Top-5 de MI el día 8 de la Copa Confederaciones

2390680540_f2d01dcf1c

En la primera semifinal del torneo, Brasil le ganó a Uruguay cuando parecía que el partido se iría a la prórroga, y espera rival para la gran final. Los charrúas cuajaron quizás su mejor encuentro en esta Copa Confederaciones, pero no pudieron o no supieron vencer. Estos son los futbolistas que conforman el TOP-5 del día para MI:

5º Diego Lugano (Uruguay, Paris Saint-Germain, 1980)

Martín Castiñeira: Después de dos partidos muy flojos y de perderse el tercero de la fase de grupos por sanción, recuperó ante Brasil su mejor nivel cuando ya no se le esperaba. Valiente y fuerte al cruce, cuando su equipo defiende en el área saca todo su repertorio de despejes. Es el alma de esta selección charrúa. 

Tomàs Martínez: No estaba jugando un buen torneo, pero se rehizo en el momento más importante. No estuvo del todo acertado en la jugada del 1-0, aunque posteriormente casi evita el remate de Fred, pero despejó prácticamente todo lo que se acercó al área de Muslera. Recordó a ese central que conquistó a más de uno no hace tanto tiempo.

Sergio Santomé: Su nivel en los partidos previos de la Copa Confederaciones no hacía presagiar que Lugano fuese a firmar una actuación de este calibre en semifinales. Pero lo hizo. Enorme en el eje de la zaga uruguaya.

4º Júlio César (Brasil, Queens Park Rangers, 1979)

Martín Castiñeira: Detuvo un penalti a Forlán con 0-0 en el marcador que pudo ser clave en el encuentro. Además, se mostró muy seguro en todas sus acciones y estuvo valiente en los balones colgados a su área en los últimos minutos. Después de una buena temporada en la Premier League, parece confirmar que ha recuperado su mejor nivel. 

David Fernández: Apareció muy poco pero de forma trascendental. Uno de los puntos clave de la Semifinal fue su gran parada al penalti lanzado por Forlán a los 14 minutos tras una falta clara de David Luiz a Diego Godín. Si esa acción hubiese sido el 0-1, la Semifinal hubiese sido distinta y Uruguay podría haber estado más cómoda defendiendo con ventaja en el tanteador.

Sergio Santomé: El penalti que detuvo fue un punto de inflexión en el encuentro, que cambió el desenlace del choque. 

3º Neymar Jr (Brasil, FC Barcelona, 1992)

Martín Castiñeira: El Mono Pereira y Álvaro González trabajaron mucho y bien sobre la estrella brasileña, y ni así lograron evitar que marcase diferencias. Generó el 1-0 con un gran desmarque y un control genial, y sacó el córner del 2-1.

Guillermo Valverde: El jugador más desequilibrante del partido. Sin ser muy constante debido en gran parte a estar bien defendido, ha intentado desequilibrar, conducir,  liberarse de su marca, encontrar a los libres. Buenos detalles y participación decisiva en los dos goles.

Sergio Santomé: No deslumbró tanto como en noches anteriores, no siempre estuvo cómodo en el partido, pero acabó desequilibrando y teniendo una participación clave en el 1-0.

2º Edinson Cavani (Uruguay, S.S.C. Napoli, 1987)

Martín Castiñeira: Partiendo desde la banda derecha, fue el mejor atacante de su equipo. Marcó el gol del empate aprovechando su primera ocasión del partido y estuvo a punto de hacer el segundo en una jugada que él mismo se generó. Además, trabajó de manera incansable y sumó varias acciones defensivas de mérito. 

David Fernández: Tabárez le exigió y cumplió a la perfección, demostrando que no solo es un finalizador fantástico. Jugó la mayor parte del tiempo sacrificado en el costado derecho, ayudando en la defensa de Neymar y Marcelo a Maxi Pereira como si de un doble lateral se tratase. Su trabajo defensivo y de bajar balones aéreos repercutió positivamente en el equipo, y se mostró menos incómodo que tiempo atrás en banda como demuestra el gol del 1-1.

Tomàs Martínez: Su partido fue emocionante, épico. Pese a ser el máximo goleador de la Serie A, lo vimos defendiendo muy atrás -algo más habitual en Uruguay- y persiguió a Marcelo hasta llegar a la línea de fondo de su portería cuando era necesario. Además, marcó el gol de su selección al rematar al fondo de la red una jugada confusa en el área brasileña.

Sergio Santomé: Volvió a ser el Cavani de los viejos tiempos con la selección charrúa, aquel al que le toca jugar en banda y sacrificarse en tareas defensivas. Durante muchos minutos estuvo en campo propio defendiendo a Marcelo. No se le cayeron los anillos y, además, marcó el único tanto de su equipo.

1º Paulinho (Brasil, Corinthians, 1988)

Martín Castiñeira: Pese a que Brasil tuvo problemas para generar en el centro del campo, y eso es sobre todo responsabilidad de Paulinho, el del Corinthians participó de manera decisiva en los dos goles. Con un pase largo maravilloso para Neymar generó el primero, y marcó de cabeza el segundo para darle la victoria a su selección. Parece que fichará por el Tottenham y en la Premier se puede salir. 

David Fernández: En los días en los que Brasil no es rápida, no es fluida y no desborda siquiera por fuera porque le defienden bien, Paulinho se erige el héroe del equipo. En escenarios de partidos como el de Uruguay convierte en positiva su irregular llegada desde segunda línea, pues ayuda a Luiz Gustavo en los contragolpes rivales y busca soluciones como el pase que origina el gol de Fred. No conforme con crear un gol con un enorme pase, marcó el 2-1 definitivo en un remate de córner para hacer finalista a Brasil.

Tomàs Martínez: Dio el penúltimo pase en la jugada que abrió el marcador, asistiendo de maravilla a Neymar, y anotó el segundo a la salida de un córner. Ante una actuación algo gris de Neymar, Oscar y Hulk, destacó y apareció en los dos tantos. Fue decisivo.

Sergio Santomé: Decidió el partido a pocos minutos del final, pero antes ya había sido determinante en la jugada del 1-0. Formidable el pase que devolvió a Neymar en esa acción, como formidable empieza a ser el papel de Paulinho en el equipo de Scolari.

 

Foto de portada: Carlos Essei

Related posts

Deja un comentario

*