Cinco claves del España-Italia

delbosque

Fueron cuatro mundos distintos: una primera parte de un ritmo vertiginoso, una segunda mitad mucho más pausada, una prórroga en la que España jugó sus mejores minutos de fútbol y una tanda de penaltis en la que trece de los catorce lanzamientos, excepto el de Leonardo Bonucci, fueron impecables. Especialmente meritorio habida cuenta de las circunstancias: tensión, nervios, extenuación tras 120 minutos de fútbol, todo ello acompañado de las temperaturas y la humedad de Fortaleza.

1) No era nada fácil repetir el 4-0 logrado en la final de la Eurocopa, obvio, pero también era complicado imaginar que una Italia con dudas y con la ausencia de Mario Balotelli podría generar tantas ocasiones de gol. No transformó ninguna, es cierto, pero llevaron a la portería de Iker Casillas más peligro del que se podía esperar de un ataque formado por Gilardino, Candreva y Marchisio. Chapeau para Italia y para su seleccionador Cesare Prandelli. No disponían del talento ofensivo de hace un año (Cassano-Balotelli), tampoco de la misma versión de Pirlo, pero lo corrigió Prandelli potenciando el juego en los dos carriles: magnífico el trabajo de Giaccherini y Maggio, y así lo reconoció Vicente del Bosque en sala de prensa, así como el papel de Antonio Candreva cerca de la banda derecha.

2) El peligroso encuentro de ida y vuelta en el que se había convertido el partido desapareció tras el descanso. Bajó entonces mucho el ritmo y España cedió bastante el esférico, no está claro si por iniciativa propia y como parte del planteamiento de esa segunda mitad o bien como consecuencia de la actuación italiana. Posiblemente se cuenten con los dedos de una mano las veces que un adversario de la selección españa en el último lustro ha tenido más de un 60% de posesión en una segunda parte. Pues Italia alcanzó un 61%, y no precisamente por culpa de Andrea Pirlo, correcto pero sin deslumbrar como en sus grandes noches.

3) Sin Balotelli y sin el mejor Pirlo, Italia compitió como pocas veces lo ha hecho en el último lustro -solamente la semifinal de la Eurocopa ante Alemania fue claramente superior a esto-. El primer disparo de España entre los tres palos tardó 58 minutos en producirse. Lo realizó Jesús Navas, que acababa de sustituir a Silva y que fue uno de los mayores incordios de la zaga italiana.

4) No sorprendió la primera sustitución de Vicente del Bosque. Porque Cesc Fábregas no sentía buenas sensaciones en las horas previas al encuentro y se decidió que no forzase, porque hay pocos revulsivos del calibre de Navas y porque Silva firmó 55 minutos francamente decepcionantes. Se inclinó sobre el costado izquierdo, pero con una escasa aportación ofensiva e incluso siendo incapaz por momentos de ayudar a Jordi Alba en tareas defensivas. A Silva le costó evitar el dos contra uno que provocaban a menudo Maggio y Candreva. Puede haber perdido bastantes puntos Silva en Fortaleza de cara a la final del domingo, en la que podría peligrar incluso su participación desde el banquillo. Hace tiempo que el canario y la selección no mantienen una relación idílica.

5) Dos novedades había introducido Vicente del Bosque con respecto a la alineación con la que arrancó la Copa Confederaciones once días antes frente a Uruguay. Se cayeron Cesc Fábregas y Roberto Soldado, ambos aún con molestias físicas. El rendimiento de sus sustitutos, Silva y Torres, no fue idéntico. Mencionada queda ya la actuación del mediapunta del Manchester City. Fernando Torres, desacertado en la única gran ocasión de la que dispuso, precedida de una fabulosa maniobra, sí tuvo peso en el partido, sobre todo con el paso de los minutos, sobre todo tras el descanso. No pudo atacar los espacios -Italia apenas concedió metros a los atacantes españoles- como a él le gusta y tuvo muy pocos balones claros dentro del área, pero se asoció bien con sus compañeros y su precisión y generosidad causaron algunos de los mejores acercamientos al área de Gianluigi Buffon en la segunda mitad. Lleva dos o tres meses con confianza y se nota. No se aseguró un puesto como titular en la final, pero sí compró muchas papeletas para volver a pisar Maracaná desde el pitido inicial, como ya ocurriese la semana pasada.

Disipó Italia de repente gran parte de las dudas que concercían ya a la azzurra tras su poco o nada convincente fase de grupos. Los resultados avalan a Prandelli: finalista de la Eurocopa 2012 y semifinalista de la Copa Confederaciones 2013, eliminada en ambos casos por la vigente campeona del mundo. Once meses parece tiempo suficiente para introducir algunos ajustes, como puede ser la presencia de Marco Verratti en el equipo o la de Stephan El Shaarawy en caso de que recupere el nivel de la primera mitad del curso. Ha de decidir el seleccionador italiano si apuesta definitivamente por el esquema de tres centrales, que a España se le ha atragantado tanto en Gdansk como en Fortaleza.

Foto de portada: Universidad Europea de Madrid

Related posts

4 comments

Estoy de acuerdo con tu punto 3: "Italia compitió como pocas veces lo ha hecho en el último lustro". Es decir, que fue sorprendente, mejor de lo que se puede esperar de ellos.

Y esto lo digo porque hoy Axel dijo que en el top3 actual de selecciones están España, Alemania e Italia, algo en lo que no estoy de acuerdo. Si hay que incluir a un tercero, éste es Argentina (no por juego colectivo, sino por jugadores) y, para el Mundial, también a Brasil que, estando un peldaño abajo, tiene el plus de jugar en casa.

Un peldaño abajo del top 3, a parte de Brasil, sí incluiría a esta Italia, pero nunca por encima del nivel de otras selecciones iguales o mejores como Holanda o la todopoderosa Bélgica.

sinceramente no sé que jugadores tiene Argentina mejores que Italia. Salvo Messi, la plantilla argentina es depecionante. Una defensa flojísima, un medio centro incapaz de dar dos pases y una delantera en la que sólo Messi ha hecho una buena temporada…o mejor dicho los primeros 3/4 de la temporada. De hecho, podríamos preguntarnos ¿Es esta Argentina de 2013 mejor que la de 2010? por resultados sí, pero creo que más bien por bajón de Uruguay y ausencia de Brasil en eliminarias…y por plantel? creo que podemos ver los mismos defectos que entonces, aunque ahora sí tiene entrenador.

Hola

De medio campo para arriba tenemos a Lavezzi, Di María, Aguero o Higuain.

En posiciones más defensivas hay jugadores como Mascherano o Zabaleta.

De acuerdo que unos cuantos no han hecho su mejor temporada. Pero si están al máximo nivel (es de esperar que sí, en el Mundial) serán más imparables que Italia. Obviamente porque además de los nombrados, habrá un tal Messi motivado al 100%. Italia no tiene ningún Messi ni nadie que se acerque a años luz.

Deja un comentario

*