Egipto castiga la falta de contundencia de Uganda en el último suspiro

Egipto edificó sus éxitos en torno a su pareja de centrales. Foto: Focus Images Ltd.

Con el paso de los días, semanas y años el resultado permanecerá inamovible para describir en términos numéricos la historia mientras el desarrollo del partido se diluirá en la memoria de todos quienes vieron el Egipto 1-0 Uganda. Sin embargo, las crónicas contarán unánimemente cómo uno de los equipos más modestos de la CAN se subió a las barbas del país más laureado del continente hasta el punto de crear suficientes ocasiones de gol para llevarse el partido. Uganda anda corta de calidad, pero no de organización táctica ni espíritu competitivo, por lo que supo resistir las embestidas iniciales de un rival muy superior técnicamente para luego llevar el encuentro a su terreno. Nadó mucho, pero se terminó ahogando en la orilla.

Egipto 1 (El Said 89′)
Uganda 0

Uganda vs Egipto - Football tactics and formations

Egipto fue muy superior en el tramo inicial del encuentro. Héctor Cúper optó por una alineación mucho más ofensiva que la desplegada en el debut, con Salah acompañando a Mohsen en punta y con la novedad de Sobhi en la banda izquierda. El extremo del Stoke City fue el líder egipcio en el primer tiempo, pues todos los ataques de los faraones pasaron por sus botas. Ramadan Sobhi pidió la pelota constantemente y encaró a Iguma, a quien superó en la mayoría de duelos individuales. El extremo egipcio de 19 años entendió muy bien qué jugadas pedían el regate, qué acciones requerían pausa y qué momentos recomendaban soltar la pelota para un compañero que llegase en una situación ventajosa. Con su capacidad para acelerar, frenar y volver a acelerar, Sobhi causó estragos en la zaga ugandesa. En especial durante la primera media hora.

Sin embargo, Uganda poco a poco fue ajustando las ayudas a los laterales y se mostró sólida en el área. Los centrales ganaron las disputas a Mohsen, tanto Kizito como Mawejje echaron una mano a Iguma y Miya empezó a aparecer para estirar al equipo en ataque. Uganda se soltó en la recta final del primer tiempo, alejando a Egipto del área de Oyango -que tampoco realizó grandes paradas, pues la zaga siempre llegaba para repeler los disparos de los norteños-, y definitivamente se desmelenó tras la reanudación. Las grullas reforzaron las marcas de los interiores Mawejje y Aucho sobre Hamed y Elneny, por lo que los pivotes egipcios se encontraron con muchísimas dificultades para hacer circular la pelota con comodidad. Vigilados de cerca por los centrocampistas ugandeses, los centrales de Egipto rifaron más balones y Uganda pudo correr. De la timidez del primer tiempo se pasó al descaro de la segunda mitad, con un gol anulado a Ochaya por fuera de juego en el minuto 54 y una falta envenenada despejada por El Hadary en el 59′. Sobhi, Mohsen, Elneny y compañía mostraron evidentes síntomas de fatiga, Uganda ahogó a Egipto en su campo y disfrutó de un tramo de superioridad física, pero no lo supo aprovechar. Le faltó clarividencia en la toma de decisiones y calidad en la finalización de las jugadas.

En los últimos 10 minutos el partido se rompió por completo. Las piernas de los ugandeses empezaron a acusar el cansancio y en el ida y vuelta Egipto dibujó un contraataque fantástico. En pocos toques se plantó en el área de Uganda, con futbolistas frescos. Kahraba encontró a Salah en buena posición y el extremo de la Roma congeló el tiempo con sangre fría para, después de una finta, habilitar a El Said, que fusiló a Onyango. Ya no había tiempo para reaccionar.

Egipto no pierde en la Copa África desde 2004

El titular puede resultar engañoso, porque Egipto no participó en la Copa África en 2012, 2013 y 2015, pero lo cierto es que los Faraones siguen haciendo historia. La selección egipcia encadena 21 partidos sin conocer la derrota en la fase final de la Copa África. El elenco norteafricano ganó el torneó continental en 2006, 2008 y 2010 sin perder un solo partido y de momento sigue invicto en esta edición, por lo que su última derrota se remonta al 29 de enero de 2004. Entonces cayó por 3-1 contra Argelia. Fue en la fase de grupos del último campeonato en el que participó y no ganó.

Egipto no pierde un partido de la Copa África desde 2004. Foto: Focus Images Ltd.
Egipto no pierde un partido de la Copa África desde 2004. Foto: Focus Images Ltd.

El Hadary, el único portero disponible en Egipto

A sus 44 años, Essam El Hadary es el futbolista más veterano que jamás ha jugado un partido en la Copa África. El capitán egipcio empezó el primer encuentro en el banquillo, pero la lesión de El Shenawy le obligó a saltar al césped. De momento El Hadary no ha encajado ningún gol en el torneo y mantiene su puesto bajo palos. Aunque ahora mismo nadie está en disposición de quitarle la titularidad. El Hadary es el único portero sano de la convocatoria de Egipto tras las lesiones de El Shenawy y Ekrami. Ambas se achacan al césped e incluso Avram Grant, seleccionador de Ghana, ha señalado el estado de los terrenos de juego como la causa de las bajas en la portería egipcia. “El comité de la competición debería cambiar las normas para permitir que los equipos sustituyeran a los jugadores que se lesionan por culpa del terreno de juego. Dos de los porteros de Egipto están lesionados por ese motivo. Ni es su responsabilidad ni es justo“, declaraba el técnico israelí, que se enfrentará a Egipto en la última jornada de la fase de grupos.

Los contratiempos físicos han permitido que una de las grandes leyendas del fútbol africano disponga de una última oportunidad, aunque por otro lado El Hadary también ha declarado su deseo de disputar el Mundial de 2018 y convertirse, con 45 años, en el futbolista más veterano en participar en la cita planetaria. En su continente ya lo ha ganado todo varias veces. El Hadary ha participado en siete Copas África. Cuatro de ellas las ganó. Tantas como Camerún o Ghana en toda su historia.

Uganda, el único equipo eliminado tras las dos primeras jornadas

Del mismo modo que solo Senegal y Ghana han confirmado su presencia en cuartos de final tras dos jornadas, Uganda es el único país que ya se ha despedido matemáticamente de la competición. Las grullas no disputaban el torneo desde 1978 y a pesar de que todavía no han sumado ningún punto han plantado cara ante dos rivales de entidad como Ghana y Egipto. De la mano del seleccionador serbio Milutin Sredojevic, Uganda ha competido muy bien dentro de sus posibilidades. Al equipo le ha pesado la falta de calidad arriba -a la espera de que crezca Miya, jugador de 19 años del Standard de Lieja-, pero ha mostrado muchísimo orden táctico para neutralizar a dos equipos superiores en todos los ámbitos. Ante Ghana pesó un despiste defensivo y ante Egipto, un contragolpe sobre la bocina. La Copa África de 2017 seguramente catapultará a Sredojevic, que lleva entrenando en varios países del continente (tanto en clubes como en selecciones) desde 2001. Con 47 años, el técnico serbio atraerá el interés de combinados de mayor nivel.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*