Previa de la Copa África 2017

Africa  Jake Brown

Este sábado 14 de enero empieza la Copa de África en Gabón, que por primera vez organiza el evento en solitario. El país gabonés fue coanfitrión en 2012, cuando compartió la responsabilidad junto a Guinea Ecuatorial. En esa edición del campeonato, Zambia se proclamó campeona de la mano de Hervé Renard. Precisamente el técnico galo presume de ser el vigente campeón del continente, aunque defenderá su corona particular con la selección de Marruecos, pues ya no dirige a Costa de Marfil. Los marfileños se sacaron un gran peso de encima tras alzar el torneo hace dos años y de nuevo son uno de los grandes aspirantes a ganar la Copa África. Marruecos, Argelia, Ghana o Egipto son otras selecciones que parten como candidatas en uno de los torneos más imprevisibles del mundo.

CONSULTA TODAS LAS LISTAS DE CONVOCADOS PARA LA COPA ÁFRICA 2017

Grupo A

Gabón

El techo del anfitrión de la Copa de África en el torneo continental se encuentra en los cuartos de final, instancia alcanzada en dos ocasiones por el cuadro gabonés. En 1996 y 2012, los penaltis les dejaron fuera de las semifinales, objetivo que se marcará el elenco dirigido por José Antonio Camacho. El técnico español, contratado a última hora para entrenar en la Copa de África, intentará emular las buenas prestaciones exhibidas por Gabón en 2012, cuando ya fue coorganizadora del torneo. La localía será un factor importante siempre que no degenere en mayor presión para un conjunto bastante joven. Pierre-Emerick Aubameyang es la gran estrella, por lo que el destino de su selección en el campeonato dependerá de su relación con el gol. Pero para llegar lejos Gabón también necesita que los actores secundarios estén entonados. La mayoría serán futbolistas muy jóvenes, pues en la plantilla solo solo dos jugadores (dos de los tres porteros) superan la treintena. Resultará vital el desempeño de Biyogo Poko, Madinda y N’Dong en la medular y el poso de Ecuele Manga (28 años) en el eje de la zaga para que Gabón rinda a su mejor nivel. Asimismo, hay que prestar atención a Malick Evouna, un punta veloz para atacar los espacios que milita en el Tianjin Teda chino y mantiene una buena relación con el gol.

Pierre-Emerick Aubameyang of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Estádio José Alvalade, Lisbon Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 18/10/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161018-0060.jpg
Pierre-Emerick Aubameyang debe liderar a Gabón ante su afición. Foto: Focus Images Ltd.

Camerún

Una de las selecciones más inestables del panorama africano en los últimos años llega a la CAN repleta de contradicciones. Habitual en los Mundiales del siglo XXI, Camerún no ha superado la fase de grupos de la Copa de África desde 2010 y no juega una final desde que perdió contra Egipto en 2008. A falta de dos años para organizar el torneo continental africano en 2019, la plantilla que ha confeccionado el seleccionador Hugo Broos no es la más potente posible. El técnico belga no puede contar con Choupo-Moting, Matip, Nyom, Poundje, Zambo Anguissa, Amadou, Onana y Assembé, que han preferido quedarse este mes con su club para no perder el puesto en lugar de competir en la Copa África. Las ausencias condicionan una convocatoria de perfil bastante bajo, sin demasiados referentes de primer nivel. Las esperanzas camerunesas recaerán en Vincent Aboubakar, que a sus 24 años es uno de los tres futbolistas con más internacionalidades (debutó en 2010), y dos futbolistas que no están completando una buena temporada en Francia como Nicolas N’Koulou o Clinton N’Jie. Otro nombre a tener en cuenta es el de Benjamin Moukandjo, extremo del Lorient que suele jugar bien con la selección.

Burkina Faso

Finalista de la edición de 2013, Burkina Faso afronta la Copa África con el objetivo de superar la fase de grupos. Es una oportunidad para que se reivindique el seleccionador Paulo Duarte en su segunda etapa al frente del combinado burkinés, pues su anterior experiencia en el torneo con este mismo país fue enormemente decepcionante. En 2012, Burkina Faso perdió los tres partidos de la CAN. Su equipo es bastante más poderoso ahora, con los defensores Bakary Koné y Steeve Yago jugando con relativa asiduidad en el fútbol europeo, con Charles Kaboré para mandar en el centro del campo y con un elenco velocísimo en ataque. Pitroipa y Zongo aportan el vértigo con su poderosa zancada, Bancé es la amenaza rematadora y Bertrand Traoré mezcla los movimientos de apoyo a los centrocampistas con su buen disparo. Aunque el jugador más talentoso del país siempre ha sido Alain Traoré, actualmente en el Kayserispor turco. Sin embargo, las lesiones han lastrado a Alain en los últimos años, por lo que la Copa África será una buena oportunidad para medir su estado de forma.

Guinea-Bisáu

El único país que debuta en el torneo lo hace sumido en un aire de misterio. Sorprendió a todo el mundo en la fase de clasificación, proclamándose campeón con una jornada de antelación en un grupo compartido con Zambia, Congo y Kenia, países de mayor envergadura futbolística. Seguramente sus dos jugadores más mediáticos sean Zezinho, centrocampista formado en el Sporting CP que ahora juega en el Levadiakos griego, y Fréderic Mendy, ariete de 194cm que milita en el fútbol surcoreano (terminó la temporada con Ulsan y ahora ha fichado por Jeju United). También podríamos añadir a esta lista a Bocundji Ca. A pesar de estar actualmente sin equipo es uno de los jugadores con más experiencia en la élite, con una dilatada trayectoria en la Ligue 1 y Ligue 2. Varios de los convocados por la Copa África han pasado por las categorías inferiores de la selección portuguesa, siendo Saná Camará el caso más llamativo. El actual futbolista de Académico de Viseu fue una de las estrellas de Portugal en el Mundial sub-20 de 2011, pero luego no evolucionó como se esperaba (estancia en el Valladolid incluida). Otros se han formado en grandes entidades europeas. Es el caso de Junior Fernández, ex del Everton, o Toni Silva, formado en las categoría inferiores del Liverpool.

La lista de Guinea-Bisáu para su primera Copa África.
La lista de Guinea-Bisáu para su primera Copa África.

Grupo B

Argelia

Georges Leekens dirigirá a una de las grandes candidatas al título, aunque lo sea más a nivel mediático que real. Desde que alzó su único campeonato continental en 1990, Argelia solo ha alcanzado una vez las semifinales de la Copa de África (2010). Entonces lo logró con una plantilla de perfil más bajo y combativo, menos brillante que la actual. El seleccionador belga afronta el reto de ordenar el talento de que dispone, con los atacantes del Leicester Riyad Mahrez e Islam Slimani como grandes estrellas. No están solos, pues cuentan con una cohorte de buenos atacantes con Rachid Ghezzal, Sofiane Hanni, Yacine Brahimi, El Arabi Soudani o Nabil Bentaleb. En ataque Argelia se puede permitir el lujo de prescindir de nombres como Ounas, Feghouli, Benzia o Belfodil, pero atrás el equipo atesora carencias relevantes. Faouzi Ghoulam es un buen lateral izquierdo, pero ofrece más garantías atacando que defendiendo, y la diferencia de calidad entre zagueros y atacantes es abismal. Además, Argelia ha empezado mal la última fase de clasificación para el Mundial 2018, con un único punto sumado en dos partidos frente a Camerún y Nigeria. La CAN es ahora una prueba de fortaleza anímica para los zorros, más aún cuando sus mejores individualidades están rindiendo peor que hace doce meses.

Túnez

La selección tunecina no es el equipo de mayor calidad del torneo, pero recientemente ha sido uno de los más competitivos. En los últimos once años, siempre que ha superado la fase de grupos (4 veces) ha vendido cara su derrota en los cuartos de final, provocando como mínimo la prórroga. Túnez es un conjunto rocoso, que posiblemente apueste por defender con tres centrales y dos carrileros largos ante los rivales de mayor potencial. La estructura de los norteafricanos suele ser sólida y su zaga, expeditiva y a menudo reforzada por centrocampistas de perfil físico. Youssef Msakni pone la gota de calidad en el elenco tunecino, pues por las botas del talentoso mediapunta de Lekhwiya pasarán la mayor parte de las oportunidades de gol que genere su selección. Cuando Msakni está inspirado, es uno de los futbolistas más determinantes del fútbol africano. Khazri, Sliti y Khelifa serán sus potenciales socios para desplegar a Túnez en acciones de contragolpe.

Youssef Msakni. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Youssef Msakni. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Senegal

Tradicionalmente una selección de enorme potencial ofensivo pero no siempre bien optimizado, Senegal aspira a mejorar las prestaciones mostradas últimamente en los torneos de selecciones. No supera la fase de grupos de la CAN desde 2006 (se perdió las ediciones de 2010 y 2013) y no juega un Mundial desde su primera y última participación en 2002. Esta vez no cuenta con delanteros de verdadero tronío más allá de Moussa Sow, autor de nueve dianas en doce titularidades esta temporada en el Fenerbahçe, pero el ariete estará bien acompañado por Sadio Mané y Keita Baldé. A falta de definir exactamente el rol que desempeña el joven atacante de la Lazio, el extremo del Liverpool debe asumir la responsabilidad de pedir el balón y regatear en un equipo que carece de creadores de juego contrastados y que puede atascarse en la medular. Atrás el equipo senegalés ha dado un salto de calidad con la incorporación de Kalidou Koulibaly (Nápoles, debutó en 2015). El entrenador de Senegal es Aliou Cissé, uno de los cuatro técnicos africanos que dirigirá en la CAN.

Zimbabue

Otra de las novedades del torneo. Zimbabue no jugaba una Copa África desde 2006, y a priori parte en una situación de inferioridad respecto a sus tres rivales, que por lo menos presumen de haber jugado Mundiales y finales de CAN. Aun así, Zimbabue llega en un buen momento de salud deportiva. Se clasificó tras imponerse a Suazilandia, Guinea y Malawi en la fase de clasificación. A pesar de que no eran rivales de muchísima entidad, solo perdió el último encuentro contra Guinea, cuando ya había certificado su pase, y encajó pocos goles (4). Marvelous Nakamba, centrocampista del Vitesse, disfrutará de un escaparate inigualable para exhibir su capacidad de robo y fortaleza física para abarcar muchísimos metros, y arriba la calidad la pondrán Knowledge Musona, extremo del Oostende, y Billiat, mediapunta campeón de la Champions Africana con Mamelodi Sundowns. El lunar se encuentra en su federación: las deudas acumuladas por la Zifa privaron a Zimbabue de disputar la fase de clasificación para el Mundial de Rusia.

Grupo C

Costa de Marfil

Con la conciencia tranquila después de ganar la última edición, Costa de Marfil defiende el título bajo la batuta de Michel Dusseyer. El técnico galo cuenta con una dilatada experiencia en el fútbol africano: fue asistente de Henri Michel en la Copa África de 2006 con Costa de Marfil y ha trabajado bien con las selecciones de Guinea y Benín, pero esta es su aventura más ambiciosa desde que es entrenador. El vigente campeón añade a futbolistas prometedores que renovarán la ambición del grupo, como son los emergentes Kessié y Seri, centrocampistas que están completando una gran temporada en Italia y Francia respectivamente. Estos dos jugadores pueden ser vitales en el juego marfileño, aportando frescura y dinamismo a la medular, con Serey Die cubriéndoles las espaldas para que se descuelguen con mayor frecuencia. También es importante la presencia de Wilfried Zaha, que tras debutar con la selección inglesa en un amistoso contra Suecia en 2012 pasará a jugar con el país donde nació. El extremo del Crystal Palace es otro futbolista que llega en un buen momento de forma. Le necesita Costa de Marfil, pues Wilfried Bony está peor que hace dos años (solo ha marcado dos goles en 2016). Por esta razón, es probable que Jonathan Kodjia se erija como el delantero centro titular del equipo. Sin los Touré, Drogba o Gervinho, es una incógnita ver quién asumirá el liderazgo en Costa de Marfil.

Wilfried Bony of Stoke City prior to the Premier League match against Burnley at the Bet 365 Stadium, Stoke-on-Trent. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 03/12/2016
Wilfried Bony solo marcó dos goles en 2016. Su mal rendimiento puede convertirlo en suplente en la CAN. Foto: Focus Images Ltd.

RD Congo

Con Mbokani, Bakambu, M’Poku, Kebano y Kabananga, la República Democrática del Congo cuenta con uno de los frentes de ataque más letales del fútbol africano. La mayoría son futbolistas de enorme poderío físico, capaces de chocar con cualquier defensa y solucionar los problemas de juego de su equipo, que anda corto de calidad en el centro del campo. Por este motivo, en la última Copa de África fue habitual ver a Mbemba (central ahora en el Newcastle) jugar como mediocentro para distribuir. Con M’Poku y Kebano, Florent Ibengé cuenta con dos futbolistas peligrosos en los flancos para regatear y poner centros a los delanteros, que no son los más completos del mundo pero marcan la diferencia en los campos que más dominan. Yannick Bolasie, lesionado de gravedad, causa baja.

Marruecos

Hervé Renard se medirá a su exequipo en uno de los grupos más exigentes del campeonato. El reto de Marruecos es ambicioso, pues uno de los países que produce más talento del continente no supera la fase de grupos de la Copa África desde 2004. El potencial existe, pero Renard debe ordenarlo. En la fase de clasificación para el Mundial ha dado las primeras pinceladas y ha demostrado que su prioridad es lograr un equipo sólido que encaje pocos goles. Ha jugado con tres centrales y dos carrileros a menudo para ganar consistencia defensiva y al mismo tiempo juntar a sus centrocampistas más talentosos en campo rival. Las bajas por lesión de Tannanne, Sofiane Boufal, Nordin Amrabat y Younès Belhanda son relevantes en este aspecto, y se suman a la decisión de prescindir de Ziyech por motivos técnicos. Renard llegó a declarar que prefería no contar con el mediapunta del Ajax para un torneo de estas características y alegó que no le podía garantizar la titularidad, insinuando que le preocupa su fama de jugador conflictivo. Con Medhi Benatia como líder de la defensa, El Ahmadi para destruir y varios centrocampistas para crear (Boussoufa, Dirar, Carcela-Gonzalez), la CAN pondrá a prueba el nivel de dos de las posiciones más conflictivas en el cuadro marroquí: la portería y la delantera.

Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Foto: Ben Sutherland.
Hervé Renard, campeón de África con Zambia (2012) y Costa de Marfil (2015). Ahora entrena a Marruecos. Foto: Ben Sutherland.

Togo

El último equipo que se clasificó para la CAN, en este caso como el segundo mejor subcampeón de los grupos previos al torneo. La gran estrella de Togo, Emmanuel Adebayor, viajará a la Copa de África a pesar de no tener equipo desde el pasado verano, por lo que su ritmo competitivo y nivel es toda una incógnita. En un grupo complicado, las oportunidades de pasar a cuartos de final dependerán de que sus segundos espadas den un paso al frente en los momentos delicados para compensar el esperado bajón de las prestaciones de Adebayor. Mathieu Dossevi viene jugando bien en el Standard de Lieja, Serge Gakpé puede desequilibrar en uno de los flancos y Alaixys Romao se encargará de ordenar al equipo en la medular. En defensa, Togo no cuenta con demasiados nombres de garantías. Sin embargo, dispone de uno de los entrenadores más curtidos de África: Claude Le Roy.

 Adebayor viaja a la Copa África a pesar de no tener equipo. Foto: Focus Images Ltd. Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 12/03/2014
Adebayor viaja a la Copa África a pesar de no tener equipo. Foto: Focus Images Ltd.

Grupo D

Ghana

Subcampeón en dos de las últimas cuatro ediciones de la Copa África, Ghana sueña con ganar el primer torneo continental desde 1982. Solo Egipto ha levantado más veces el título que las Estrellas Negras, que mantienen a Avram Grant como entrenador. El técnico israelí no ha introducido grandes cambios entre sus hombres de confianza, pues dos años después de la final perdida contra Costa de Marfil la mayoría del bloque continúa integrando la selección ghanesa: 13 de los 14 futbolistas que participaron en la final de 2015 viajarán a Gabón. Entre ellos, Asamoah Gyan, el delantero estrella, cuyas cifras han empeorado en los dos últimos cursos. El protagonismo en los ghaneses estará repartido, pues también cuentan con los dos hermanos Ayew, la velocidad de Atsu en banda, el despliegue físico de Agyemang-Badu en la medular, las incorporaciones de Acheampong y Baba Rahman desde la izquierda o la fortaleza de Amartey, Mensah y Boye para jugar en el eje de la zaga. Los jóvenes Thomas Partey (Atlético), Samuel Tetteh (RB Salzburgo), Ebenezer Ofori (AIK), Ebenezer Assifuah (Sion) y Bernard Tekpetey (Schalke) han sido los últimos en entrar en los planes de Grant, por lo que el peso de la mayoría de estos futbolistas debería ser secundario.

Avram Grant sigue al frente de Ghana. Foto: Focus Images Ltd.
Avram Grant sigue al frente de Ghana. Foto: Focus Images Ltd.

Mali

Los caminos de la selección de Mali y de Alain Giresse se vuelven a cruzar. El técnico francés afronta su segunda etapa al frente del banquillo maliense, con el que alcanzó las semifinales de la Copa África de 2012… precisamente en Guinea Ecuatorial y Gabón. En los últimos años Mali se ha caracterizado por ser un equipo especialmente competitivo en los torneos cortos, rocoso y difícil de batir. Le ha faltado capacidad para desequilibrar en campo rival, aspecto en el que confía que ayude Adama Traoré, Balón de Oro del Mundial sub-20 de 2015 que no termina de despegar en el Monaco. De la generación que se colgó la medalla de bronce en dicha competición, también han dado el salto a la absoluta el portero Djigui Diarra y el defensa Youssouf Koné. Pronto les acompañarán otros. Mientras se afianzan los jugadores más jóvenes, Mali necesitará que Bakary Sako desequilibre por la banda con su exuberante zancada y que sus delanteros afinen la puntería. Sin Cheick Diabaté, referencia en los últimos años, es el turno de Moussa Marega, que viajará a la Copa de África en un momento particularmente dulce: ha marcado 10 goles en 12 partidos de liga portuguesa con el Vitória Guimaraes.

Egipto

El país más laureado en la Copa de África regresa al torneo tras siete años de ausencia. Desde que Egipto ganó su último entorchado en 2010 (el tercero consecutivo) encadenaba una decepción tras otra. Ahora llega con una generación joven, con varias estrellas menores de 25 años. El estandarte es Mohammed Salah, que con la selección suele asumir un rol de segundo punta, por detrás de un delantero centro. En la CAN la figura elegida para jugar en punta seguramente sea Ahmed Hassan ‘Koka’, que en las últimas temporadas ha firmado buenas cifras en el fútbol luso. El rejuvenecimiento de la plantilla también ha llegado a la defensa, donde es posible que veamos a Gaber (Basilea) y Hegazy (Al Ahly). Entre los jóvenes con el hambre y la ambición necesaria para competir por títulos de nuevo, el equipo dirigido por Héctor Cúper cuenta con una nómina de centrocampistas capaces de cambiar partidos saliendo desde el banquillo como Trézeguet, Kahraba o el mejor talento emergente del país norteafricano, Ramadan Sobhi. Las conducciones del extremo del Stoke City son una de las armas más poderosas de una selección en la que sigue jugando el legendario portero Essam El Hadary, que cumplirá 44 años el 15 de enero.

Wilfried Zaha of Crystal Palace looks to get past Mohamed Elneny of Arsenal during the Premier League match between Arsenal and Crystal Palace at the Emirates Stadium, London Picture by Richard Blaxall/Focus Images Ltd +44 7853 364624 01/01/2017
Mohamed Elneny podría perseguir a Wilfried Zaha en un eventual duelo de cuartos de final. Foto: Focus Images Ltd.

Uganda

Tras 39 años de ausencia, Uganda vuelve a la Copa de África. Las grullas no disputaban la competición desde 1978, edición en la que fueron subcampeones. Precisamente su reencuentro con el torneo continental les depara la reedición de la final contra Ghana. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, pues Uganda ha perdido peso en el fútbol africano. En cambio, ahora pasa por un buen momento. La selección ugandesa ha cosechado resultados notables en la última década en la CECAFA, torneo en el que cada dos años compiten los países del centro y este de África. Se ha convertido en una potencia de su región, y está rindiendo por encima de las expectativas en el arranque de la fase de clasificación para el Mundial 2018. Derrotó a Togo en una eliminatoria a doble partido (0-4 global) y ha sumado cuatro puntos en sus dos primeros encuentros del grupo final, que comparte con Egipto, Ghana y Congo. Es decir, tres de los rivales del Grupo D de la Copa África se jugarán en los próximos meses una plaza de acceso directo al Mundial de Rusia. Se conocen muy bien. En Uganda las esperanzas están depositadas en el portero Denis Onyango, campeón de la Champions Africana de este año con Mamelodi Sundowns, y el potencial de Farouk Miya, centrocampista de 19 años captado por el Standard de Lieja, que ha marcado cuatro goles en la fase de clasificación mundialista. A nivel defensivo es una selección solvente, pues solo encajó dos dianas en los seis partidos previos a la Copa África y todavía no ha concedido ningún tanto en los cuatro encuentros clasificatorios para el Mundial 2018.

Foto de portada: Jake Brown.

Related posts

Deja un comentario

*