Marruecos llega viva a la última jornada

Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Foto:  Ben Sutherland.

La Marruecos de Hervé Renard salvó la papeleta en la segunda fecha de la CAN venciendo a Togo, en un partido que se complicó desde el inicio por el gol inaugural de los gavilanes. Dos balones parados que sacó Fayçal Fajr permitieron a los leones del Atlas remontar rápidamente y evitar que el encuentro se convirtiera, con el paso de los minutos, en una cuesta arriba cada vez más pronunciada. La sentencia llegó en la segunda parte, con el gol de En-Nesyri. La victoria marroquí convierte el partido de la última jornada ante Costa de Marfil en un duelo a vida o muerte.

Marruecos 3 (Bouhaddouz 14′, Saïss 21′, En-Nesyri 72′)
Togo 1 (Dossevi 5′)

Togo vs Morocco - Football tactics and formations

El encuentro se inició con Marruecos tratando de dominar con el balón, ante una selección togolesa que apostó por los balones largos para Adebayor y los contragolpes. Precisamente, el gol togolés vino en una contra magistral finalizada por Mathieu Dossevi, el hombre que había iniciado la acción justo después de un córner en contra. Por la idea de juego que tenían ambos equipos y la presión que se le añadía a los de Renard por empezar perdiendo, el encuentro podía complicarse mucho para la selección del norte de África. Pero pasados nueve minutos tras el 0-1, Bouhaddouz remató a placer un córner botado por Fayçal Fajr. La terrible salida de Kossi Agassa facilitó la faena al delantero del St. Pauli, que anotó su segundo gol internacional.

Marruecos había iniciado el partido con varios conceptos muy claros: Boussoufa recibía en medio campo para hacer de organizador, El Kaddouri y Fayçal tenían libertad arriba y priorizaban los movimientos por dentro, dejando los ataques por fuera en manos de Dirar-Mendyl, plantados siempre muy arriba -el del Monaco pisó área con naturalidad, mientras que Mendyl nutrió de centros a los delanteros-. En una acción por la izquierda, Bouhaddouz forzó una innecesaria falta de Romao y de ahí llegó el 2-1: centro tenso de Fayçal y peinada de Saïss al fondo de la red. Los balones parados son un dolor de cabeza para Togo, porque el equipo no los sabe defender y Kossi Agassa tiene serios problemas en las salidas. Muchas veces es Emmanuel Adebayor quien debe encargarse de despejar los envíos rivales.

 Adebayor viaja a la Copa África a pesar de no tener equipo. Foto: Focus Images Ltd. Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 12/03/2014
Adebayor contribuyó en ataque y en defensa. Foto: Focus Images Ltd.

La importancia de Adebayor, por supuesto, también se manifestaba en ataque. El delantero togolés, ahora sin equipo, mantiene la zancada, la potencia de salto y el olfato para encontrar las posiciones de remate. Una de las mejores de Togo tras ponerse por detrás en el marcador vino en una prolongación de Laba y un remate de Adebayor en el que Munir realizó una gran parada. El meta del Numancia, en cierto modo, se resarció del error de bulto del primer partido y evitó el 2-2. Adebayor se encontró cada vez más solo con el paso de los minutos, dado que Dossevi -el más desequilibrante del ataque togolés- apareció poco. Marruecos lo siguió buscando en los minutos previos al descanso y Boussoufa se quedó cerca de marcar un gran gol de volea, evitado por Djené.

En el segundo tiempo hubo continuidad en los planteamientos de Renard y Le Roy, pero la cantidad de llegadas claras decayó. Atakora sostuvo el medio campo de los gavilanes y tuvo un rol importante cortando las acciones rivales, tanto por el medio como por las bandas. Togo estuvo cerca del 2-2 en una jugada en que aparecieron Dossevi y Adebayor, con el primero centrando y el segundo rematando de cabeza por encima del travesaño. Tras esta oportunidad, poco más iba a hacer Togo, que se encontraría desde el minuto 60 con un problema llamado Youssef En-Nesyri. El joven delantero malaguista entró por El Kaddouri y muchas de sus intervenciones generaron desequilibrios al rival. Prolongó envíos largos, dio continuidad a las posesiones, robó balones… Y marcó. El primer gol de En-Nesyri con la camiseta marroquí vino en un disparo potente que botó delante de Agassa. También falló Romao, que permitió el disparo cómodo del ariete marroquí.

Después del 3-1, el partido dio sensación de estar prácticamente acabado. Marruecos manejó la situación y Togo tenía dificultades para construir en estático. La mejor de los de Claude Le Roy vino en una pérdida de Ait-Bennasser en el medio. Ayité recuperó, condujo y finalizó con un disparo que salió pegado al poste izquierdo. Sin el 3-2, el partido no se reabrió, y Marruecos también gozó de ocasiones para anotar un cuarto tanto, con Togo destapada y En-Nesyri insistiendo. Con el 3-1 en Oyem, la última jornada será apasionante: por un lado, Togo estará obligada a ganar por dos goles a RD Congo para clasificarse, y por el otro habrá un Marruecos-Costa de Marfil para decidir un puesto en cuartos. A los de Hervé Renard les vale el empate para pasar la fase de grupos, lo que sería una gran noticia para una selección que ha caído en primera fase en las últimas cuatro CAN que ha disputado.

Foto de portada: Ben Sutherland

Related posts

Deja un comentario

*