Chile no tuvo rival

Alexis Sánchez Chile Focus

En la tarde de Philadelphia, Chile se llevó ante Panamá los tres puntos y la clasificación para cuartos de la Copa América Centenario, en los que jugarán un espectacular duelo ante México. El partido chileno, a pesar de haber jugado ante un rival que estuvo siempre a su merced y que llegaba con cuatro sancionados (entre ellos las estrellas Armando Cooper y Blas Pérez), deja bastantes conclusiones positivas en cuanto al juego y sobre determinados futbolistas que todavía no habían ofrecido su mejor nivel en este torneo. Eduardo Vargas, con dos goles y una asistencia, y Arturo Vidal, mucho más participativo que en los anteriores partidos, fueron las dos apariciones más gratas para Chile.

Eso sí, el partido también deja un poso de preocupación por el estado de forma de Claudio Bravo, que mantuvo su errática línea de esta Copa América fallando clamorosamente en los dos goles que anotó Panamá. El primer tanto de los canaleros llegó a los 5 minutos, tras un error de Jara en la salida y un disparo lejano de Miguel Camargo en el que a Bravo se le doblaron las manos. Panamá, echada atrás desde el principio, aprovechaba un accidente para ponerse por delante. Chile, sabiendo que quedaba todo el partido por delante, jugó con tranquilidad, teniendo casi siempre la pelota en campo rival, con Marcelo Díaz como jefe de operaciones. El jugador del Celta, al primer toque, habilitó entre líneas a Arturo Vidal, que hizo la pared con Alexis y sacó un disparo que Jaime Penedo dejó vivo. Vargas, haciendo de ‘9’ puro, aprovechó el rechace y marcó el 1-1.

Aunque no pudiese evitar el empate de Chile, Jaime Penedo fue el mejor de Panamá, evitando que la sangría fuese aún peor. Después de un centro desde la izquierda de Beausejour, el remate de cabeza Arturo Vidal exigió una gran intervención al portero panameño. Tras un disparo fuera de Vargas y un remate desviado de Medel en un córner mal defendido por Panamá, Chile consiguió ponerse por delante con casi los mismos protagonistas que en el primer gol. Marcelo Díaz volvió a iniciar la acción con un pase entre líneas para Vidal, este abrió a la izquierda para el centro de Beausejour y Vargas, de cabeza, puso el 2-1. El gol, justo antes del descanso, fue doloroso para el equipo del ‘Bolillo’ Gómez, que se veía inferior y tenía la intención de aguantar bastantes más minutos con el empate.

Panamá empezó el segundo tiempo cambiando una pareja de delanteros por otra: se marcharon Nurse y Tejada por Torres y Arroyo. Los que entraron en el segundo tiempo hicieron un trabajo bastante mejor que los titulares, que nunca presionaron ni tuvieron acierto en las pocas acciones al contragolpe que tuvo Panamá. De hecho, en los primeros instantes de la segunda parte, Arroyo tuvo un disparo desde la frontal tras la pérdida en la salida de Marcelo Díaz. Tras ese aviso inicial, Chile siguió llevando la iniciativa y encontró el gol a los cinco minutos de la reanudación. Eduardo Vargas recibió en la derecha, recortó sobre un defensor, aguantó con la pelota hasta que vio la llegada del tocopillano y le colocó el balón para que Alexis la embocase perfectamente con la derecha. Este golazo fue sólo una parte del tremendo encuentro que hizo Alexis, consagrado ya como el jugador total de Chile durante la Copa América. No sólo marca goles, sino que también tiene la clarividencia para encontrar la mejor opción de pase y es absolutamente imprevisible para sus marcadores con sus controles orientados y sus giros. Una vez que Pizzi ha decidido prescindir de Valdivia, Alexis es el playmaker de Chile.

Después del 3-1 y viendo que Panamá prácticamente no había inquietado su portería durante el partido, Chile bajó algo la guardia, así que los canaleros lo aprovecharon para acercarse a la meta rival. Casi todo lo generaron Arroyo y Torres, los delanteros introducidos en la segunda parte, que se echaron el equipo a la espalda pero no pudieron sacar provecho de los errores (especialmente en la salida de balón) que cometía Chile. A falta de 15 minutos para el final, en un balón parado panameño, llegó el gol que reabría el partido: Vargas peinó atrás el centro y Arroyo, de cabeza, batía a Claudio Bravo, que de nuevo cometió un error tremendo. Al igual que en el primer gol, la mala colocación del cuerpo y la poca fuerza en las manos condenaron al portero del FC Barcelona. Panamá intentó ir a por el 3-3, presionando más de lo que lo habían hecho durante el resto del partido, y el encuentro estuvo más abierto en la parte final. La puntilla la dio, claro, Alexis Sánchez. Fuenzalida, que jugó en ambas bandas e hizo un partido solvente, se aprovechó del hueco que Machado dejó por la derecha y centró con toda comodidad para el testarazo del tocopillano desde el punto de penalti.

De esta forma se acababa la presencia de Panamá en la Copa América Centenario, en la que ganó el six-pointer ante Bolivia pero fue claramente inferior a Argentina y Chile. La Roja, por su parte, sigue en el torneo y disputará unos espectaculares cuartos de final ante México. El rival era inferior y Chile tiene algunos problemas por resolver, pero llega a las eliminatorias tras haber jugado su mejor partido en esta Copa América.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*