La primera parte

Spain's Spain's midfielder Cesc Fabregas takes part in a training session at the North West University Sports Village in Pochefstroom on June 12, 2010. Spain are in Group H of the 2010 World Cup and will play Switzerland in the group opener match on June 16, followed by Honduras on June 21 in Johannesburg and Chile four days later in Pretoria. AFP PHOTO / LLUIS GENE. (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

Wow.

¿Ha estado bien, eh?

En una jugada de la primera parte que se ha visto a medias, que se ha entrecortado con planos mal elegidos, es decir, que casi ni nos hemos dado cuenta de lo que ha ocurrido y que ha pasado como si nada entre el recital absoluto en el que se han convertido los primeros 45 minutos, se ha escuchado un comentario muy natural en la narración televisiva de Telecinco: “Joé, Cesc, qué bien macho”. Ha sido un pase desde la banda al círculo central, sin mucho misterio, pero que limpiaba toda la jugada y eliminaba a tres o cuatro uruguayos de sopetón.

Es un poco el resumen de su partido.

Jugó de diez, como su dorsal y como la posición que ocupó.

Spain's Spain's midfielder Cesc Fabregas takes part in a training session at the North West University Sports Village in Pochefstroom on June 12, 2010. Spain are in Group H of the 2010 World Cup and will play Switzerland in the group opener match on June 16, followed by Honduras on June 21 in Johannesburg and Chile four days later in Pretoria. AFP PHOTO / LLUIS GENE. (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

(Foto: sopitascom)

Destaco a Cesc por dos cosas: una, porque lo merece, porque fue el MVP del primer tiempo, del tiempo que maravilló a todos, y dos, porque elogiar a Iniesta, que fue el MVP del partido y probablemente sea el MVP de España, así en general, sin entrar en detalles, sea un poco abuso. Entre ambos, junto con unos entonadísimos Soldado y Pedro, con un magnífico Arbeloa, con Busquets en solitario, sin acompañante, y con un Sergio Ramos en modo King Kong, a quien sólo un brasileño le discute el puesto de mejor central del mundo, culminaron la victoria.

Rescato un tuit sobre la primera parte del partido: “Un nueve, un pivote y cuatro apoyos entre medias. La España de las semis contra Rusia, la exquisita”. ¿Por qué lo hago? Porque fue como se bailó a Uruguay en el estreno de la Confederaciones, pero no como se bailó a Italia en la final de la Eurocopa, por ejemplo, que fue con Busquets y Xabi; y tampoco fue sin nueve, como igualmente se ganó cuando había que ganar. Jugó poco Javi Martínez, el mejor español de la Champions League 2013, y tampoco se echó de menos la versión de Xabi en Ucrania. Mata, mejor español de la Premier League, jugó 10 minutos. Y a Isco se le busca un hueco fijo mientras, por hacer tiempo, se divierte con la selección Sub 21.

Luego marcó Luis Suárez un faltón y España casi hasta llegó a sufrir (poco, eso sí) por la victoria, un 2-1. El segundo tiempo bajó un poco el nivel, pero el primero no se olvida.

El caso es ganar y ganar, básicamente, siguen ganando.

Related posts

Deja un comentario

*