La huella de Bielsa en la final de Santiago

Marcelo Bielsa - Alejandro Vazquez Nuñez

Aunque a Gerardo Martino lo relacionaron con el bielsismo cuando empezó a entrenar porque se había formado en el mismo club que el Loco y había sido dirigido por él, es Jorge Sampaoli, que nunca coincidió con Marcelo, el que a día de hoy es observado como el entrenador que más sigue los postulados del técnico que dirigió esta última temporada al Marsella. La obsesión del actual seleccionador de Chile roza lo enfermizo: antes de convertirse en profesional, espiaba los entrenamientos a puerta cerrada de Bielsa subiéndose a los árboles. Ahora, que es ya un técnico respetado, sale a correr escuchando las conferencias del rosarino. Su equipo se comporta de manera parecida a los del hombre al que considera “un mito”. Martino, en cambio, y aunque no necesitó escalar ni sujetarse en las ramas para conocer cómo trabajaba Bielsa, se alejó del radicalismo de su mentor y se convirtió en un entrenador más flexible y adaptable a diferentes contextos. Pero Argentina no es Paraguay, y con la albiceleste el Tata sale jugando desde atrás, domina los partidos y forma con un 4-3-3 en el que Messi tiene tanta libertad que al final no se sabe de qué juega -de todo, en realidad-. La final de la Copa América de este sábado en Santiago (22:00 en España) será, además de un duelo imperdible para los estudiosos del bielsismo, un encuentro que se presume frenético y sin tregua por la cantidad de espacios que ambos combinados dejarán a la espalda de sus defensores. Y ojo, para atacarlos jugarán Eduardo Vargas y Alexis Sánchez por un lado y Agüero, Di María y el propio Lio por el otro.

Gerardo Martino FocusGerardo Martino nació en Rosario y tiene 52 años (Foto: Focus Images Ltd).

Para Martino, tras su año de dolor en Barcelona, la final se presenta como una especie de revancha. El Tata, bombardeado por ser el primer entrenador azulgrana post-guardiolista que no se ceñía al completo a las esencias del ideario irrenunciable de La Masia, se marchó en silencio a Rosario y sólo la llamada de Argentina le impidió por segundo año consecutivo tomarse unos meses de descanso alejado del fútbol. Doce meses después, proponiendo Luis Enrique una verticalidad aún más manifiesta que la que tanto se vilipendió en Martino, el Barcelona volvió a ganar, y el recuerdo del Tata quedó más empequeñecido aún en la capital catalana. Es probable que lo condenara no tener la mala leche del asturiano para desafiar a los críticos, o quizá admirar demasiado a los futbolistas a los que entrenaba, como perdiendo de entrada el principio de autoridad ante unos jugadores que, cuando llegó, ya lo conocían poco o nada. Y aunque lo que ocurra en una final de Copa América no podrá cambiar la perspectiva que se tiene en Barcelona de sus métodos y su valor, sí puede aumentar el prestigio, ya muy alto, que posee Martino en Sudamérica. Los cuatro títulos de la liga paraguaya (tres con Libertad y uno con Cerro Porteño) y el logrado en la liga argentina con su amado Newell’s pueden parecer conquistas menores desde el otro lado del Atlántico, pero le sirvieron para llegar al cargo de seleccionador en esos dos países. Con Paraguay llegó a la final de la última Copa América y la perdió en Buenos Aires ante Uruguay. Ahora se quiere sacar la espina.

Sampaoli Chile FocusJorge Sampaoli nació en Casilda, a 45 kilómetros de Rosario, y tiene 55 años (Foto: Focus Images Ltd).

Para Jorge Sampaoli es indiscutible que la final de la Copa América 2015 es el partido más importante de su carrera. Ya ganó un título continental -la Copa Sudamericana- con la Universidad de Chile, pero la trascendencia del duelo de este sábado es mucho mayor. Argentina empieza a descubrir ahora a un técnico que nunca dirigió a nivel profesional en su país y que, como Martino y Bielsa, jugó en las categorías inferiores de Newell’s. Y mientras la prensa lo presenta a un público nacional que no ha podido seguirlo de cerca -dirigió en Perú, Ecuador y Chile-, él estudia la final y la manera de parar a Messi. Las alineaciones probables que maneja la prensa sudamericana confirman el carácter más meticuloso de Sampaoli, mucho más dado a las modificaciones tácticas que Martino. Medel, central durante toda la Copa América, se ubicaría en la izquierda para frenar a Leo y acompañarlo en una marca casi personal en los movimientos hacia dentro. Beausejour cerraría por ese costado cuando Zabaleta intentara aprovechar las diagonales del crack profundizando desde el lateral. Ante una Argentina repleta de talento y sin modificaciones más allá del posible regreso de Garay en detrimento de Demichelis, Chile seguirá defendiendo con centrocampistas y procurando que su ritmo alto de presión atasque a un equipo que parece haber alcanzado su mejor tono en los dos últimos encuentros. El anfitrión, en cambio, se debate entre los beneficios y las amenazas que le presenta la localía: mucha gente alentándola para ganar su primera Copa América y el vértigo que acompaña a la oportunidad histórica. La roja pareció nerviosa en varios tramos de la semifinal frente a Perú, como si el favoritismo la atenazara. Quizá lo más inteligente sea pensar que en el rival juega Messi (un Messi que desea por fin levantar un título con la selección absoluta de Argentina, esa que lleva desde 1993 sin festejar nada) y que eso siempre te permite, por muy local que seas, vestirte de aspirante tapado.

Alineaciones probables:

Chile vs Argentina - Football tactics and formations

 ¿A quién ves favorito en la final? ¡Consulta aquí las cuotas del Chile-Argentina y aprovecha el BONO de 50 EUROS* para nuevos usuarios de bwin!

Foto de portada: Alejandro Vazquez Nuñez bajo licencia Creative Commons.

 

Related posts

3 comments

Buenas noches, Axel. Coincido en casi todo salvo en el matiz del rendimiento argentino en los últimos dos partidos. Creo que ante Paraguay no se vio una Argentina con fluidez en cuanto al patrón de juego que intenta desarrollar Martino. Los primeros minutos hasta el gol de Rojo, Paraguay presionó la iniciación y los albicelestes se mostraron inconexos, imprecisos y estáticos. Fue el primer encuentro ante un rival que no lo esperó replegado en su campo, al menos desde el pitido inicial. Chile es muy agresiva en este sentido y creo que los pupilos del Tata pueden tener problemas como ocurrió con el tanto de Lucas Barrios (mala salida de Otamendi y Mascherano mal posicionado). Ante Colombia si se generaron espacios y el volumen de juego creció, creo que fue el cotejo más convincente. No obstante con el 3-1 de di María, los espacios fueron múltiples y con di Maria en su máxima expresión llegó la goleada. Algunas de las claves bajo mi humilde punto de vista pueden ser: Las proyecciones de Isla por el sector del jugador del Manchester United quien puede aprovecharse en transiciones ofensivas. Otro bonito duelo será el de Aléxis (ha ido de más a menos en el certamen como Vidal tras el accidente) frente a Zabaleta-Garay. Por último, destacar el nerviosismo chileno cuando Díaz no recibe cómodo en la salida lavolpiana (el Kun puede presentarse por esa zona, incomodando al mediocentro posicional). Medel no suele esperar el retroceso de Vidal, Aránguiz y hasta Valdivia -en menor grado- para salir jugando, prefiriendo un balón directo a Vargas o Aléxis. Estos balones largos, benefician a una zaga (Garay o Demichelis-Otamendi) que se ha mostrado incomensurable por alto.

Un saludo, genio.

Nico, muy bueno tu análisis, pero los partidos duran 90′, no solo 15′ que Paraguay pudo hacerle frente a Argentina. Axel me encantó tu previa. Bielsa es muy grande.

Gracias, Pablo. Obviamente no duran 15′, pero Argentina ese día ganó el partido desde el contraataque y no desde la tenencia. Algo bueno porque otro estilo también funciona pero el principal lo vi demasiado atascado a diferencia de Colombia o los primeros 45′ ante Paraguay (fase de grupos) y Uruguay. Por eso le comenté a Axel, porque creo que el súmmum fue contra Colombia y con Paraguay un paso atrás. Bielsa es GRANDE!!!!

Saludos, Pablo

Deja un comentario

*