Final y once ideal de la Copa de Campeones juvenil 2016-17

Real Madrid juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Por Carlos Rosende y Martín Castiñeira

El Real Madrid se proclamó vencedor de la Copa de Campeones 2016-17 al derrotar al Málaga por 0-1 en la final del torneo más prestigioso de cuanto se disputan a nivel nacional en la categoría juvenil. Los futbolistas dirigidos por Guti hicieron valer su superioridad técnica ante un rival ordenado y compacto, el entrenado por el panameño Dely Valdés, que disfrutó de la posibilidad de jugar en superioridad numérica 60 minutos mas el tiempo suplementario, pues el mediocentro blanco Martín Calderón resultó expulsado en el minuto 30 después de recibir dos cartulinas amarillas como consecuencia de sendas infracciones en la medular entre las que mediaron apenas dos minutos. Con este triunfo, la cantera blanca consigue su séptimo título desde la creación de la competición en la temporada 1994-85. El Barcelona, con tres entorchados, y Sevilla, Real Sociedad y Málaga, con dos, completan la nómina de clubes con más de un campeonato en sus vitrinas.

Un solitario tanto del capitán Óscar en el segundo tiempo de la prórroga dio la victoria a los futbolistas de La Fábrica. El ’10’ del Real Madrid, uno de los mejores jugadores del torneo celebrado en tierras gallegas, hizo gala de su excelente golpeo con la pierna derecha para batir a Kellyan. El mediocentro de Talavera de la Reina resultó de nuevo decisivo a pelota parada, como ya había ocurrido en los cuartos de final ante el Atlético de Madrid.

MÁLAGA: Kellyan; Robles, Juande, Eppy, Alejandro Sánchez; Alberto (Antoñín 77′), Iván, José Carlos (Cedenilla 89′), Hicham (Escardó 67′), Maty (Hugo 46′) y Joel.

REAL MADRID: Belman; Zabarte (Soti 83′), Manu Hernando, Javi, Fran García; Toni, Martín, Óscar, Franchu (Echu 101′); Alberto y Dani Gómez (Llario 117′).

GOLES: 0-1 Óscar (115′).

ÁRBITRO: Pablo Brea Peón. Expulsó a Martín con doble amarilla. José Carlos, Óscar, Alberto (MCF) y Alberto (RMAD) fueron amonestados con cartulina amarilla.

ONCE IDEAL COPA DE CAMPEONES 2016-17

11_ideal_copa_campeones_2017

Kellyan García (portero, 1998, Málaga)

En un torneo sin actuaciones de relumbrón bajo palos, Kellyan demostró su sobriedad y buen hacer ante tres de los conjuntos más potentes de la competición (Barcelona, Celta y Real Madrid). El portero del Málaga posee una buena planta, es ágil e intuitivo sobre la línea de gol y destaca por su reflejos a la hora de repeler disparos a quemarropa. Frente al Real Madrid sus atajadas resultaron fundamentales durante los 90 minutos de tiempo reglamentario previos a la prórroga, evitando que los blancos se adelantasen antes en el marcador. Gustó su permanente concentración, su capacidad para ordenar a la defensa y su solvencia en el juego aéreo. Le detuvo un penalti al extremo del Barça Mboula en la eliminatoria de cuartos de final. Encajó cinco goles en la Copa de Campeones (dos contra el Barcelona, dos frente al Celta y uno ante el Real Madrid), pero en ninguno de ellos su desempeño admite discusión.

Málaga juvenil. Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados. Kellyan.
Kellyan, portero del Málaga juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Álex Robles (lateral derecho, 1999, Málaga)

Lateral derecho completo a nivel defensivo y ofensivo que transmite un elevado grado de madurez en su juego para su edad (1999). No muestra fisuras en defensa posicional, tácticamente es ordenado, resulta difícil de rebasar incluso para los rivales más veloces, defiende bien su parcela en el uno contra uno y utiliza su cuerpo con veteranía en las disputas individuales. Además, se proyecta con criterio al ataque, apareciendo por sorpresa en las inmediaciones de la portería rival cuando la ocasión lo requiere. En cuartos de final y semifinales actuó en banda derecha, si bien ante el Real Madrid en la final jugó en la izquierda, a pierna cambiada. Había dejado buenas sensaciones como lateral derecho titular de la selección española sub-17 en el pasado europeo de Azerbaiyán y en la Copa de Campeones volvió a poner de manifiesto que su evolución continúa viento en popa.

Álex Robles, lateral del Málaga juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.
Álex Robles, lateral del Málaga juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Manu Hernando (central, 1998, Real Madrid)

El central palentino del Real Madrid transmite confianza y seguridad en todas sus acciones, con y sin balón. El dorsal ‘5’ de los blancos lidió a la perfección con el peligroso ataque del Atlético en cuartos de final, secó a los delanteros del Villarreal en semifinales y ató en corto a Joel -punta del Málaga- en la gran final. Expeditivo al cruce, pegajoso en la marca, veloz a la hora de recuperar la posición y sobrio con el balón en los pies, Manu Hernando posee un ramillete de facultades a tener en cuenta para el futuro. No ofreció síntomas de debilidad, mantuvo el tono físico pese al exigente torneo que se vio obligado a afrontar y sus coberturas y posteriores despejes en la línea de gol en un par de salidas en falso de la defensa blanca terminaron por convertirse en varios de los highlights del torneo.

real_madrid_atletico
Manu Hernando, central del Real Madrid juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Yousef El Asri (central, 1999, Málaga)

Central de gran envergadura, se mostró siempre sólido en un equipo que tuvo en la defensa su principal fortaleza a lo largo de todo el torneo y destacó por las ayudas siempre con criterio al lateral en el partido de cuartos para frenar al culé Mboula, el principal peligro del ataque barcelonista en la recta final del choque. Dominador en el juego aéreo y contundente en área propia, logró que los delanteros rivales apenas tuvieran incidencia en los partidos. Es un defensor muy bien valorado dentro de la cantera malaguista por su saber estar, toma de decisiones y madurez para su edad. Un bastión en las acciones a balón parado, tanto defensivo como ofensivo, que no se complica en exceso con la pelota en los pies. Se perdió la final por lesión tras completar dos buenos partidos y el Málaga se resintió.

Fran García (lateral izquierdo, 1999, Real Madrid)

Un torbellino por la banda izquierda del Real Madrid. Tanto jugando como lateral izquierdo como desempeñándose como carrilero, algo más liberado de funciones defensivas, Fran Garcia mostró un abanico de facultades físico-ténicas sobresaliente. El zurdo de Bolaño de Calatrava abarca toda la banda, se suma al ataque con regularidad, rompe por dentro con la intención de asociarse con sus compañeros y posee un disparo potente desde media distancia muy interesante. La combinación de energía y cambio de ritmo de Fran resultó clave para el equipo blanco en la gran final contra el Málaga, sobre todo tras quedarse con un hombre menos por la expulsión de Martín en el minuto 30. Anotó el tanto de la victoria ante el Atlético de Madrid en cuartos de final (1-2) y su exuberancia física recordó por momentos a la de Theo Hernández esta campaña en el Alavés.

Álex Rey (centrocampista, 1998, Celta de Vigo)

Capitán del Celta, al que llegó en 2013 procedente del Deportivo, es un interior de posesión que destaca por su talento para asociarse y el ritmo que imprime a todas sus acciones. Aunque de físico bastante menudo, es muy intenso y no para de moverse con y sin balón, realizando siempre muchísimo recorrido y descolgándose habitualmente hasta la frontal del área rival para dejar ahí toques de calidad en búqueda del pase definitivo. En el habitual 4-3-3 celeste suele actuar como interior diestro. Es junto a Alberto Solís uno de los juveniles celestes con mayor proyección y entrena habitualmente con el Celta B. Brilló con luz propia en la semifinal contra el Málaga, plasmando la calidad que atesora.

Álex Rey, centrocampista del Celta juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.
Álex Rey, centrocampista del Celta juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Óscar Rodríguez (centrocampista, 1998, Real Madrid)

El gran capitán encandiló en semifinales frente al Villarreal y completó dos buenos encuentros ante el Atlético y el Málaga en los cuartos y en la final respectivamente. En estos dos choques además logró pesar en el marcador, anotando dos goles de libre directo sin los que no se podría explicar el título de los canteranos merengues. El ’10’ de Talavera de la Reina actuó al costado de Martín Calderón, más posicional, y eso le permitió descolgarse hasta el área rival con cierta habitualidad. Su distribución es sobresaliente, tanto en corto como en largo, y sus precisos desplazamientos de la pelota con ambas piernas llamaron poderosamente la atención durante todo el torneo. Sale con elegancia de situaciones comprometidas, técnicamente es notable y además él solo se basta para sostener al equipo en la medular, como quedó demostrado en los momentos más comprometidos.

Leandro Eluney (mediapunta, 1998, Villarreal)

Mediapunta zurdo nacido en Argentina, mostró una precisión con la pelota por encima de lo habitual y aportó al Villarreal los toques diferenciales dentro de una circulación de pelota siempre muy académica. Moviéndose con libertad en el 4-3-1-2 diseñado por Calleja, encontró continuamente posiciones para recibir y hacer mejorar la jugada ante la UD Las Palmas y fue prácticamente la única vía de peligro ante el Real Madrid. Contra los blancos, después del mal inicio del submarino, se vio obligado a actuar en banda derecha y ahí, aunque siguió dejando detalles de calidad, se le vio más incómodo y con menos opciones para filtrar pases a sus compañeros.

Toni Segura (mediapunta, 1998, Real Madrid)

Toni es un mediapunta fino y talentoso que disfruta colocando pases precisos al hueco. Además, consigue juntar al resto de medios alrededor de la pelota, dando la pausa necesaria cuando el marcador es favorable. Su manejo de los espacios es excelente: reconoce cuándo y dónde debe ofrecerse, incomodando a los mediocentros rivales. No abusa de la conducción ni retiene la pelota en exceso: distingue cuándo es necesario forzar la jugada y cuándo lo conveniente es soltarla al primer toque. Además de poseer un gran último pase, a lo largo del torneo demostró habilidad en espacios reducidos para desequilibrar a los sistemas defensivos más férreos, como el del Málaga en la final o el del Atlético de Madrid en la eliminatoria de cuartos.

Franchu Feuillasier (extremo, 1998, Real Madrid)

A nivel individual, la gran noticia para Guti en la final disputada de O Couto. El extremo nacido en Mar de Plata levantó a los aficionados madridistas presentes en el estadio ourensano con su desborde por el costado izquierdo y su sociedad con Fran García desajustó a un Málaga intenso pero incapaz de contener el vendaval merengue. Solvente durante todo el torneo, mostró su mejor versión contra un rival en superioridad numérica: encarando, siendo profundo por su carril, apurando línea de fondo y surtiendo de balones a Dani Gómez, el punta del cuadro madrileño. Descarado en el uno contra uno, sale con facilidad tanto por dentro como por fuera y posee un buen golpeo desde la frontal del área. Su sobresaliente partido en el momento crítico de la competición y su correcta trayectoria previa le valen para colarse en el once ideal de la Copa de Campeones 2016-17.

Franchu, centrocampista del Real Madrid juvenil en la Copa de Campeones 2017. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.
Franchu, centrocampista del Real Madrid juvenil en la Copa de Campeones 2017. Al fondo, Fran García (3) y Óscar (10) también en el once ideal. Foto: Iris Miquel. Todos los derechos reservados.

Joel Arimany (delantero, 1998, Málaga)

El delantero de Quart es un futbolista corpulento pero no exento de buenos movimientos de espaldas y una coordinación y lectura de juego notables para su envergadura. Sabe aguantar la pelota y protegerla de los centrales, descarga continuamente los envíos en largo de sus compañeros e incluso ofrece soluciones con el esférico en los pies jugando de cara a la portería. Dentro del área es dominante, tanto atacando los centros laterales al primer palo como imponiéndose en el juego aéreo, una de sus principales fortalezas. Condicionó a la defensa del Barcelona y castigó a la del Celta de Vigo en semifinales, estando más y mejor controlado en la final frente al Real Madrid. Debutó con el Girona en Segunda División en 2015 (17 años), meses antes de abandonar el cuadro catalán para recalar en el equipo de la Costa del Sol.

Foto de portada: Iris Miquel para MarcadorInt. Todos los derechos reservados.
Ficha técnica: RFEF.

Related posts

Deja un comentario

*