Solo Ospina salva a Colombia

Ospina - Colombia - Focus

Colombia es semifinalista de la Copa América Centenario. Todo un éxito a nivel de resultado, teniendo en cuenta además la pobre actuación en la edición del pasado verano, pero lo hizo con su partido más decepcionante de lo que va de torneo: pasó en penaltis tras igualar 0-0 ante Perú y ser incapaz de dominar el juego.

Ante el discreto nivel mostrado por Sebastián Pérez, jugador importante en este 2016 pero de bajón en las últimas semanas, José Pékerman apostó por Carlos Sánchez para el centro del campo como acompañante de Daniel Torres y la decisión solo sirvió para empeorar. Colombia no robó más y circuló peor. En un encuentro cerrado, sin apenas ocasiones y con continuas interrupciones por juego bronco y trabado, Perú siempre tuvo un poco más claro qué hacer con la pelota. Al menos hasta la zona de tres cuartos.

 En lo táctico, Gareca superó a Pekerman. Foto: GettyImages.

Aunque Jeison Murillo es correcto en el golpeo y de vez en cuando encuentra pases que superan líneas, Colombia saltó al césped sin contar entre sus seis futbolistas más retrasados -defensa y doble pivote- con ningún especialista de la salida de balón. Stefan Medina -lateral derecho o central- y Frank Fabra -lateral izquierdo- podrían ofrecer con sus conducciones una salida abierta que no dan ni Arias ni Díaz. De hecho, el diestro posee incluso talento para distribuir en pocos toques y encontrando compañeros más adelantados, pero Pékerman ha decidido dejarlos en el banquillo y para más complicación molestó a Torres con la presencia cerca de Sánchez.

Por todo ello, el primer tiempo se convirtió en una combinación continua entre Zapata y Murillo que apenas encontró nunca una opción por delante ante el repliegue intenso y duro de Perú, que cuando robaba intentaba combinar rápido pero fallaba siempre el último pase al acercarse al área. Guerrero, menos protagonista de lo habitual, apenas dispuso de opciones.

Así, la generación ofensiva de Colombia se redujo a algún que otro desborde de Cuadrado en banda y a un arrebato de James que pudo abrir el marcador: recibió por dentro, arrancó hacia portería y la envió al palo con la diestra desde la frontal.

El segundo tiempo, siempre muy cortocirtuitado por las continuas faltas, sirvió para confirmar la falta de soluciones de Pékerman -no hizo cambios hasta el 77′ pese a que su selección no lograba generar nada- y también para que Perú terminara con la sensación de haber merecido más: sin brillantez pero con ímpetu, rondo con frecuencia el área de Ospina y obligó al meta a realizar la parada de la noche. Ya en el descuento, sacó una mano espectacular a cabezazo de Ramos y mandó la definición a unos penaltis en los que también fue protagonista. Colombia fue metiendo uno detrás de otro y el del Arsenal emergió ante Trauco para empezar a decantar la tanda con el pie.

Como casi siempre, fue uno de los mejores jugadores del torneo el que terminó fallando el penal decisivo: Christian Cueva, el mejor socio de Paolo Guerrero, cogió aire sabedor de que si erraba mandaba a los suyos para casa y envió la pelota por encima del larguero. Colombia sigue pero cada encuentro que pasa ofrece más dudas; Perú termina pero Gareca debería irse de vacaciones con la conciencia tranquila. Sacó a su equipo muchísimo más jugo del esperado.

Foto de portada: Focus Images.

Related posts

Deja un comentario

*