El indescifrable sistema de Alemania

Germany manager Joachim Löw pictured during Germany training at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
06/09/2014

Si ya había sorprendido con su convocatoria, repleta de caras nuevas y sin ninguno de sus ‘titulares’, Joachim Löw dio un paso más en el estreno de Alemania en la Copa Confederaciones y propuso un sistema innovador y casi indescifrable. Principalmente por la posición de Joshua Kimmich, que alternó entre lateral diestro, central derecho en defensa de cinco y mediocentro.

Cuando Australia tenía la pelota, la Mannschaft dibujaba un 5-2-3 bastante claro, descolgando arriba a Draxler, Wagner y Stindl para realizar la primera presión y protegiéndose atrás con Hector y Brandt como carrileros. Entonces, Kimmich ejercía principalmente como tercer central -ocupando la zona diestra-, pero en ocasiones también daba un paso al frente para ayudar a Rudy en el mediocentro. Con pelota, el joven del Bayern se abría como lateral derecho generando un 4-2-3-1 en el que Hector se situaba más profundo que él y Draxler partía como extremo izquierdo para aparecer después en posiciones interiores.

Aunque hubo desajustes y uno de ellos -precisamente de Kimmich subiendo al centro del campo- terminó en gol de Australia, el experimento salió bien en líneas generales y Alemania fue muy superior a Australia, mucho más de lo que señaló el marcador final (2-3).

alemania_vs_australia_sistema

Además, otro aspecto destacado de la selección germana, sobre todo en los minutos iniciales, fue la energía que mostraron todos sus futbolistas. Dándole la razón a su técnico al utilizar la Confederaciones como banco de pruebas, todos ellos estuvieron intensos sin pelotas y atrevidos con ella, queriéndose ganar la confianza de Löw y sumar así enteros de cara al Mundial 2018.

Permitiendo a Australia salir desde atrás, Alemania esperaba en tres cuartos para apretar -mención especial para el despliegue de Leon Goretzka en este apartado- y realizar desde ahí ataques rápidos incontrolables para los amarillos. Si tocaba generar desde campo propio, el plan era tocar por dentro, buscar el desequilibrio fuera -especialmente en la figura de Brandt por la derecha- y cargar el área con la llegada de los centrocampistas.

Y así, con futbolistas apareciendo por sorpresa desde atrás, nacieron los tres goles: primero Stindl fusiló a Ryan tras dejada de Brandt, después Draxler aprovechó un penalti provocado por Goretzka y finalmente fue el propio jugador del Schalke el que acertó a marcar en el inicio de la segunda mitad.

Si hubo partido e incertidumbre en el marcador fue porque el fútbol es aún más indescifrable que el sistema diseñado por Löw y Australia fue capaz de sacar dos goles de malos disparos favorecidos por los rebotes.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Lo único negativo,la actuación de Leno,que a mi entender,pudo hacer más en los dos goles.¿Crees que para el próximo partido puede haber cambio en la portería?

Si mi memoria no me falla, creo que Löw dijo que daría oportunidades a todos, así que no me extrañaría nada que ter Stegen jugase el próximo partido e incluso Trapp el tercero.

Totalemnte de acuerdo, sigo mucho la bundesliga…ya la verdad que Leno me parece de los peores (mucho mejores son Fahrmann, Baumman, Horn…)…está sobrevalorado…en todo caso con su actuación de ayer da un paso atrás para ser elegido como suplente en el próximo mundial

No he podido seguir la Bundesliga esta temporada pero el partido que hace Bernd Leno en el Vicente Calderón en UEFA Champions League es… colosal.

He estado viendo el partido en diferido esta mañana y creo haber entendido el porqué de lo de Kimmich lateral-Kimmich central.

Creo que tiene mucho que ver con una debilidad concreta de Australia. Sin Brad Smith por lesión, Postecoglou metió de carrilero izquierdo a Behich, un lateral mucho menos inteligente tácticamente. Behich se esperaba al Kimmich lateral de la pasada Eurocopa, y salía a presionarle hasta donde hiciera falta. Kimmich, pasando de lateral a central derecho de defensa de 3, arrastraba a Behich hasta zonas inadmisibles. Por momentos, Behich era el jugador más adelantado de los Socceroos sin balón. Así, Brandt tenía 70/80 metros para él solo en cuanto recibiera, y hasta que Wright, que no es el mejor central del mundo, saliera exageradamente de la defensa de 3 para tapar el agujero. Ventajas continuas durante toda una hora, hasta que Löw metió a Süle para seguir probando cosas y Kimmich se pegó al carril derecho.

Deja un comentario

*