Argelia, Costa de Marfil y Gabón, tres decepciones sonadas

Riyad Mahrez of Leicester City prior to the Barclays Premier League match against Everton at Goodison Park, Liverpool.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
19/12/2015

Gabón, Argelia y Costa de Marfil, tres cabezas de serie de la Copa África, no ganarán el torneo tras quedar eliminadas en la primera fase. El anfitrión, el vigente campeón y el equipo africano que mejor impresión dejó en el Mundial de 2014 eran tres de los candidatos a hacerse con el título, pero han rendido muy por debajo de las expectativas. No solo se han quedado fuera tras la última jornada de los grupos, sino que seguramente lo han merecido. Ninguna ha sido capaz de ganar un solo partido. Varias razones explican sus problemas:

Argelia

En octubre de 2016, el veterano seleccionador belga de 67 años, George Leekens, se convirtió en el entrenador de Argelia. El país magrebí recurrió a Leekens como consecuencia de la marcha de Christian Gourcuff. El técnico francés asumió el relevo de Vahid Halihodzic, que dirigió a Argelia en el Mundial, pero pronto echó de menos las rutinas del fútbol de clubes. Argelia no jugó particularmente bien bajo las órdenes de Gourcuff en la Copa África de 2015, donde cayó en los cuartos de final contra Costa de Marfil, pero la Federación siguió confiando en el preparador galo, al que considerba la mejor opción para el banquillo. Sin embargo, una oferta irrechazable del Rennes, entidad en la que jugó en los años 70, llevó de vuelta a Gourcuff a la Ligue 1 de cara al curso 2016-17. La primera opción para reemplazarle fue el técnico serbio Milovan Rajevac. Después de dos malos partidos y sin la aceptación de los pesos pesados (algunos futbolistas jugaban fuera de posición), Rajevac fue despedido y llegó Leekens. La transición postHalihodzic fue más complicada de lo previsto.

Leekens se despide de la selección argelina después de fracasar en su intento por encajar las piezas de enorme calidad del elenco norteafricano. A lo largo de la Copa África, Argelia se ha mostrado como un equipo previsible cuya circulación del esférico ha sido particularmente lenta. Atrás la defensa ha ofrecido muchas dudas, en particular por el sector derecho (Belhiter jugó el primer partido, luego entró Meftah) y tampoco ha ayudado la lesión de Raïs M’Bohli, que solo pudo disputar el primer partido y que después de la Copa África firmará por el Rennes de Christian Gourcuff. Ya descompensado de por sí ante la diferencia de calidad entre ataque y defensa, el elenco ofensivo de Argelia no ha respondido a las expectativas. Salvo Mahrez en el primer encuentro, cuando apareció para inventarse dos goles ante Zimbabue, los atacantes no han carburado. Slimani ha perdonado varias ocasiones claras, Brahimi ha generado poco peligro, Ghezzal no ha sumado en cuanto ha tenido la oportunidad… Solo las aportaciones de Hanni en los últimos dos encuentros le han dado algo de color y variedad a una parcela que imponía mucho respeto a sus adversarios antes del arranque del campeonato. En la medular también se salva Guédioura, que demostró precisión en los envíos largos y cierta actitud a la hora de defender. El del Watford estuvo acompañado por un apático Bentaleb, inédito a lo largo de la competición. Un equipo más compacto como Túnez les superó en la segunda jornada, cuando se gestó su eliminación de forma definitiva.

Slimani marcó dos goles ante Senegal, pero no rindió bien. Foto: Magharebia
Slimani marcó dos goles ante Senegal, pero no rindió bien. Foto: Magharebia

Costa de Marfil

Como Argelia, Costa de Marfil se despide de la Copa África con dos empates y una derrota. El vigente campeón afrontaba un grupo complicado con RD Congo y Marruecos, pero en cualquier caso lo mínimo exigible para los Elefantes era superar la primera ronda. Sin los hermanos Touré ni Gervinho respecto a la Copa África de 2015, nadie terminó de asumir el liderazgo vacante. Sobre todo en ataque, donde la parsimonia fue una constante en el juego marfileño. A menudo, las incorporaciones (y en especial los centros) de Serge Aurier por la banda derecha eran la única fuente de peligro. El lateral del PSG se convirtió en el principal argumento ofensivo de los Elefantes, casi en su motor ofensivo. Los extremos, Salomon Kalou y Wilfried Zaha, ni lograron recibir en situación de ventaja con regularidad ni regatearon a sus adversarios en cuanto tuvieron ocasión. En especial el jugador del Crystal Palace, refuerzo de lujo para el frente ofensivo tras su fantástico rendimiento este curso en la Premier League. Algo similar le sucedió a Kodjia, delantero del Aston Villa que perdió la titularidad en detrimento de Bony, que casi siempre jugó de espaldas a portería.

Entre los jóvenes que están llamados a liderar a la selección en el futuro, quien demostró mayor personalidad fue Franck Kessié. En cualquier caso, el centrocampista del Atalanta aportó más intensidad que precisión con el balón. Por otra parte, el centrocampista que mejor trata el esférico -el interior del Niza, Séri- fue titular en el debut, se quedó sin jugar en el segundo encuentro tras un mal estreno y no marcó las diferencias en el rato en el que salió desde el banquillo en la segunda parte. Así pues, entre el bajón de calidad tras la retirada de varias leyendas, la ausencia de un referente al que agarrarse en ataque en la adversidad, el decepcionante rendimiento de sus teóricas estrellas y la falta de soluciones desde el banquillo (Dussuyer fue siempre muy conservador con los cambios), Costa de Marfil compitió mucho peor de lo esperado. En el partido decisivo contra Marruecos, vimos la selección costamarfileña mostró todos sus defectos: jugó con una parsimonia inusual para un equipo que debía sumar sí o sí los tres puntos para clasificarse y apenas generó dos ocasiones de gol a lo largo de los noventa minutos. No se quedaba fuera de la fase de grupos desde 2002.

Zaha no pudo reproducir el mismo rendimiento que ha exhibido este curso en el Crystal Palace. Foto: Focus Images Ltd.
Zaha no pudo reproducir el mismo rendimiento que ha exhibido este curso en el Crystal Palace. Foto: Focus Images Ltd.

Gabón

La trayectoria de Gabón en los meses previos a la Copa África comparte algunos paralelismos con la de Argelia. La Federación gabonesa prescindió de los servicios del seleccionador Jorge Costa a falta de pocos meses para el arranque de la competición y anunció la contratación de José Antonio Camacho a inicios de diciembre. Con experiencia en el fútbol de selecciones, pero sin un conocimiento particularmente amplio del continente africano, se puede cuestionar si la incorporación del técnico español era la más adecuada para un país que llegaba al torneo con la presión de superar su techo histórico, marcado en los cuartos de final. Más aún cuando algunos países como Ghana (1963), Sudán (1970), Nigeria (1980), Argelia (1990), Sudáfrica (1996) o Túnez (2004) han aprovechado la localía para estrenar su palmarés continental. O el precedente más reciente de Guinea Ecuatorial, cuartofinalista en 2012 y semifinalista en 2015.

Lo cierto es que a Gabón le pesó el favoritismo y la responsabilidad de llevar la iniciativa ante rivales que asumían su condición de inferioridad. Con dificultades para controlar el ritmo del esférico y monopolizar el balón, los adversarios le negaron a Gabón el espacio que necesitan sus estrellas para mostrar su mejor versión. Evouna y Aubameyang pueden castigar a cualquier contrincante al contragolpe, pero ante rivales sólidos y compactos no pudieron brillar. La pelota nunca llegó en buenas condiciones a sus delanteros, pues la salida de balón era lenta y la creatividad en el centro del campo brilló por su ausencia. No ayudó la lesión de Lemina tras la primera jornada (aunque estuvo mal en el debut, como mediapunta) y tampoco dio un paso al frente Ndong, centrocampista del Sunderland. Así pues, entre el dolor de recibir un gol en el último suspiro en el estreno contra Guinea-Bisáu y las dificultades para activar a Aubameyang, Gabón terminó frustrada, empatando sus tres partidos. La mejor noticia fue el buen rendimiento del joven extremo izquierdo de 22 años propiedad del Lorient, Denis Bouanga, que debutó como internacional en el primer encuentro del torneo y que aspira a convertirse en un puntal del elenco gabonés en el futuro. Tiró del carro en los momentos decisivos.

Aubameyang Borussia Dortmund Gabon Focus
Aubameyang Borussia Dortmund Gabon Focus
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Buen análisis. Mi opinión, de manera mucho más escueta, es la siguiente: planteamientos conservadores y escasa creatividad en el centro del campo.

Pero luego hay equipos bastante cortos de calidad en el centro del campo que han logrado mejores resultados. Senegal o Camerún, por ejemplo, no son equipos especialmente dotados en la zona del doble pivote o con centrales que saquen de maravilla el balón. Pero han trabajado para hacer frente a eso.

Deja un comentario

*