Camerún elimina a Senegal con una actuación estelar de Ondoa

Ondoa ha sido uno de los protagonistas de Camerún en la CAN. Foto: joshjdss.

A falta de grandes referentes mediáticos, Fabrice Ondoa se ha convertido en el nuevo líder de la selección camerunesa. El portero del Sevilla Atlético, donde milita (sin jugar) cedido por el Nàstic, se ha erigido como el hombre más decisivo de los Leones Indomables en la Copa África. Tras un primer contacto prometedor con el torneo hace dos años, el joven guardameta de 21 años ha salvado a su país en varias ocasiones con intervenciones de muchísimo mérito en la vigente edición. Ya fue uno de los mejores en el estreno ante Burkina Faso, certificó el pase a los cuartos de final con una parada felina en el último minuto del descuento contra Gabón en la tercera jornada de la fase de grupos y mantuvo con vida a Camerún contra Senegal en la primera de las eliminatorias, que terminó con un penalti parado a Sadio Mané, una de las grandes estrellas del torneo. Fabrice Ondoa fue una de las razones por las que Senegal no pudo perforar la portería camerunesa a lo largo de 120 minutos. Una de las razones por las que, a tenor de lo visto en la primera fase, una de las favoritas a alzar el título se despide del torneo en cuartos de final.

Senegal 0
Camerún 0

Camerun vs Senegal - Football tactics and formations

Camerún cedió toda la responsabilidad a Senegal, a quien traspasó la etiqueta de favorita. El elenco de Hugo Broos actuó como tal, renunciando al balón y esperando replegada bastante atrás. Reforzó el centro del campo con la entrada de Djoum y regresó a la pareja de centrales que mejor ha funcionado en el campeonato, con Ngadeu acompañando a Teikeu en el corazón del área. Como Djoum, también Ekambi disfrutó de su primera titularidad en el campeonato en detrimento de un jugador más contrastado como N’Jie, mientras Tambe se mantuvo en punta en lugar de Aboubakar, que volvió a sentarse en el banquillo. Con estos ajustes, que incluían a Moukandjo incrustándose en la línea de medios en varias fases del partido, Camerún resistió bastante bien ante una selección senegalesa que asumió el reto que le planteaba su adversario. Los de Aliou Cissé se apropiaron de la iniciativa con el balón y buscaron mover el bloque camerunés hasta que apareciera algún resquicio. Saivet bajó más atrás que de costumbre para ayudar a sacar la pelota jugada y Kouyaté compensó los movimientos del jugador del Saint-Étienne con constantes apariciones por sorpresa en el área, donde impone su fortaleza física para rematar de cabeza.

Senegal orientó casi todo su juego al perfil izquierdo, donde Keita Baldé anduvo particularmente inspirado. El extremo de la Lazio fue el gran generador de peligro en Los Leones de Teranga. Encaró a Fai con frecuencia y lo superó a menudo en el duelo individual. Keita Baldé alternó regates cerca de la banda con apariciones interiores en las que buscaba recibir a la espalda de los centrocampistas cameruneses. Su paleta de movimientos sorprendió al elenco de Broos y, en general, de sus intervenciones nacieron varias jugadas de cierto peligro. Sin embargo, Camerún supo neutralizar las fortalezas de su adversario. Oyongo ató bastante en corto a Mané, menos participativo que en choques anteriores, y Diouf apenas intervino. El trabajo colectivo terminaba abortando los ataques senegaleses, sin la velocidad suficiente para desbordar la telaraña diseñada por Broos. Solo algunos centros laterales en los que Ondoa no terminó de imponerse y las apariciones de Kouyaté se salieron de un guion con pocas ocasiones reales de gol. Por su parte, Camerún también sufrió para desplegarse en ataque. Le costó mucho salir de su propio campo y solo lo logró cuando se juntaron Moukandjo y Bassogog, seguramente sus dos mejores jugadores en el apartado ofensivo a lo largo del campeonato. Al extremo de la banda derecha no le llegaron demasiados balones en condiciones puesto que Camerún recuperaba el esférico muy lejos de la portería defendida por Abdoulaye Diallo.

Fai sufrió para detener a Keita Baldé. Foto: www.rsca.be
Fai sufrió para detener a Keita Baldé. Foto: www.rsca.be

En la segunda mitad la disciplina táctica de ambos equipos se empezó a resquebrajar y aparecieron los espacios para correr. Tanto Senegal como Camerún se aproximaron con bastante más peligro que en la primera parte. Ondoa detuvo un cabezazo peligrosa de Diouf en el minuto 53′ y en el 67′ respondió Moukandjo, que recogió en el área un mal disparo de Bassogog y puso a prueba a Diallo. En el intercambio de golpes Camerún dispuso de varias oportunidades que en los 45 minutos iniciales habría sido capaz de generar y creció al participar mucho más Bassogog, pero en cambio Senegal merodeó el área de Ondoa con bastante más peligro. Gueye, Mané, Sow y Keita Baldé desaprovecharon varias oportunidades claras para adelantar a los senegaleses, a quienes les ha faltado un punto de pegada a lo largo del torneo. La mitad de los goles de Senegal en la Copa África han nacido en acciones a balón parado y, en general, el equipo ha fallado bastantes ocasiones en relación con la cantidad de peligro creado. Mame Diouf, el delantero titular de Aliou Cissé, se despide del campeonato sin mojar y Moussa Sow solo pudo marcar ante una Argelia ya eliminada. Entre la falta de acierto en la definición de sus delanteros y la inspiración de Ondoa, Senegal no pudo anotar.

Mame Biram Diouf of Stoke City in action against Leicester City during the Premier League match at the Bet 365 Stadium, Stoke-on-Trent. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 17/12/2016
Mame Biram Diouf se despide de la Copa África sin marcar. Foto: Focus Images Ltd.

En la prórroga Senegal empezó mejor, pero la fatiga terminó pesando en las piernas de los jugadores de ambos equipos. Sow se topó con Ondoa muy pronto, y Camerún respondió dando entrada a Aboubakar y Zoua, que refrescaron las ideas del frente de ataque de Los Leones Indomables. Sobre todo con el delantero del Besiktas, Camerún sumó mucha más calidad cerca del área senegalesa. Al fin y al cabo la diferencia de calidad técnica con Tambe es evidente, y la frescura de Aboubakar puso a prueba a la zaga del favorito. Entre Aboubakar y Zoua generaron la ocasión más clara de la prórroga, que perdonó el ariete del Kaiserslautern con una pésima definición ante la salida de Abdoulaye Diallo.

El partido se definió en una tanda de penaltis prácticamente inmaculada en la que solo un futbolista falló. Uno de los mejores jugadores del torneo, Sadio Mané, vio cómo Ondoa acertaba la dirección de su tiro y la negaba el quinto penalti de la tanda. Vincent Aboubakar transformó el lanzamiento definitivo para devolver a Camerún a las semifinales de la Copa África por primera vez desde 2008. Con una plantilla mucho peor que en campeonatos anteriores en la que Hugo Broos ha priorizado dar la oportunidad a algunas piezas que garanticen trabajo en detrimento de ciertas estrellas (N’Jie, N’Koulou o Aboubakar), Camerún ha ofrecido su mejor rendimiento en la última década en un torneo internacional. Quizás Fabrice Ondoa no sería el portero titular de Camerún de no haber renunciado André Onana a participar en la Copa África, ni tampoco estarían en el once titular jugadores como Ngadeu, Teikeu o Bassogog. Quizás ni siquiera habrían viajado a Gabón. Aunque vistos los últimos precedentes, seguramente Camerún no habría mostrado el mismo espíritu colectivo y resiliencia con una plantilla más refinada. Con los que han querido estar en esta Copa África, Camerún por fin ha vuelto a competir. Espera a Ghana o la República Democrática del Congo en la semifinal.

The Liverpool team arrive including Sadio Mane prior to the Premier League match between Sunderland and Liverpool at the Stadium Of Light, Sunderland Picture by Christopher Booth/Focus Images Ltd 07711958291 02/01/2017
Sadio Mané falló el penalti decisivo. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: joshjdss

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*