Un 4-0 puede ser engañoso

Klinsmann - Bobby Melok

El fútbol a veces, muchas veces, es difícil de explicar. Y es que resulta complicado ponerse aquí a escribir y tratar de defender que un equipo que se fue al descanso perdiendo 3-0 no fue peor que su rival. Es lo que le pasó a Costa Rica, que cayó por un contundente 4-0 y en el intermedio ya iba tres goles abajo en el marcador.

Desde el minuto uno al 42, el arquero costarricense Pemberton apenas tuvo que intervenir una vez: para tratar de detener un penalti que transformó Dempsey. Poco más generó Estados Unidos, que formó sorprendentemente con los mismos once jugadores que habían perdido ante Colombia pero esta vez cambió el plan: cedió la posesión y se dedicó a contraatacar. Sin duda, idea más adecuada a la naturalidad de sus futbolistas.

 Dempsey fue el hombre decisivo del partido. Foto: GettyImages.

Con un 5-3-2 en el que Celso Borges ejerció como único mediocentro y máximo responsable en la salida de balón, Costa Rica logró tener la pelota en campo contrario durante prácticamente todo el partido y llegar a la zona de tres cuartos con relativa facilidad, pero le faltó siempre el último pase para encontrar la portería de Guzan. Ni Joel Campbell, acostado sobre la derecha, ni Bryan Ruiz, participativo pero lejos del área, lograron desequilibrar en zona peligrosa y por eso Estados Unidos terminó con su puerta a cero.

En lado contrario, la diferencia la puso Dempsey jugando de falso nueve. El experimentado atacante, que ha cumplido ya los 33, puso sentido a los pocos ataques que le tocó administrar y, además de anotar el penalti que abrió el electrónico, asistió a Jones y Wood en los dos siguientes goles.

Pese a la amplitud del marcador, Costa Rica tampoco se deshizo en el segundo tiempo y el guión del partido siguió siendo el mismo. Borges, llegando desde atrás en una buena jugada colectiva, Ruiz, con un cabezazo, y Saborío, en una acción a balón parado, tuvieron las más claras para descontar pero una vez más serían los americanos los que acertarían: Zusi, que había entrado por Wood, puso en el 87′ el 4-0 definitivo.

A nivel clasificatorio, el resultado da vida a Estados Unidos y deja muy tocada a Costa Rica, colista del grupo, pero los ticos se enfrentarán en la última jornada a una Colombia ya clasificada y, si mantienen el nivel de juego y aumentan el acierto en las áreas, podrán soñar con sacar una victoria.

Foto de portada: Bobby Melok.

Related posts

Deja un comentario

*