Mahrez rescata a Argelia en el debut contra Zimbabue

Riyad Mahrez of Leicester City prior to the Barclays Premier League match against Everton at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
19/12/2015

El equipo a priori más débil del Grupo B de la Copa África arrancó el torneo poniendo contra las cuerdas a Argelia, una de las grandes favoritas a alzar el título. Zimbabue estuvo muy cerca de llevarse los tres puntos en su primer encuentro de la Copa África desde 2006 gracias a una primera media hora prodigiosa en la que arrolló a Argelia. Fue uno de esos partidos que a veces nos regala la CAN, con la aparición de un colectivo atractivo, estimulante y atrevido a pesar de no contar con estrellas rutilantes. Sin embargo, la superior calidad individual de los atacantes norteafricanos marcó la diferencia: Mahrez frotó la lámpara y se sacó de la manga dos goles fuera del alcance de cualquier futbolista zimbabuense.

Argelia 2 (Mahrez 12′, 82′)
Zimbabue 2 (Mahachi 17′, Mushekwi 28′)

Argelia vs Zimbabue - Football tactics and formations

Zimbabue sorprendió al cuadro argelino con su propuesta. El equipo del sur del continente salió predispuesto a llevar la iniciativa y movió la pelota con frescura y dinamismo. Pocos futbolistas zimbabuenses retenían la pelota más de la cuenta, pues la entregaban a un compañero tras dos o tres toques. Con su calidad asociativa y la velocidad para salir al contragolpe avisó a M’Bohli antes de los 10 minutos, con un contragolpe peligrosísimo y un posterior disparo lejano que el arquero argelino desvió al poste tras una fantástica estirada. El partido, de carácter muy abierto, propició que Mahrez dispusiera de más espacio del deseado para todos sus oponentes, y el extremo del Leicester marcó la diferencia. Billiat falló en un pase atrás defectuoso y sirvió en bandeja una transición letal para Argelia. La pelota cayó en los pies de Mahrez, que recortó hacia dentro y clavó la pelota en el palo más lejano.

Lo normal hubiese sido esperar que Zimbabue se derrumbase tras encajar un golpe así después de un inicio positivo, más todavía después de que Knowledge Musona -extremo del Oostende- se retirara lesionado, pero sucedió todo lo contrario. El equipo dirigido por Callisto Pasuwa dobló la apuesta y fue descarado. Insistió en combinar por dentro, con Billiat con un papel clave como mediapunta que se ofrece constantemente entre líneas. Ayudó, por supuesto, que el gol del empate llegara pronto en una buena maniobra de Mahachi, que dejó atrás a Belkhither con demasiada facilidad y luego sorprendió a M’Bohli con un tiro cruzado que entró por la esquina inferior de la portería argelina. Unos minutos más tarde, una incorporación del lateral izquierdo Bhasera provocó una entrada a destiempo de Belkither, que cometió un penalti muy torpe. El delantero Mushekwi, en su día baloncestista internacional con Zimbabue en categorías inferiores, transformó el lanzamiento desde los once metros con una tranquilidad a prueba de bombas. Belkhiter, protagonista en la foto de los dos goles zimbabuenses, se quedó en el vestuario tras el descanso.

Después del 1-2, M’Bohli mantuvo con vida a Argelia. El portero norteafricano protagonizó por lo menos 5 paradas de mérito a lo largo del encuentro, lo que evitó que Zimbabue transformara sus mejores fases de fútbol en una ventaja inalcanzable para los de pupilos de Leekens. Dejó destellos de electricidad Mahachi por la banda izquierda, buenas descargas de espalda Mushekwi y el equipo, una armonía colectiva espectacular. Con el paso de los minutos, Argelia se hizo con el control del encuentro. En la segunda mitad empujó con más corazón que fútbol y encerró a Zimbabue en su propio campo. El conjunto zimbabuense se quedó sin gasolina para salir al contragolpe y sufrió mucho más para mantener la posesión del esférico. Argelia robó arriba y terminó creando peligro por pura insistencia. Al atacar siempre en campo rival provocó incontables jugadas a balón parado y encontró a Mahrez con cierta regularidad. A pesar de que la circulación del esférico fuese demasiado lenta y previsible, cuando la pelota entraba en contacto con las botas del atacante del Leicester la zaga zimbabuense entraba en pánico. Nadie fue capaz de detenerle, a pesar del generoso sacrificio defensivo y despliegue físico del capitán Katsande, que se multiplicó en las ayudas, recuperó decenas de balones y se sumó a los centrales para despejar centros laterales desde las bandas. En el minuto 81′ Malajila pudo marcar el 1-3, pero en la jugada posterior Mahrez se inventó el empate tras una buena conducción y finalización. Con sus dos goles rescató a Argelia, que necesita mejorar en las dos siguientes jornadas si quiere clasificarse para la fase eliminatoria de la Copa África.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*