Un capítulo más de Messi

Lionel Messi of Argentina arrives ahead of the International Friendly match against Portugal at Old Trafford, Manchester
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +447792 981244
18/11/2014

La tarde en Boston no empezó bien para Venezuela. A la dificultad ya conocida de enfrentarse a Argentina, el conjunto venezolano añadió una mala noticia: los problemas físicos de Adalberto Peñaranda en el calentamiento. Luis Seijas fue el elegido para actuar como sustituto en el once titular. No podía imaginar entonces Seijas, ni tampoco el seleccionador Rafael Dudamel, lo que les esperaba. Pero esa es la segunda parte de la película.

La primera tuvo como actores principales a Leo Messi y a Gonzalo Higuaín. No se necesitaron más que un puñado de segundos con el balón en marcha para comprobar que Messi estaba inspirado y con ganas en estos cuartos de final. En su primera titularidad en el torneo (se perdió la primera jornada y salió desde el banquillo tanto en la segunda como en la tercera), Leo causó el pánico en varias selecciones. Lo hizo con Venezuela, que poco pudo hacer para mitigar la influencia de Messi, autor de un pase maravilloso en el 1-0 de Higuaín. El estado de forma del ’10’ también debe causar bastante temor en el resto de equipos que permanecen vivos en el torneo. Así es difícil ganar el título, pensarán.

Leo Messi ha igualado a Gabriel Batistuta como máximo goleador (54 tantos) de la historia de la selección argentina

Boston asistió a un nuevo capítulo de la particular historia de Messi con su selección: el día que igualó a Gabriel Batistuta como máximo realizador del país. Una anécdota en comparación con el gran anhelo de Leo durante estos días en Estados Unidos: decir que por fin ha ganado una Copa América (perdió la final en 2007 y en 2015).

 

Mientras tanto, el ‘Pipa’ Higuaín es un socio de lujo para el ’10’. Ganar y marcar en la Copa América también es una forma de reivindicación para el delantero centro, tantas veces discutido en el pasado. Su presente difícilmente admite reproche alguno: 38 goles esta temporada con el Nápoles y, desde ahora, con un par de tantos en su casillero de la Copa América. Su recurso en el área para abrir el marcador fue fabuloso.

Argentina vive con la confianza y la tranquilidad de quien sabe que si los partidos se convierten en un intercambio de golpes, es decir, encuentros con bastantes llegadas a ambas áreas, la albiceleste tiene un plus de calidad ofensiva, algo que ya demostró el primer día ante Chile. No obstante, Gerardo ‘Tata’ Martino no pasará por alto la otra parte de la película en el Argentina-Venezuela: la desconexión de los suyos en la segunda mitad, la facilidad del rival para llegar al área de Romero e incluso el gol anotado por Rondón cuando el duelo ya estaba resuelto. Conviene corregir esos síntomas de fragilidad tras este 4-1. Seijas tuvo la ocurrencia de ejecutar un lanzamiento de penalti a lo panenka, erró y las opciones de Venezuela prácticamente se diluyeron en ese instante.

Estados Unidos-Argentina en semifinales

El anfitrión ya espera a los argentinos. Martino trabajará con una certeza (la baja de Nico Gaitán), una incógnita (la recuperación de Ángel Di María) y un posible sustituto para el ‘Fideo’ (Lamela). Estará Messi, estará Higuaín y para ello debe prepararse a conciencia Estados Unidos. Unos sienten la responsabilidad de jugar en casa, los otros sienten la presión del favorito.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*