La puntería mexicana marca la diferencia

Afición Mexico Foto:Celso Flores

No tuvo México un segundo partido de Copa América tan brillante como ante Uruguay. El equipo de Juan Carlos Osorio, eso sí, siguió con su línea triunfal de resultados: los nueve partidos dirigidos por el seleccionador colombiano del tri han terminado en victoria. La conseguida ante Jamaica quizá sea una de las que dejan la sensación de que México podría terminar campeón: sufrió en la mayor parte del primer tiempo, le generaron varias ocasiones, se vino abajo tras el gol que le puso por delante… y aun así, ganó. Jamaica dejó la misma sensación de cada partido desde la pasada Copa América: se mostró como un equipo muy compacto y bien trabajado tácticamente, fue capaz de competir de igual a igual con un rival de más calidad, generó ocasiones de gol… pero terminó perdiendo.

¿Por qué? La diferencia entre delanteras lo fue todo. En la comparación entre las parejas Chicharito-Jiménez y Barnes-Donaldson salió ganando claramente la mexicana. Chicharito marcó a la primera que tuvo y Jiménez apareció con frecuencia en zonas de remate durante el segundo tiempo. En el caso jamaicano, Donaldson no le marcaba ni al arco iris y no pudo aprovechar la faena a destajo que hizo Barnes, más ocupado en prolongar balones largos y pegarse con los rivales que en pisar el área.

Osorio sacó de inicio un 3-4-3 en rombo con Layún de interior, Raúl Jiménez de extremo derecho y Herrera de mediapunta, frente a una Jamaica con un 4-4-2 en el que cada uno ocupaba su sitio habitual (exceptuando a JeVaughn Watson, lateral diestro que tuvo que jugar en la izquierda por la lesión de Kemar Lawrence). México salió a dominar con el balón y a Jamaica no le pareció mal: se quedó atrás con las líneas bien juntas y esperó su momento para contragolpear. El primer aviso de los reggae boyz llegó a los 6 minutos, con un disparo cruzado de Donaldson que salió a la izquierda del marco de Ochoa.

 

El tri no encontraba los espacios por dentro dada la gran colocación jamaicana y parecía complicado que pudiese generar alguna llegada por fuera más allá de los chispazos del Tecatito, pero a los 18 minutos irrumpió Javier Hernández para marcar un brutal gol de cabeza. Corona colocó un balón suave desde la izquierda y Chicharito, con un giro de cabeza espectacular y un remate potentísimo, batió a Andre Blake. Se quedaban los de Winfried Schäfer con un tremendo palmo de narices, pero lejos de venirse abajo, se mantuvieron completamente dentro del partido y generaron varias oportunidades durante el primer tiempo. Primero la tuvo Garath McCleary después de una buena acción por la derecha de McAnuff. Posteriormente, Héctor Moreno cometió una gravísima pérdida cerca del área y Michael Hector probó los reflejos de Guillermo Ochoa tras haber robado él mismo el balón. En la última llegada peligrosa del primer tiempo, Donaldson se dejó caer en el área. Jamaica había hecho méritos para no ir perdiendo al descanso, pero terminó 1-0 abajo.

 

Juan Carlos Osorio movió las piezas que tenía sobre el campo de cara al segundo tiempo y todo comenzó a funcionar mucho mejor. Layún pasó del interior izquierdo al lateral derecho, Héctor Moreno se colocó de lateral izquierdo y Raúl Jiménez pasó del extremo diestro a la posición de ‘9’. Especialmente Layún y Jiménez se vieron favorecidos por el cambio de posición, puesto que varias de las llegadas que protagonizó México durante los primeros 20 minutos del segundo tiempo fueron centros de Layún rematados por Jiménez. Por la izquierda, el Tecatito mejoró todos los ataques mexicanos, con su desborde y sus peligrosísimos centros. México, durante la primera mitad del segundo tiempo, consolidó mucho más sus posesiones y mejoró la presión sobre los jugadores jamaicanos, sometidos durante ese tramo de partido.

Jamaica aguantó la embestida y el errático Donaldson gozó de hasta tres ocasiones seguidas: en la primera se dejó caer en el área buscando el penalti, en la segunda le rebañaron el balón justo en el momento de disparar y en la tercera envió fuera un tiro cruzado cuando tenía a Barnes en mejor posición para disparar. México, congratulándose de que las ocasiones jamaicanas no entraban, mató el partido en los últimos minutos gracias a los cambios de Osorio. Entró Molina por Dueñas con tal de fortalecer el medio campo y arriba se incorporaron Hirving Lozano y Oribe Peralta por Corona y Chicharito. Los jamaicanos dejaron de llegar e Hirving inició la jugada de un 2-0 anotado por Oribe. De esta forma se acababa la historia en un abarrotado Rose Bowl de Pasadena que anoche fue plenamente mexicano. Con la victoria del tri se confirmaba también la eliminación de Uruguay, una de las grandes favoritas al título. ¿#AméricaParaLosMexicanos? Se les está poniendo cara de favoritos.

Foto de portada: Celso Flores, bajo licencia CC.

Related posts

Deja un comentario

*