Mali se impuso en lo físico ante Egipto pero le faltó el gol

Egipto edificó sus éxitos en torno a su pareja de centrales. Foto: Focus Images Ltd.

Duelo equilibrado en Port-Gentil en el debut en esta CAN de Mali y Egipto. Entrenadas por dos veteranos como Alain Giresse y Hector Cúper, ya podíamos imaginar que el ritmo de partido lo marcarían los errores del rival más que el atrevimiento de ambas selecciones. Ambos entrenadores han vivido demasiadas horas al otro lado de la cal como para saber que en este negocio lo primordial es no perder, más aún en torneos cortos con poco margen de error.

Mali 0
Egipto 0

Mali vs Egipto - Football tactics and formations

Ambas selecciones salieron con un 4-2-3-1. Cúper decidió poner su mejor jugador, Mohamed Salah en banda derecha, dejando a Mohamed Elneny en el doble pivote, aunque con mucha más libertad que Tarek Hamed. De hecho las mejores ocasiones de Egipto en el primer tiempo fueron producto de llegadas desde segunda línea del futbolista del Arsenal. El juego malí, sin embargo, giró completamente en torno al delantero de referencia, Moussa Marega. El futbolista del Vitoria de Guimaraes, cedido por el Oporto, hizo una primorosa primera mitad, creando todo el peligro de su selección. Poco le faltó hacer a Marega en el primer tiempo: aguantó el balón para esperar jugadores de segunda línea, se movió a las bandas, defendió córners y además estuvo a punto de convertir él en alguna acción de balón centrado. No obstante no hubo goles en el primer tiempo, y de hecho no hubo prácticamente amenazas reales. Sí que quedó clara la fortaleza física de la medular malí y su empuje hacia la portería rival, e incluso el silbato del árbitro en el primer tiempo debió sonar a campana salvadora para los “faraones”.

Ese empuje, cimentado en el físico del combinado que prepara Giresse, se mostró todavía más en la segunda mitad. De repente las pequeñas rendijas del entramado dibujado por Cúper se fueron convirtiendo en agujeros por los que Mali creaba peligro. Nada de juego fluido ni combinaciones, puro empuje, muchas faltas y jugadas a balón parado y Marega queriendo acabar la jugada. Ninguna de estas acciones sin embargo se convirtió en gol, pero viendo la caída física de su equipo, el técnico argentino decidió hacer cambios y sacrificar a Salah para que entrara Sobhi, el joven delantero del Stoke, que aportó más gasolina a un equipo venido a menos. De todas formas Egipto supo aguantar los envites, sobre todo en el último tramo de partido, e incluso pudo marcar en alguna contra un tanto que de haberse producido hubiera sido injusto por el dominio físico y posicional de una Mali que, no obstante, deberá buscar más recursos además de ese mediante avance la competición si quiere estar entre las mejores. 

Este empate deja a ambas selecciones por detrás de Ghana y con todo por decidir. En la segunda jornada Egipto se medirá a Ghana mientras que Mali lo hará ante Uganda.

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*