Todavía manda Pirlo

(Foto: Piotr Drabik)

Ganó Italia y lo hizo de forma merecida ante una selección mexicana que no acabó de funcionar. Plantó Prandelli el 4-3-2-1 presente en la prensa italiana en las horas previas al partido, con Giaccherini y Marchisio por detrás de Balotelli. Entró De Sciglio en el lateral zurdo de la Azzurra y Chielini-Barzagli formaron la pareja de centrales. De Rossi y Montolivo, interiores en el centro del campo de Italia, tenían que llevar la pelota cerca del área contraria si Pirlo no recibía al estar siempre encimado por Chicharito.

Pero, pese al trabajo del delantero del Manchester United sobre el mediocentro juventino, Italia llegó con facilidad al área mexicana. Giaccherini y Montolivo buscaban atacar por el lado izquierdo -el de un débil Flores- y Balotelli empezó disparando cada balón que recibía a menos de 35 metros de la portería de Corona. México dio un susto, con un disparo de Guardado al larguero a los diez minutos de partido, pero le costó muchísimo salir de su campo. Perdía la pelota a la mínima que los italianos presionaban o la acababan regalando cuando no encontraban a Guardado si Italia se replegaba en campo propio.

Sin embargo, los goles llegaron a balón parado. Primero, en una falta magistral de Andrea Pirlo, que hoy cumplía su partido número 100 con la selección italiana. Poco después empataba Chicharito Hernández desde el punto de penalti. Barzagli se confió ante la presión de Gio Dos Santos, perdió el esférico en su propio área y regaló un penal a los mexicanos. Tuvo suerte de no ser expulsado, porque esa jugada le pudo salir muy cara a su equipo.

(Foto: Piotr Drabik)
(Foto: Piotr Drabik)

Se repitió un guion similar en el segundo tiempo, con una Italia que apretaba, se plantaba con varios futbolistas delante del área rival con relativa facilidad, pero que generaba menor sensación de peligro que en el primer tiempo. Se acercaba, superaba la primera línea de presión mexicana, pero no remataba. Además, de la Torre metió a Mier por Aquino para proteger la banda derecha, que fue la que más sufrió en la primera mitad. Pasaban los minutos y México seguía con vida pese a no estar jugando bien. Guardado y Gio Dos Santos lo intentaban y el Chicharito siempre supone una amenaza constante de gol, así que el partido se le podía complicar a Italia si no marcaba el segundo pronto. No obstante, Balotelli le ganó la posición al Maza Rodríguez para rematar a la red un balón que llegaba bombeado al área. 1-2 y amarilla de rigor para el futbolista del Milan, que tiene la costumbre de quitarse la camiseta a la que el balón supera la línea de meta.

Ahí terminó el encuentro. Italia controló el balón y el ritmo del partido en los instantes finales. Si México se acercaba, aparecía Chiellini para anticiparse y alejar el peligro. El central juventino completó un magnífico partido, similar al de Thiago Silva 24 horas antes. Tras la primera jornada, Italia está algo más cerca de las semifinales.

Deja un comentario

*