Neymar y Brasil ya sonríen

5575029223_960f1ac353

Decía Santomé en su previa que Scolari tenía 12 meses para rodear a Neymar lo mejor posible, y hoy hubo novedades en este tema. El 10 de Brasil había jugado sus últimos partidos con la selección escorado siempre a la banda izquierda y esto esta noche cambió. Neymar, Óscar y Hulk, el tridente esperado en la mediapunta, intercambiaron posiciones constantemente, con el ya jugador del Barça apareciendo mucho por el centro, sobre todo en el primer tiempo. El 1-0 llegó así. Fred bajó con el pecho un centro desde la izquierda y la estrella de la canarinha enganchó una volea desde la frontal que se coló por la escuadra izquierda de Kawashima.

Dos minutos le bastaron a Neymar para asombrarnos a todos y romperle el plan a Zaccheroni.

Neymar - Ronnie macdonaldNeymar en una imagen de archivo. Foto: Ronnie Macdonald

Desde ahí hasta el descanso pasaron pocas cosas. Japón tuvo más la pelota a partir del minuto 20, pero Luiz Gustavo y Paulinho trabajaron bien en el centro del campo y las únicas veces que fueron superados apareció Thiago Silva, que últimamente abusa de cualquier delantero que se le acerca. El gol de Paulinho, especialista en llegar al área desde atrás, nada más empezar la segunda mitad prácticamente sentenció el partido y liberó mentalmente a Brasil. Aunque sin generar demasiadas ocasiones claras, Óscar (siempre cayendo a banda), Marcelo y Neymar empezaron a juguetear con el balón y a divertirse. Casi todas las jugadas eran por el sector izquierdo del ataque de Brasil.

En el 73 Scolari quitó a Neymar, seguramente por miedo a que le diesen más patadas, y metió a Lucas Moura. A la grada no le gustó el cambio, dejando claro que quiere ver a Moura y Neymar juntos sobre el campo. Con el del PSG el partido siguió igual que antes, y en una contra en el último minuto llevada por Óscar, , que está en el mejor momento de su carrera, hizo el tercero. Victoria importantísima para Brasil que suelta tensión en su debut y presenta su candidatura. El miércoles le espera México.

De Japón lo peor que se puede decir es que ni siquiera le penalizó el poco dominio de las áreas que suele tener el fútbol asiático. Porque la suya no la defendió mal y porque por la contraria apenas se acercó. Necesitará mejorar en todas las líneas y que aparezcan más Honda y Kagawa para poder plantar cara a México e Italia y pelear por las semifinales.

 

Related posts

Deja un comentario

*