Decepcionante debut de Camerún

Ondoa ha sido uno de los protagonistas de Camerún en la CAN. Foto: joshjdss.

Camerún llega a esta Copa de África con mucha menos calidad que en otras ediciones, pero la presión no cambia. Los leones indomables estaban obligados a ganar en su partido de debut ante Burkina Faso, una selección de mucha menos relevancia histórica. Inicialmente, la selección camerunesa pareció estar algo superada, ante una Burkina Faso que jugaba con una presión mucho menor y sin complejos, aunque mejoró con el paso de los minutos y acabó la primera parte por delante en el marcador. Ni N’Koulou ni Aboubakar, dos de los jugadores de más nivel de Camerún, aparecieron en la alineación inicial de Hugo Broos.

Burkina Faso 1 (Dayo 75′)
Camerún 1 (Moukandjo 35′)

bfa-cmr
Disposiciones iniciales. Infografía: Sharemytactics

Uno de los mejores acercamientos de Burkina Faso en el inicio de partido fue en una falta lateral que botó Alain Traoré, típico envío que se pasea por el área y que debió despejar el portero porque ningún defensa sacó el cuero. En el rechace, la tuvo el malaguista Bakary Koné, pero su disparo salió cerca del arco de Ondoa. Fue en un balón parado donde el buen trabajo inicial de Burkina Faso parecía fructificar, aunque ya venía amenazando con acercamientos por los costados, especialmente de Alain Traoré y Nakoulma cuando este caía a banda.

Pocos minutos después, comenzaba a presentarse en el partido Bassogog. El jugador del Aalborg, un desconocido para el gran público, fue el mejor de Camerún junto con Clinton N’Jie, el otro extremo. La primera llegada de los leones indomables se producía en una acción individual del ’13’ camerunés, en la que recortó sobre el lateral Coulibaly y sacó un disparo que exigió la intervención de Koffi. Bassogog mostró gran atrevimiento y tuvo detalles de calidad llamativos en algunos de sus recortes, sus amagos o sus giros.

Otro de los hombres a destacar en Camerún fue Zoua, que tuvo mucho peso en el juego directo camerunés por ser el destinatario de los balones largos que llegaban desde atrás. Una recepción suya en la frontal de Burkina Faso provocó la falta de un superado Charles Kaboré, y Camerún no iba a desaprovechar la oportunidad: Moukandjo, siempre fiable con su selección, marcó el 1-0 con un buen disparo que entró cerca del poste izquierdo. El disparo del jugador del Lorient fue meritorio, pero la barrera estaba mal colocada y el balón fue al palo de Koffi, que dio un paso al otro costado y perdió la posibilidad de llegar al esférico.

El gol de Camerún no iba a traducirse en un cambio de guión en favor de los leones indomables, que poco después de la apertura del marcador vieron cómo Burkina Faso les creaba una clara ocasión. Un córner botado por Alain Traoré y casi prolongado por Pitroipa acabó rematado por Bakary Koné en el segundo palo, que ya se relamía viendo la portería vacía. El cabezazo del central burkinés lo despejó providencialmente Teikeu. A los pocos minutos, el combinado de Paulo Duarte tuvo una de las mejores del partido en una buena jugada de combinación culminada por Nakoulma, en la que obligó a la intervención de Ondoa con su disparo a la escuadra.

El partido estuvo lleno de imprecisiones, y estas estuvieron cerca de condenar a Burkina Faso, que en una pérdida de Bertrand Traoré cerca del área propia permitió a Zoua recuperar el balón y dárselo a N’Jie, el cual rompió a Dayo y sacó un disparo raso pegado al poste, obligando a intervenir a Koffi. Y esta oportunidad no sería la única, porque cerca del descanso le generaron un contragolpe muy claro a Burkina Faso a raíz de un córner a su favor, y ahí el portero del ASEC Mimosas tuvo que jugarse el tipo ante Bassogog, al que le sacó la pelota en una arriesgada barrida fuera del área. Ambos equipos tuvieron sus ocasiones en la primera parte, pero se imponía lo que, a priori, era la lógica: Camerún ganaba 1-0 al descanso.

En la segunda parte, Camerún siguió sin hacer valer la ventaja que tenía y sus errores, ya desde el inicio, pudieron suponer el empate burkinés. Siani, integrante de un doble pivote que pasó de puntillas por el partido, falló un pase en el medio del campo y Bertrand Traoré se encontró con mucho campo para correr. El extremo del Ajax, al llegar a la frontal, sacó un disparo con la zurda que desvió Ondoa. Poco después, una falta absurda de Mandjeck, el otro jugador de la medular camerunesa, iba a ser el primer aviso de lo que ocurriría un rato después: Alain Traoré puso un centro envenenado al segundo palo y el central Dayo se quedó muy cerca de rematarlo.

Los leones indomables continuaban teniendo esperanzas de ganar el partido por la intervención de sus hombres de arriba, que eran quienes movían al equipo dada la incomparecencia de Mandjeck-Siani. En una recuperación en medio campo, Zoua sacó un tremendo disparo dirigido a la escuadra que fue despejado por Koffi, y en el rebote, N’Jie realizó un golpeo demasiado cruzado. Esta doble oportunidad fue la única clara que tuvo Camerún para marcar en la segunda parte, a pesar de las facilidades defensivas y el poco orden táctico que se vieron en algunos momentos en Burkina Faso.

Foto: Dormiveglia.
Burkina Faso empató en la recta final. Foto: Dormiveglia.

Bertrand Traoré dejó paso a Banou Diawara a la hora de partido y el jugador del Smouha forzó la falta del 1-1, en una acción en la que, de nuevo, un jugador camerunés -en este caso Mabouka– realizaba una falta innecesaria cerca de su área. El propio Diawara buscó el disparo directo desde el costado izquierdo y, tras la buena parada de Ondoa, anotó Issoufou Dayo. Los jugadores de Camerún reclamaron fuera de juego de Pitroipa por estar debajo de la portería, aunque lo cierto es que el futbolista de Al-Nasr no intervino en la acción.

El empate dejó golpeado al equipo de Hugo Broos, que acabó sustituyendo a N’Jie y Bassogog, los mejores de Camerún en el primer tiempo. Entraron en su lugar Edgard Salli y Karl Toko, también extremos, así que Hugo Broos no realizó cambios en su 4-2-4 para ir a por el 2-1. Camerún tuvo dificultades incluso para salir de su campo ante una Burkina Faso que se vino arriba con el tanto de Dayo. Paulo Duarte sustituyó a Abdou Razak Traoré por Jonathan Zongo -siempre con criterio cuando tocó el balón- y ya en los minutos finales sentó a Pitroipa en favor de Aristide Bancé, así que los cambios denotaron una mayor intención de buscar la meta rival -con la entrada de Zongo, solamente Kaboré sostenía en el medio-. Bancé, héroe de Burkina Faso en la histórica CAN 2013, forzó la última falta del partido, aunque el disparo de Alain Traoré no encontró portería. Así terminaba el decepcionante debut de los leones indomables ante una Burkina Faso que sólo confió en sí misma tras el 1-1. Ante un rival de mayor nivel, quizá la historia habría sido distinta.

Foto de portada: joshjdss.

Related posts

Deja un comentario

*