al ataque cuando sus centrocampistas se hacían con el manejo del esférico e incluso trataba de estirarse situando su zaga en medio campo, sin embargo no conseguía generar demasiadas ocasiones. Faltaban ideas ante un rival con la lección bien aprendida. Se jugaba a lo que quería Cabo Verde, que se guardaba la carta “Ryan Mendes” en el banquillo.

FIL VALENCIA MONACO 14Abdennour (izquierda) en una imagen de archivo. Foto: Focus Images Ltd.

Conocedores del empate entre RD Congo y Zambia, ambos eran conscientes de la importancia de sumar, aunque solo fuese un punto. Esta sensación se hizo palpable tanto al final de los primeros cuarenta y cinco minutos como a la vuelta de los vestuarios. Después, algo cambió. Al regresar del intermedio, Ben Youssef fue el gran protagonista. Primero, salvó un gol bajo palos al despejar in extremis un remate de Kuca que se colaba en la portería. Esto espoleó a Túnez y tras un par de acciones ofensivas de calidad, Jamel Saihi encontró a Moncer en el segundo palo y el centrocampista del Sfaxien anotó el primera tanto de la noche. El ritmo y la tensión aumentaron. Y si previamente estuvo acertado, Ben Youssef fue demonio cuando mejor estaba jugando su equipo: Héldon se coló en el área por el perfil izquierdo, en una acción individual sin demasiado peligro para los intereses tunecinos, y el central del Astra Giurgiu salió al cruce arrollándolo. Intentó apartarsee en el último momento, pero no lo consiguió. Penalti transformado por el propio Héldon.

En los últimos minutos se volvió a poner de manifiesto que las dos selecciones jugaban teniendo muy presente el resultado obtenido por sus rivales de grupo. Solo el balón parado pudo alterar las tablas. Nadie consiguió acertar.

Cabo Verde MarcadorIntCabo Verde. Foto: MarcadorInt.
Foto de portada: Eddie C.

Related posts

Deja un comentario

*