Previa de una goleada anunciada

Nigeria en Cornellà-El Prat.

Queremos conocer a la selección de Tahití desde que el pasado 10 de junio se impuso a la selección de Nueva Caledonia en la final de la Copa de Oceanía. De hecho, los más freaks celebraron la derrota de Nueva Zelanda ante Nueva Caledonia, pues era una manera de romper con el orden establecido. Se daba por segura la participación de Nueva Zelanda en la Copa Confederaciones antes de que se jugara la Copa de Oceanía. Se da por hecho que Tahití no sumará ningún punto y que encajará al menos una veintena de goles. Quizás el fútbol nos vuelva a sorprender.

Tahití juega esta noche ante Nigeria, una selección a la que ya se enfrentó en el único torneo de escala mundial en el que los tahitianos han participado: el Mundial sub-20 de Egipto. Jugaron en el mismo grupo, junto a España y Venezuela, y perdieron por 0-5. De esa generación sub-20 sólo repetirán 8 de los tahitianos (y ningún nigeriano) en la Confederaciones, pero el equipo polinesio es muy joven. 13 de los 21 convocados tienen 24 años o menos, que es la edad de los mayores en el campeonato disputado en Egipto cuatro temporadas atrás.

Sin embargo, no nos engañemos, lo normal es que Nigeria gane el partido y que lo gane con facilidad. Que golee. No obstante, Tahití confía en que la selección africana no esté totalmente concentrada después de la polémica que hubo hace unos días, cuando los nigerianos se negaron a viajar a Brasil por el retraso en el pago de unas primas. Nigeria llegará a tiempo para el partido, pero la preparación no habrá sido óptima, pues han viajado de Texas a África y de Namibia a Brasil (con retraso) en apenas doce días. Este último viaje lo han completado sin el centrocampista de la Lazio Onazi, que se perderá el torneo por lesión, igual que Emenike, Moses o Kalu Uche.

Nigeria en Cornellà-El Prat.
Nigeria celebra un empate en un amistoso disputado en Cornellà-El Prat.

Ésa es la esperanza de Tahití: que los nigerianos se lo tomen menos en serio y guarden fuerzas para los dos partidos posteriores, que son los dos más importantes. El conjunto africano es un equipo lento en la circulación de balón, pero que acelera a medida que se acerca al área, donde intervienen sus futbolistas de mayor calidad. Obi Mikel no es el centrocampista más dotado del mundo en lo técnico, pero cuando le dejan espacio y tiempo para pensar sus envíos son más precisos, así que tampoco pueden descuidarse los tahitianos. “El objetivo y las instrucciones para este partido son las mismas: defender. Esa es la consigna”, afirmaba el alpinista tahitiano Teheivarii Levidion en FIFA.com, también futbolista internacional por su país. Los isleños lo tienen claro. La duda está en cuántos minutos aguantarán sin encajar.

Todo el mundo da por hecho que hoy Nigeria sumará sus tres primeros puntos, pero…

Related posts

Deja un comentario

*