La presión es para Argentina

Argentina Messi - Focus

Argentina ha alcanzado la final en cuatro de los últimos seis grandes torneos que ha disputado. Desde la Copa América de 2007, cuando Leo Messi se convirtió en una pieza relevante para la Albiceleste, solo en el Mundial de Sudáfrica y el torneo continental de 2011 se ha quedado sin disputar el partido decisivo. Pero siempre lo ha perdido. Lo ha hecho de varias maneras. Primero cayó con estrépito contra la Brasil de Dunga, luego el responsable fue un gol en la prórroga ante Alemania y finalmente una tanda de penaltis contra Chile. Precisamente los chilenos se vuelven a cruzar en el camino de Argentina apenas doce meses después para reeditar la final de la Copa América. El contexto, sin embargo, es distinto. Chile ya se ha quitado el peso histórico de ser una de las pocas selecciones del continente que jamás había ganado el campeonato mientras Argentina ya acumula 23 años sin levantar ningún título.

Las finales de la última década en Argentina

Copa América 2007: Brasil 3-0 Argentina

Mundial 2014: Alemania 1-0 Argentina

Copa América 2015: Chile 0-0 Argentina (4-1 pen)

Copa América Centenario 2016: Chile-Argentina

Manager of Argentina, Gerardo Martino during the International Friendly match against Portugal at Old Trafford, Manchester Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +447792 981244 18/11/2014
Es la segunda final de Gerardo Martino con la Albiceleste. Foto: Focus Images Ltd.

El caso de Chile también es muy llamativo. Si entre 1975 y 2011, desde que se introdujo el formato de fase de grupos y eliminatorias, la Roja solo había disputado dos finales (79 y 87), ahora ya encadena dos seguidas con la mejor generación de su historia. A pesar de que ya no está el DT que llevó al país a la gloria en el torneo organizado por los chilenos el año pasado, el combinado nacional se ha repuesto y mantiene la misma identidad de juego. El mejor reflejo es el 0-7 contra México, un choque que será recordado por su contundencia pero también por el fútbol desplegado. Chile sigue siendo ese equipo que ahoga a los rivales a base de intensidad y de presión, que no deja pensar al adversario. Con Arturo Vidal de nuevo disponible y con Marcelo Díaz dispuesto a forzar tras sufrir unas molestias físicas, Pizzi contará con su once de gala para medirse a Argentina.

Marcelo Díaz: “Voy a jugar sí o sí, no me quiero perder la final y haré todo lo necesario para jugar. Tenemos claro que no vamos a cometer los mismos errores y vamos a jugar de una manera diferente”.

El guion de la final puede ser bastante similar al del año pasado. Al fin y al cabo, en Chile solo hay un cambio (Fuenzalida por Valdivia) mientras en Argentina se mantiene la estructura, si bien se pueden producir hasta 5 cambios respecto al once de 2015. Gerardo Martino alberga varias dudas en relación a la plenitud física de varios de sus futbolistas: Augusto Fernández y Lavezzi están descartados mientras las posibilidades de Di María, Pastore y Gaitán de jugar de inicio son una incógnita. Sin embargo, Di María entrenó en el once titular de Martino según Olé, así que podría jugar de la partida a pesar del riesgo de caer lesionado en los primeros compases, como ya le ocurrió el año pasado. Rojo también llega tocado a la final, pero debería ser de la partida.

Marcos Rojo. Foto: Focus Images Ltd.
Marcos Rojo llega justo al partido. Foto: Focus Images Ltd.

A pesar de las presumibles ausencias en Argentina, las concepciones estilísticas se parecen, por lo que la prioridad de Chile será emular un plan similar. Sampaoli logró que el juego se desarrollara lejos de las áreas, donde la Albiceleste es superior, y desconectó a Leo Messi de sus compañeros, con dificultades para encontrarle con regularidad. Así se cortocircuitó el juego argentino en la medular para que luego Vargas y Alexis se desplegaran con espacios. Este año, sin embargo, en punta juega Gonzalo Higuaín, con mayor capacidad para disputar balones largos frente a los centrales chilenos, y las prestaciones de Leo Messi están por encima de lo habitual con la selección. El astro barcelonista está más fresco a nivel físico y anímico, certero en los lanzamientos de falta y especialmente fino en el regate y pase final.

Finalmente Messi

Por otro lado, no hay que olvidar que Argentina ha encarrilado con bastante rapidez todos los partidos que ha disputado hasta la fecha. En todos sus encuentros el primer gol llegó antes del cuarto de hora de juego, con la excepción del choque inaugural contra Chile. La Roja ya fue el combinado que mostró mayor resistencia y de hecho superó a Argentina en la primera mitad. En la segunda, un par de pérdidas en campo propio de Aránguiz originaron los dos goles de la Albiceleste. Es por ello que Chile estará muy mentalizada de la necesidad de asegurar la posesión, porque los argentinos han mejorado bastante en su presión sin balón en campo contrario y el posterior contragolpe, arma con la que hicieron bastante daño a Estados Unidos en la semifinal. La clarividencia de Marcelo Díaz, uno de los mejores de Chile en el campeonato, es vital para conectar con los atacantes sin exponer la pelota al robo argentino.

Alexis Sánchez. Foto: Focus Images Ltd.
Alexis Sánchez anotó el penal decisivo en la final de 2015. Foto: Focus Images Ltd.

En Chile, un plan en el que el balón fuera protagonista con Marcelo Díaz como eje desnaturalizaría a Argentina, acostumbrada a mandar y decidir en qué zonas quiere que circule el esférico. Las ideas son las de siempre, aunque con algunos matices. Isla y Beausejour aportan profundidad por los costados, si bien en la Copa América también aparece por el flanco derecho Fuenzalida, en la posición de extremo. El ex de Boca es el comodín de Pizzi, pues maneja el balón con ambas piernas tanto de extremo como de lateral, en ambos perfiles. Suele partir desde la derecha, donde fija su posición cerca de la línea de banda o tira desmarques de ruptura. En el perfil opuesto, es Alexis quien realiza movimientos horizontales para recibir entre líneas y habilitar el carril zurdo para las incorporaciones de Beausejour.

Si nadie ha echado de menos a Valdivia en las rondas eliminatorias es porque Alexis ha asumido en cierta medida el rol creativo, de futbolista que aparece detrás del doble pivote para girarse y filtrar el último pase. Había dudas al inicio del campeonato con el estado de forma del atacante del Arsenal, cuyo segundo año en la Premier no había sido tan bueno como el primero, pero las está despejando en la Copa América. Sus movimientos los complementa a la perfección Edu Vargas, uno de esos futbolistas que suele rendir mejor con la selección que en sus clubes. En la Copa América ha anotado seis dianas, más de las que transformó en sus dos últimas temporadas en el Hoffenheim (2) y QPR (3).

Arturo Vidal. Foto: Focus Images Ltd
Arturo Vidal se perdió la semifinal por sanción. Foto: Focus Images Ltd

La Copa América Centenario también ha demostrado que Chile ahora afronta el campeonato con una mentalidad absolutamente distinta, de equipo ganador y ambicioso. No parece un equipo asentado en la autocomplacencia que se puede presuponer a un combinado que viene de hacer historia y que ya ha cumplido con su objetivo. Chile no se conforma y quiere más. Y, al mismo tiempo, tampoco tiene mucho que perder. A diferencia del año pasado, cuando la ilusión se mezclaba con la sensación de que era una oportunidad única que no se podía dejar escapar, ahora la presión recae exclusivamente en su rival. Eso convierte a los chilenos en un equipo aún más peligroso si cabe ante una Argentina que otra vez está a un paso de quitarse de encima un peso de 23 años sin títulos.

Alineaciones probables Argentina-Chile (02:00h CEST)

La victoria de Argentina en los 90 minutos se paga a 1.80 euros en bwin

Chile vs Argentina - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*