Venezuela gana sin brillo

Salomón Rondón Venezuela Colombia - Ederik Palencia

Jamaica saltó al césped del Soldier Field de Chicago decidida a dar la sorpresa contra Venezuela, con ganas de demostrar que la selección caribeña es un combinado competitivo en los torneos internacionales. Con un par de premisas muy simples, desbordó a la Vinotinto y generó verdadero peligro. Puso de manifiesto las debilidades de la pareja de centrales formada por Vizcarrondo y Ángel mediante los balones largos teledirigidos a la cabeza de Barnes, que los prolongaba para que Donaldson corriera a la espalda de una zaga muy frágil. Solo con eso ya hizo daño Jamaica, que en el minuto 10 estuvo a punto de inaugurar el marcador con un cabezazo de Watson al larguero a la salida de un córner. No gozaba del control absoluto del partido, pero tenía armas para hacer daño y encontrar un gol. En el otro lado de la balanza, sin embargo, estaba el desempeño defensivo de los de Schäfer, a quien también se le vieron las costuras muy pronto. En especial a la espalda del doble pivote, donde Alejandro Guerra siempre campó a sus anchas, moviéndose con total libertad. Partiendo desde la banda derecha, el centrocampista de Atlético Nacional abandonaba el flanco para permitir que Rosales se incorporara por ese mismo carril y ofrecer más líneas de pases para sus compañeros en la medular. Ahí había un filón.

Cometió un error Jamaica en la salida, cuando Hector perdió la pelota cerca de su área, y lo castigó sin piedad Venezuela en una combinación vertigionosa, a pocos toques. Uno, dos, tres. Rondón, Guerra y Josef Martínez. Suficiente para que, en un abrir y cerrar de ojos, el de Atlético Nacional asistiera al delantero del Torino, que superó al arquero Blake con un buen remate. A pesar del sufrimiento defensivo, Venezuela se adelantó en el marcador en el minuto 15 y encarriló la victoria en el 22, cuando Austin vio la tarjeta roja directa por una entrada fuerte que el colegiado sancionó de forma demasiado rigurosa. La expulsión ya puso muy cuesta arriba el encuentro para los caribeños, que se vieron obligados a deshacer su peligrosa pareja de delanteros (Barnes retrasó su posición para ayudar en la medular).

Sin embargo, Venezuela no remató a Jamaica en cuanto tuvo la oportunidad. De hecho, ya al inicio del segundo tiempo Hector puso el miedo en el cuerpo de la Vinotinto con otro disparo a la madera y las largas posesiones de los chicos de Dudamel no sirvieron para desordenar a los 10 jamaicanos que restaban en el césped. Venezuela retuvo el balón, pero apenas agredió con el esférico en el segundo tiempo, más allá de un par de jugadas de estrategia. No conectó con Rondón, se diluyó la influencia de Josef Martínez y Guerra y jamás apareció Seijas en el perfil izquierdo, mientras únicamente esperaban que corriera el reloj y el árbitro señalara la hora. Así se mantuvo con vida Jamaica, sólida defendiendo su área y con gasolina para empujar en el tramo final a través de acciones a balón parado, balones largos a la espalda de los defensas y alguna que otra jugada de McAnuff. Pero al combinado caribeño no le alcanzó para sumar un punto en su estreno en la Copa América. Jamaica cosechó el mismo resultado que en los tres partidos de la última edición: otra derrota por un exiguo 1-0.

Foto de portada: Ederik Palencia.

Related posts

Deja un comentario

*