Chile sufre para doblegar a Bolivia

Arturo Vidal. Foto: Focus Images Ltd.

Chile acusó la baja del que seguramente fue su mejor futbolista en el debut contra Argentina, Marcelo Díaz. Con el Tucu Hernández en la base del centro del campo chileno, la vigente campeona de la Copa América sufrió muchísimo para derrotar a una Bolivia combativa que cerró bastante bien los carriles interiores y en la que el arquero Lampe y el zaguero Zenteno estuvieron especialmente acertados en sus intervenciones. A pesar de que el tanto de Arturo Vidal a la salida del descanso parecía encarrilar el choque, un golpeo genial de Jhasmani Campos, en una falta directa a la escuadra chilena, complicó muchísimo la victoria de Chile.

 Campos se la clavó a Bravo en el ángulo. Foto: GettyImages.

Ante este panorama, a Chile le faltó mover la pelota con mayor fluidez en campo rival y filtrar el pase definitivo que no podrá dar Valdivia, descartado por Pizzi para esta Copa América. La entrada de Vargas mejoró el ataque chileno, más dinámico, pero en general Chile tenía la posesión y se volcó hacia el arco rival sin orden, de forma caótica, lo que facilitó el desempeño defensivo de Bolivia. En contra del equipo boliviano, las dificultades para desplegarse en ataque a medida que corría el reloj: repelían los ataques chilenos, pero no respiraban a través del balón ni intimidaban a Bravo más allá de las acciones a balón parado, la gran baza de Bolivia en la Copa América. Solo un penalti muy polémico en el último suspiro del tiempo añadido inclinó la balanza en favor de Chile, que deberá rematar la clasificación para cuartos en la última fecha ante Panamá. Si en el debut hicieron méritos para sumar frente a Argentina, el premio obtenido contra Bolivia seguramente fue excesivo para los méritos de la Roja.

Aunque, curiosamente, tampoco se puede decir que la derrota sea injusta para Bolivia. Desde el empate, los de Baldivieso se dedicaron a perder tiempo y a intentar que no se jugara aunque el 1-1 les dejaba virtualmente eliminados. Conformarse con no perder por el único hecho de no hacerlo, de no sumar una nueva derrota y poder decir que habían sumado ante la actual campeona, acabó costando caro.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*