Sentenciar el pase a semifinales ante Zaccheroni

(Foto: Piotr Drabik)

La fórmula es sencilla para la selección italiana: la victoria los mete en la siguiente ronda si Brasil no pierde ante México. A partir de aquí, muy pocas certezas. El 4-3-2-1 del debut no funcionó mal en Italia, pero tampoco fue un éxito rotundo. La puesta en escena del conjunto de Prandelli ayudó para que Pirlo no fuera el único foco en la salida del balón, pero limitó la influencia de Marchisio en el juego, pues se encontraba en una posición poco habitual (e incómoda) para el centrocampista de la Juventus.

Sin embargo, Japón transmitió peores sensaciones en su debut ante Brasil. Si bien es cierto que acusaron encajar un gol en los primeros minutos de cada parte, nunca estuvieron cerca de la portería de Júlio César. Jugó Okazaki en punta, con Honda por detrás y Kagawa en la izquierda, pero el equipo de Zaccheroni fue incapaz de inquietar a la defensa brasileña. Quizás entre Maeda para fijar a los centrales italianos e incomodarlos. El seleccionador de Japón debe buscar soluciones para enfrentarse a su país porque sólo les vale ganar si quieren soñar con superar la fase de grupos.

La contundencia de Japón en ambas áreas suele ser un tema de discusión en estas previas. Balotelli puede pegarse un festín a costa de la defensa japonesa si juega a un nivel similar al del debut, pese a que tampoco fue una maravilla. Mario buscó entrar en contacto con el balón a menudo y disparar a la mínima que podía. Recibía en la frontal y se giraba para intentar encontrar portería. Si los centrales rivales no lo vigilan muy de cerca, no podrán frenarlo, tal y como le ocurrió al Maza Rodríguez.

Otra opción en ataque sería la entrada de El Shaarawy, como en Praga ante la República Checa, a cambio de sacrificar un futbolista en el centro del campo. En cualquier caso, Italia le puede hacer mucho daño a Japón poblando la zona de medios con tantos hombres como sucedió en el partido contra México. Los principales argumentos de Japón llegan a través del dominio del balón y el tempo del encuentro. Si Italia manda, los de Zaccheroni tendrán que recuperar el balón cuanto antes. No será fácil.

(Foto: Piotr Drabik)
Mario Balotelli (Foto: Piotr Drabik)

Deja un comentario

*