Gabón no estuvo a la altura

Solo Aubameyang le sigue el ritmo. Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd.

El anfitrión de la Copa África vivió un debut amargo frente a la ‘cenicienta’ de su grupo. Gabón no pasó del empate a uno ante Guinea Bisau. Lo cierto es que la selección de Camacho solo encontró la regularidad en su juego en los primeros veinte minutos del segundo tiempo. La puesta en escena que propuso el técnico español fue incapaz de hacer tambalear al rival.

En primer lugar, Gabón apostó por un repliegue bajo, regalar la iniciativa del balón a Guinea Bisau y esperar a un error para salir al contragolpe. Evidentemente, tropezaron frente a un equipo al que le costaba horrores avanzar con la pelota, así que los de Camacho iniciaron el plan B: hacerse cargo del peso del partido y atacar mediante posesiones largas. Tampoco funcionó.

La circulación del balón era previsible y apenas batían líneas de Guinea. Aunque sorprendentemente siempre jugaron por abajo. Descartaron la vía rápida: enviar balones largos a Aubameyang y que éste hiciera la guerra por su cuenta. El delantero del Dortmund, frustrado por no oler la pelota, permutó la posición con Evouna y a raíz de este cambio empezamos a ver una mejoría en el juego de Gabón. Aubameyang era el único futbolista capaz de trasladar el balón desde el carril derecho hasta el área. Las opciones de Guinea Bisau en el primer tiempo pasaron por el duelo entre Camará y Ecuélé, en el que el central de Gabón le ganó la partida a su gran zancada y potencia en carrera.

Gabón 1 (Aubameyang 52′)
Guinea-Bisau 1 (Juary 89′)

Gabon vs Guinea - Football tactics and formations

Durante la segunda parte, sobre todo en los primeros treinta minutos, hubo una pequeña mejoría de Gabón a raíz del cambio de banda de Bouanga, que pasó de jugar a pierna cambiada a moverse por la banda derecha, donde desequilibró con su regate. El futbolista del Tours fue el único acompañante de Aubameyang en el frente de ataque gabonés. En el minuto 52’, en una de sus varias acciones por el carril derecho, encontró en el segundo palo al delantero del Dortmund, que solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red.

A partir del gol, Gabón no supo dormir el partido. Guinea Bisau empezó a inclinar el campo hacia la portería de Ovono a través de envíos largos a Mendy, el delantero de 1’94m que había sustituido a Cámara. Por lo tanto, el conjunto de Bacilo Candé se plantaba de forma rápida en campo rival. Con el cambio de ‘9’ la defensa de Gabón sufrió en exceso en el juego aéreo, donde Mendy conseguía hacerse con todas las disputas y forzar alguna que otra falta peligrosa en el borde del área. Precisamente, así llegó el empate de Guinea Bisau en el último minuto: un remate de cabeza de Juary tras un tiro libre que coloca con suma precisión el que tal vez sea el futbolista con más calidad del equipo, Zezinho.

El cambio de posición de Aubameyang

A Gabón le costó horrores hacer llegar el balón a la estrella del equipo. Ni en una puesta en escena donde el conjunto gabonés estuvo replegado para aprovechar un error del rival, salir al contragolpe y hacer brillar las virtudes de su mejor futbolista; ni tampoco en ataque estático, donde los dos mediocentros Ndong y Tandijgora fueron incapaces de batir líneas de una Guinea Bissau a la que le bastaba mantener el orden atrás para no sufrir.

Aubameyang no olió el balón hasta que se produjo un cambio de posición entre el delantero del Dortmund y Evouna, el extremo derecho. El punta gabonés pasó a jugar en la banda, donde sus compañeros conseguían encontrarle con más facilidad y, a partir de aquí, empezó a tirar de repertorio para hacer llegar el balón a un área cargada por Bouanga, Lemina y Evouna.

Lemina por delante del doble pivote

El futbolista de la Juventus tiene un perfil más recuperador que organizador. En una selección limitada técnicamente, Lemina debería tener más peso en la generación del juego, pero esa responsabilidad le desborda. Con la idea de recuperar y salir a la contra para potenciar a Aubameyang, Camacho optó por hacerle jugar por delante del doble pivote formado por Ndongo y Tandijgora. La tarea de Lemina sobre el campo era forzar el último pase limpio al delantero del Dortmund pero nunca lo encontró, pues estuvo perdido entre líneas. Ni aportó calidad a la posesión ni tampoco hizo de lanzador de contraataques. Tal vez retrasarle unos metros sea una solución que Camacho tenga en cuenta de cara al trascendental partido ante Burkina Faso.

 

Related posts

Deja un comentario

*